22 junio, 2024

La vida…

Es un breve instante de conciencia que traduce un sin sentido que se llena de múltiples sentidos.

Las leyes de la naturaleza son exactamente las mismas, siempre que los marcos de referencia se desplacen uniformemente en su relación mutua.

Si usted comprende esto, habrà comprendido la teoría de la relatividad de Einstein.

Lo que este sabio realmente dijo es que el tiempo se hace màs lento cuando alguien se pone en movimiento y se para por completo cuando alcanza la velocidad de la luz.

Vivir es un sinsentido porque tardamos varios años para tener conciencia de que estamos vivos aunque sin saber para que lo estamos.

Y ese sin sentido esta lleno de sentidos, porque todo lo que aprendemos se da a base de  sentimientos, emociones y sensaciones.

A fin de cuentas, todas las decisiones que el ser humano toma, terminan en obtener el mayor placer o tener el menor dolor.

A veces las preguntas màs importantes son aquellas que decidimos no preguntar.

Para què estamos aquí, que es lo que verdaderamente venimos a hacer en nuestro fugaz instante de conciencia, son interrogantes individuales que cada uno se deberá contestar.

En definitiva, es el cerebro de cada uno preguntando y el mismo cerebro de cada uno respondiendo.

Es un monòlogo entre uno mismo consigo mismo.

En un universo creado de la antimateria y con la posibilidad de infinitud atemporal y multiplicidad de homólogos distintos o paralelos, es imposible creer para una mente humana que tenga algo de lógica, que su presencia de vida sea la única realidad pensante del universo.

Con el descubrimiento de la partícula de Dios, que en definitiva no es nada màs que el bombardeo de los protones de los nùcleos celulares, la física quántica ha abierto la infinita posibilidad de estudiar desde otra perspectiva, a los agujeros negros y los agujeros de oruga.

Estos son simplemente lugares vacios dejados por el fallecimiento de una estrella, que alberga  todo un espacio antigravitacional, donde las leyes físicas que rigen a nuestro universo, serían  diferentes para múltiples universos paralelos o sistemas diferentes de nuevas galaxias que estarían dentro de esos agujeros.

Estos agujeros succionarían todo lo que esté cercano a ellos, con una fuerza cósmica inmedible capaz de succionar a todo lo que esté a su alrededor.

Los agujeros de oruga por el contrario, solo se encuentran en la periferia del universo y contienen una cantidad infinita de universos paralelos que son también diferentes, que se rigen por otras leyes gravitacionales y otras fuerzas.

Es por eso que para entender el orden universal de nuestra galaxia, la ley de la entropía es la única vàlida para explicar el perfecto orden proveniente del desorden.

despuès de tan escaso conocimiento acumulado, conocido y comprendido, es que suena risible y primitivo creer que somos los únicos pensantes con vida en todo el universo, sin contar los infinitos universos paralelos que existen.

Por eso decía al principio de este escrito que la vida es un sin sentido repleto de sentidos.

El amor es el más grande de todos los sentimientos que sentimos y también la única razón que vale plenamente para encontrar el sentido sin sentido del sentir.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×