23 julio, 2024

Crónica de un desastre: La privatización de la pensiones y la contracción crediticia del IESS.

PRECEDENTE ACTUARIAL

«La proporción de las personas mayores de 60 o 65 años se ha incrementado y se prevé que continúe haciéndolo en el mundo entero incluido Ecuador

Los planes de pensiones públicos y privados implican enormes flujos financieros porque se les exige cubrir a sectores cada vez más amplios de la población». El número de personas que celebra su cumpleaños número 100 está aumentando, alrededor del mundo, sobre todo en Europa y Japón;

Las personas de la tercera edad que tienen entre 65 y 85 años van aumentando rápidamente entre la población mundial, próximamente pasarán a engrosar el grupo de la ‘cuarta edad’.

Desde mediados del siglo pasado, la esperanza de vida ha aumentado vertiginosamente.

En promedio, lo ha hecho a razón de un año cada cinco años.

Según un documento preparado el año pasado es decir, en el 2022 por el Foro Económico Mundial, los bebés nacidos en el 2017 pueden llegar a vivir más de 100 años o, en otras palabras, vivirán para ver el año 2117. Increíble

Sin embargo, la sociedad recién está debatiendo sobre cómo vivir con personas más longevas.  Y entonces el envejecimiento poblacional y cambio del perfil epidemiológico es el principal problema a debatir.

Los avances en medicina, genética o biotecnología han mejorado la prevención de enfermedades y el resultado es que ahora se puede vivir más tiempo.

En el futuro, que está a la vuelta de una década, la esperanza de vida aumentará y el mundo celebrará con mayor frecuencia a los cumpleañeros centenarios.

 

EFECTOS DE LA LONGEVIDAD

1. En la práctica, el hecho de que haya gente más longeva significa que en el futuro habrá más personas capaces de trabajar más años y en mejores condiciones de salud.

2 .Esto cambiará radicalmente el mercado laboral, que se enfrentará a una mayor oferta de personas de avanzada edad y una menor oferta de jóvenes, producto de una menor tasa de natalidad, toda vez que las parejas están decidiendo tener menos hijos, o no tenerlos.

3. La tendencia mundial apunta a que en el futuro habrá más adultos mayores.

Según datos de la ONU, en el 2017 se registraron 962 millones de personas mayores a 60 años.

Se espera que ese número se duplique en el 2050 y en 2100 alcance los 3.100 millones de personas.

En América Latina, el 12% de la población es de adultos mayores de 60 años y suman alrededor de 77 millones de personas.

En Ecuador, el peso de este grupo en la población total es del 10%, es decir, 1,7 millones de personas desprotegidas

 

¿QUE HACER EN EL SISTEMA DE PENSIONES?

1. Bajo ese escenario, los sistemas de jubilaciones y pensiones que existen en la actualidad quedarán caducos en las próximas dos décadas, lo cual tendrá impacto en todos los ámbitos de la sociedad.

2. Las empresas necesitarán innovar en contratación de personal, capacitación en nuevas tecnologías, diseño de horarios más flexibles de trabajo o en los planes de carrera, en función del personal nuevo y el de mayor experiencia.

3. Los cambios poblacionales también obligarán a los gobiernos a modernizar sus políticas públicas, con el objetivo de cambiar las actuales estructuras, que están diseñadas para poblaciones con expectativa de vida de hasta 80 o 90 años.

4. En el caso ecuatoriano, por ejemplo, el envejecimiento de la población implicará que el Seguro Social tendría que pagar pensiones a un mayor número de jubilados y por más tiempo.

Y si por el otro lado no aumenta el número de contribuyentes jóvenes para garantizar el pago de pensiones.  Por el tema del empleo inadecuado   y la informalidad creciente de los ecuatorianos Y entonces la quiebra del seguro social sería cuestión de tiempo, lo que acarrearía problemas sociales.

Hasta ahora, los gobiernos coinciden en sus propuestas para afrontar este problema y volver sostenible el pago de las pensiones jubilares.

La receta pasa por lo siguiente:

1. Aumentar la edad de jubilación;

2. Subir los aportes de los trabajadores y empleadores;

3. Reducir el monto de las pensiones;

4. Mejorar la situación del empleo formal   y la informalidad

5. O, una combinación de todas las anteriores.

 

MI CONCLUSIÓN

En la práctica estas recetas no son tan simples ponerles en ejecución en Ecuador –El reto es difícil pero no imposible y pasa por las siguientes causas

1. La politización de las instituciones que hacen seguridad social y de los gremios   sindicales   que no entienden la gravedad de la crisis de los sistemas

2. Es difícil aterrizar estas recetas antes descritos en Reformas que no afecten al principio de la no regresión de derechos constitucionales

3. No existe voluntad política   para reestructurar el máximo organismo de IESS, sin cuadros políticos

Artículos relacionados

Solo es política

Las declaraciones del Presidente fueron elocuentes, pluralizadas, salvo el tema Hervas, y denotaron un profundo malestar. Su denuncia de corrupción debió realizarla a priori; no sabremos entonces si su evidente desasosiego fue […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×