25 febrero, 2024

Una sociedad en decadencia

“La libertad no es el poder de hacer lo que queremos, sino el derecho de ser capaces de hacer lo que debemos” (Lord Acton)

El aborto ya es legal en nuestro país, el daño ya está hecho, desde aquel fatídico viernes 18 de febrero del 2022, con el voto de 75 asambleístas, 75 asesinos que dieron un si sin piedad, un sí que asesinó a miles de niños, que el día de hoy merecen justicia, por esos mismos asambleístas, en este preciso instante, probablemente ya asesinaron a más niños, y todo esto, en el gobierno del ahora presidente saliente Guillermo Lasso. 

El aborto en nuestro país fue legalizado en casos de violación, que según las feministas, grupos financiados por IPPF, agencia que estuvo en una audiencia judicial en el 2019 por la venta ilícita de órganos de niños, declarándose culpables bajo juramento. Esos mismos grupos feministas dicen que la mujer violada necesita someterse a un aborto, ya que supuestamente tener un niño en esas condiciones resulta ser el mayor exponente de su trauma, pero déjenme recordarles, que, sea cual sea el motivo; en la praxis, el peor trauma que puede experimentar una mujer, para el resto de su vida, es ser la autora intelectual; en determinadas circunstancias, de la muerte de su hijo.  

De tal manera que el hecho de que aquella mujer que ha vivido la desgracia de ser violada; y como consecuencia de aquello queda embarazada, inducir la muerte de la víctima colateral de tan aberrante delito, no es la solución; porque aunque sea duro de oír, dicho acontecimiento origina que la víctima (la madre), dolorosamente se convierta en la victimaria de su propio hijo.

Un práctico ejemplo de este crimen es el sicariato, en el que se contrata y se le paga a un asesino para que mate a alguien, siendo similar a lo que ocurre en el aborto, en el que desgraciadamente el sicario es el médico, a quien no se le respeta su objeción de conciencia. 

Los abortos en la IPPF, pueden llegar a costar 750 dólares, pero, cuando es un embarazo avanzado, la desgarradora cantidad de 1500 dólares, además se llegan a realizar 300,000 abortos por año en esta industria asesina, lo que da la valoración final de 450 millones de dólares por año, y esto no termina aquí, porque no les basta con eso, ya que ELLOS, venden cada órgano del niño abortado en 100 miserables dólares, promedio.  

Este crimen, como era de esperar, fue supuestamente justificado como otros de muchos crímenes y delincuencia en el país, y que esta decisión fue tomada por los casos de violación. Pero, ahora bien: ¿Por qué matar a un niño en lugar de aplicar esa justicia con el violador…??? 

Si esto fuera así, estoy más que segura que los PPL no estarían gozando de seguridad, no tuvieran contenedores de tilapias, tortugas como mascotas, refrigeradores, televisores y demás, porque serían realmente sentenciados con justicia, pero la macabra realidad, es que nuestro país no tiene ni un solo rastro de justicia, la cual ha sido reemplazada por la corrupción y el crimen organizado.

Por otra parte, hay un tema que como una adolescente de 15 años, me tiene consternada, porque en mi país ya no hay libertad, no hay respeto por nada ni por nadie, corrijo, no hay respeto ni seguridad para las personas que actuamos correctamente, por el miedo de hablar con la verdad para después ser amenazado de muerte, no hay esa seguridad que como ciudadanos, y además, niños y jóvenes merecemos, aquella seguridad que teníamos cuando salimos a practicar deporte, porque en nuestra desastrosa realidad, solo con esa acción, estamos firmando nuestra acta de defunción. 

Ecuador dejó de ser aquella isla de paz de las décadas anteriores, para convertirse en uno de los países más peligrosos del planeta. ABRAMOS YA LOS OJOS, PORQUE LA REALIDAD QUE NOS PINTAN NO ES UNA VERDAD, AL CONTRARIO, DE LA MACABRA REALIDAD QUE YA ESTAMOS VIVIENDO, DESPERTEMOS DE AQUEL MUNDO DE ENSUEÑOS, PORQUE CUANDO QUERAMOS DARNOS CUENTA, YA ESTAREMOS EN LA RUINA TOTAL

No permitamos, que lo último que nos queda, nuestras familias, la única columna vertebral de la sociedad, se desmorone por los conceptos expuestos en los 17 ODS de la agenda del 2030 de la ONU. 

Tienen que darse cuenta que todo esto nos va a llevar a nuestro fin, porque actuamos como seres inhumanos, sin empatía por los nuestros, no nos convirtamos en un monstruo más de este macabro trasfondo.

“De todas las criaturas que respiran y se mueven sobre la tierra, no hay nada que sea más agonizante que el hombre” (Homero)

Artículos relacionados

Trump despelucado

En el Departamento de Estado era una práctica común señalar, y con amplísimo criterio, a los latinoamericanos como los responsables en elegir a sus dictadores. Sin duda, Chávez, Correa y compañía, llegaron […]

3 comentarios

  1. Felicitaciones María de los Angeles por tu excelente publicación que toca con tanta valentía y claridad un tema doloroso y cruel como es el aborto.
    Dios te bendiga.!!

  2. Es tiempo que la juventud empiece a tomar partida en las decisiones que toman las autoridades con respecto a su salud sexual y reproductiva que debe informarse para no dejar que los engañen y que un grupo minúsculo explote el derechos los niños y adolescentes para beneficios economicos de corporaciones. Quieren reducir pobreza y eliminar hambre cero matando pobres y extinguiendo vidas inocentes.

  3. Importante tema que deben profundizar los adolescentes, el derecho la vida desde la concepción no tiene que ver con capacidades porque nadie puede quitar la vida a otro ser indefenso.
    Muy buen editorial María de Los Angeles un magnífico aporte para hacer conciencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×