19 abril, 2024

Lecciones del foro económico mundial en Davos

Hace más de 50 años la iniciativa de grandes empresas multinacionales de financiar
una reunión anual de lideres de todas partes del mundo en Davos (Suiza), surte el efecto de
trazar una agenda que conlleve al mejoramiento del estándar de vida de los ciudadanos del
planeta.

Lo que a sus inicios pareció una buena idea, se está transformando -gracias a la valentía
de unos pocos- en una batalla cultural entre los que pensamos en libertad para elegir versus
la “Agenda 2030 de la Organización de Naciones Unidas”, donde el abuso del pensamiento
regulador pudiera forzar las decisiones de los gobiernos sobre los individuos, con la finalidad
de aceptar pensamientos que van más allá de la defensa de la raza humana.

Por citar una pretensión de la “Agenda”, el aborto y la eutanasia son parte de esta en
complicidad con el Foro de Davos. Claro está que literalmente no se menciona en ningún lado
lo que se alega, pero si se impulsa el derecho de la mujer en cuanto a decidir sobre su cuerpo,
ignorando que la vida empieza desde la concepción.

Como padre escuché en sus momentos los latidos de mis cuatro hijos en cada cita al
ginecólogo, donde se demuestra claramente que en el vientre de una madre embarazada yace
una existencia que la sabiduría de Dios permitió a la mujer, sea designada a fecundar la vida
generada del sexo entre un hombre y una mujer. Dicha gestación proveniente de una relación
amorosa o no, es un homo sapiens que se encuentra en formación y hay que protegerlo,
porque el asesinato no es valido en ninguna sociedad con principios morales y religiosos.

La eutanasia tampoco está especificada, pero al promocionarse la salud como un
derecho que debe ofrecer el estado, estamos poniendo limites a la prolongación de la vida.
Me explico, el estado, quien nos arrebató nuestro dinero vía impositiva, se cree con derechos
de cortar la vida en casos extremos por el hecho de tener el monopolio de la salud; en otras
palabras, la suerte de las familias con esta agenda socialista está echada frente al estado
regulador que arrebató el dinero para la salud a través de los impuestos a lo largo de los años
para que, con el tiempo, decida hasta cuando debas vivir en casos extremos.

Lo mismo pasa con la cacareada agenda sobre el “Cambio Climático”. ¿Cómo explicar
esto?

Recuerdo que años atrás las aparentes tesis científicas, narraban del enfriamiento de
la tierra que, hasta películas se hicieron sobre el tema. Luego, llego la teoría del “Efecto
Invernadero” ocasionado por el hombre con la emisión de dióxido de carbono (CO2) que
perforaría la capa de ozono, según los adeptos a la teoría.

¿Qué pasó con todas estas conjeturas? Resulta que la capa de ozono se recuperó;
entonces, todo lo expuesto ya no era creíble. Había que salir con algo nuevo que revindique
al socialismo fallido con la caída del muro de Berlín; ese es el “Cambio Climático”. Con esta
teoría absurda el estado recupera el control de la economía con normativas que atenta contra
el libre mercado y con ello sumaron la agenda de las desigualdades; es decir, a través del
estado todo fuera de éste, poco.

Que no se me mal interprete, ya que el hombre si es capaz de cambiar, cuidando su
entorno con la naturaleza, pero jamás puede ser el causante de los cambios climáticos de la
tierra que se mueven por ciclos de miles de años.

La “Justicia Social” es otra de las sumatorias de la Agenda 2030, la misma que no es
otra cosa que la retribución de los ingresos través de las decisiones unilaterales de la
burocracia, que está creada para diseñar esquemas impositivos que le quite dinero al sector
privado para sus programas sociales, que no atinan a sacar a nadie de la pobreza.
En la actualidad, lamento que a los largos de los años las políticas de libre mercado y
propiedad privada ya poco se mencionan, a excepción del presidente de la Argentina, Javier
Milei, cuyo discurso confrontativo está dispuesto a cuestionar la agenda socialista de manera
frontal.

Como el que más, aplaudo al que más al artista que presentó una parodia en las redes
sociales con lo siguiente:

“Y agradezco que el Foro Económico Mundial me brinde la oportunidad de estar en este escenario y decir que te jodas Klaus Schwab y que se joda tu
nuevo mundo”

Retirándose del lugar con supuesto estupor de los presentes por el calibre de
las palabras que pronunció en inglés (¡F**k you!, suena más grotesco que: ¡que te jodas!).

Davos no ha muerto, su agenda 2030 continúa con sus financistas multimillonarios
como George Soros, Bill Gates y otros. Como es de esperarse, estos multimillonarios no tienen
nada que perder en este experimento social; sin embargo, los ciudadanos que creemos en la
libertad o nos defendemos o seremos tan solo número de este experimento, donde la mujer
puede ser de cualquier sexo y el humano se puede percibir como animal.

La biología y la verdadera ciencia quedo en el pasado.

En la actualidad, cualquiera que recibe dinero de estas fundaciones malévolas son
llamados científicos si se pronuncian a favor del cambio climático.

En conclusión, la verdad ya no existe. A la verdad la acompaña el oportunismo; por
eso, continúo en la línea de Milei, Laje, Márquez, Kaiser, Huerta de Soto y otros libertarios
hispanos que hablan de que esto es una batalla cultural que tenemos que pelear para refutar
toda agenda socialista que “no es justa, ni tampoco social” -palabras de Huerta de Soto-, mientras tenga al estado como principal actor de la economía.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Estoy muy de acuerdo con todo el análisis realizado en este editorial, es necesario fortalecer y apoyar una nueva agenda que propenda al desarrollo mundial económico en favor de la humanidad y no contra ella. Todos estos socialistas, con mentes enajenadas, quieren y pretenden ser tenedores de la verdad determinando ellos causas que provocan el deterioro de la naturaleza y haciendo efectos diagnosticos a sus conveniencias creyéndose Dioses para decidir sobre la vida y la muerte, y hay que pararles sus locuras y desvarios diabólicos, El mundo tiene gentes pensantes, seres inteligentes que reciben, digieren, analizan y constatan tantas supuestas verdadedes presentadas en estudios e investigaciones que muchas veces están basadas más en presunciones y consideraciones que en probadas evidencias y es hora que todos lis conocidos en esas materias tanto en Sectores ambientales, ecológicos, de salud, población y fundamentalmente en economía se unán e intercambien conocimientos, experiencias y opiniones para deginir soluciones sensatas, y de calidad humana que veneficien a la humanidad, prevaleciendo los derechos de todos loa seres vivos del Universo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×