22 junio, 2024

El holocausto del nasciturus en Ecuador

Respondiendo a la Sra. Isabel Ponce, directora editorial de GK, a su artículo “Una Corte incomoda”, de fecha 14 de septiembre del presente, por lo cual expongo lo siguiente: 

Estimada Dña. Isabel Ponce: Soy un demócrata, constitucionalista convencido y practicante, el contenido de su artículo, en teoría, guarda estrecha relación con el verdadero respeto que cada ecuatoriano le debe a la institucionalidad del país, así como al sistema de justicia en general, tan llevado a menos.

Por supuesto que la Corte Constitucional es un organismo a través del cual se deben mantener en vigencia los principios que emanan de nuestra Carta Magna, y llevarlos a la praxis sin dilación o sesgo alguno; así como quienes la conforman, deben ser los primeros en respetar dichos principios y demostrar probidad jurídica bajo cualquier circunstancia en cada uno de sus actos; esto es, en tiempo y en espacio. 

Por lo tanto, coincido en que cada una de las instituciones que conforman nuestro universo de administración de justicia, administración del Estado, administración de control y seguridad ciudadana, poder legislativo, etcétera, deben ser respetados.

Pero otra cosa muy diferente es cuando determinada institución rompe de manera absoluta y grotesca cada uno de los principios de la norma. Me explico mejor: 

Por una ilegitima interpretación que en su momento la Corte Constitucional consideró estar viciada de inconstitucionalidad; esto es el numeral 2 del Art.- 150 del Código Orgánico Integral Penal COIP (Despenalización del aborto por violación a una mujer demente), por lo que dicho organismo, a través de la Sentencia No. 34-19-IN/2, con 7 votos de 9 de sus vocales, desconsiderando la execrable conducta del agresor (El violador), resolvió declarar a su vez la inconstitucionalidad de dicho numeral, bañando de sangre inocente al país, puesto que violentó precisamente la constitución, arrogándose funciones de competencia única y exclusiva del poder legislativo, ordenando a dicho poder legislativo, a través de  la Defensoría del Pueblo a que los asambleístas obedezcan sus decisiones, creando un verdadero caos nacional, moral y existencial, desconociendo e irrespetando en potencia la vida de un indefenso  ser humano dentro del vientre de su madre. 

Por otra parte, sometida ya dicha resolución al interior de la asamblea, bajo el tratamiento y análisis de la Comisión de Justicia, empezaron a tejerse una de las más grandes afrentas políticas de nuestro país, por lo que a través de las consabidas “negociaciones”, dicha asamblea parió nuevos ricos, así como nuevos depredadores de niños por nacer.

Mientras la voracidad de los funcionarios de la defensoría del Pueblo pugnaban porque se apruebe la ley, proponiendo que se permita el aborto hasta el mismo día del parto, por otra parte, un grupúsculo de miserables asambleístas y miembros de grupos supuestamente ProVida, elaboraron el famoso “Informe de Minoría”, so pretexto de “Al mal mayor…el mal menor”.

El día de la votación al interior de la asamblea; y en primera ronda, las fieras promuerte, consiguieron 66 de 70 votos. La presidenta de la asamblea, Guadalupe Yori, dispuso un receso de 1 hora a dicha sesión, y no fue dicho receso de 1 hora, sino de 90 minutos. Pero resultó ser que, al retomarse la votación, la ley se aprobó con 75 votos; es decir, con 5 votos mas de los requeridos. En este punto, dejo a su criterio, análisis e imaginación el costo económico de aquellos 9 votos.

Luego, en manos del presidente Lasso y a través del Veto Parcial del ejecutivo, propuesto además e impulsado rabiosamente y perversamente por grises personajes supuestos ProVida, el 27 de abril de 2022 se aprobó la criminal ley, denominándola LEY ORGÁNICA QUE REGULA LA INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DEL EMBARAZO PARA NIÑAS, ADOLESCENTES Y MUJERES EN CASO DE VIOLACIÓN (LORIVE), permitiéndose dicho “aborto voluntario”, hasta las 12 semanas de gestación (3 meses). En este punto, quiero resaltar que JAMAS ESTUVE, NO ESTOY, Y NO ESTARÈ DE ACUERDO CON EL ABORTO, NI UN MINUTO DESPUES DE LA CONCEPCION.

Pero la macabra historia no termina ahí, el 21 de julio de 2023, a hurtadillas, la Sala de Admisión de la Corte Constitucional y a través de los votos de los jueces ALI LOZADA PRADO, KARLA ANDRADE QUEVEDO, ALEJANDRA CARDENAS REYES, JHOEL ESCUDERO SOLIZ, ENRIQUE HERRERIA BONETT, RICHARD SALAZAR ORTIZ, DANIELA SALAZAR MARIN, mediante causas 30-23-IN y acumulados 41-22-IN, posicionaron de soslayo el aborto sin límites y “como un derecho”, resolviendo a su vez y entre otras aberrantes causales, las siguientes reformas, en calidad de medidas cautelares a dicha ley; resumo: 

-Eliminaron el deber de la denuncia y/o declaración juramentada.

-Eliminaron el requisito de la presentación de una ecografía previa.

-Eliminaron el consentimiento informado de las mujeres embarazadas.

-Eliminaron la protección a la objeción de conciencia de los médicos.

-Eliminaron la protección contra la venta de órganos (de los niños abortados).

-Disponen que una niña a los 16 años decida y exija de manera unilateral, se aborte a su bebé, incluso, sin el consentimiento de sus padres.

Por lo tanto, estimada Dña. Isabel Ponce, será entonces posible que debemos reflexionar sobre: ¿por qué debemos proteger a la Corte Constitucional…?

Es decir, ¿debemos proteger a quienes destrozan la humanidad de seres humanos, so pretexto de ser funcionarios operadores de justicia…?

Artículos relacionados

Rabo de paja

Con la prisión del Vicepresidente de la Republica el desbande en Alianza País ya es de todos. Algunos han enmudecido al punto que hay que ver si aún tienen lengua o se […]

2 comentarios

    1. Señor Bermeo: 1. Quisiera saber si usted es parte de la agrupación y/o fundación Dignidad y derecho.
      2. Me parece totalmente desacertado que usted cite, como elemento comparativo con mi artículo, ese artículo de la señora Maldonado el cual; a mi criterio, no conlleva ninguna relación relevante, ni de fondo ni de forma, con tantos y cuantos casos se dan en nuestro país a través de la criminal industria del aborto en contra de la vida de seres humanos totalmente indefensos.
      3. Precisamente, cuando me refiero en mi artículo (Parágrafos 8 y 10), a “… un grupúsculo de miserables asambleístas y miembros de grupos supuestamente ProVida, elaboraron el famoso “Informe de Minoría”, so pretexto de “Al mal mayor…el mal menor”; y, “…Luego, en manos del presidente Lasso y a través del Veto Parcial del ejecutivo, propuesto además e impulsado rabiosamente y perversamente por grises personajes supuestos ProVida”, estoy señalando a quienes fueron AUTORES Y COMPLICES DIRECTOS de la acción criminal mas aberrante y perversa, nunca antes vista en nuestro país.
      Lo mas destacable de todo este tema, es que el grupo Dignidad y derecho, representados por la señora María de Lourdes Maldonado, Pier Paolo Pigozzi, Javier Cornejo, etc, etc; en dolosa y perversa coligación con otros supuestos “lideres ProVida”, antes, durante y después de aprobada la ley en la asamblea, estuvieron totalmente y radicalmente de acuerdo con el INFORME DE MINORÍA, mismo que fue redactado por ellos, así como estructuraron asestaron la dolosa y artera puñalada final, esto es, el VETO PARCIAL, convirtiéndose todos ellos en una especie de “brazos ejecutores” de tan afrentosa masacre.
      Como puede entonces concluir la señora María de Lourdes Maldonado en su artículo de la referencia, expresando que: “Parece simplemente que para algunos, el ser humano en su fase prenatal, no forma parte de la naturaleza que estamos obligados a proteger, no solo porque lo diga la ley, sino porque lo exige nuestra conciencia”.
      Con estas frases, de exclusiva autoría de la mencionada profesional, le solicito que le corra traslado de mis comentarios a dicha abogada, a quien le pregunto:
      ¿Acaso, abogada María de Lourdes Maldonado, usted tiene conciencia…? ¿Cuál es su otra óptica…? ¿Puede realmente usted, dormir en paz…? ¿A quién o a quienes, quiere usted engañar; y porque…? ¿A quien o a quienes responde usted internacionalmente…?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×