16 junio, 2024

Hablemos de excelencia escolar: EI rigor académico

Existe una íntima conexión entre la excelencia escolar y el rigor académico. Sabemos que las instituciones educativas más prestigiosas, las mejores a nivel nacional e internacional, son rigurosas.

Empecemos por aclarar lo que no es rigor académico. Rigor académico no significa profesor mal genio, ni gritón, ni intransigente, peor autoritario o agrio. Esto no es rigor académico sino incapacidad pedagógica.

La excelencia escolar a través del rigor académico consiste en proponer metas cada vez más altas, hacer que los alumnos las acepten gustosos y exigir que se cumplan.

Entendemos por metas más altas, no sólo la fijación conceptual de ese conocimiento frió y metódico de una ciencia o disciplina, sino el despertar de un deber moral en los alumnos respecto de su comunidad, como un acopio de herramientas que servirán para corregir las deficiencias, que la oprimen y retrasan. Además, crearles el convencimiento que todo se puede perfeccionar e incentivarlos a ser cada vez mejores. Plantear objetivos muy por encima del promedio y convencerlos que son capaces de lograrlos.

Para que los jóvenes acepten con convicción esas metas e ideales, la enseñanza ha de acrisolarse académica y metodológicamente, a través del diálogo que explique con sinceridad el porque de la exigencia. Debemos ser tan rigurosos cuanto convenga, con tal de no ser injustos. El santo y sabio Hermano Miguel decía: «Quiero valerme de todos los medios para hacer agradable a los niños lo que de ellos exijo».

Entonces, y sólo entonces, el maestro puede y debe exigir un alto rendimiento, el cual brillará de nociones y conceptos científicos, pero también de convicciones humanitarias y responsabilidad práctica.

Por otra parte, si la educación es factor importante y determinante en la conducta y desarrollo comunitario, no lo es menos el instructor profesional, quien tiene que exigirse a si mismo el mayor rendimiento a través de su capacitación permanente. Es una obligación ineludible la renovación de conocimientos y la actualización tendientes a facilitar el camino del proceso enseñanza-aprendizaje. Me es imperativo citar nuevamente al insigne maestro, el santo Hermano Miguel: «Si enseñará aún otros veinte años las mismas cosas, siempre procuraría enseñarlas mejor».

Preparado así, a conciencia, tendrá la autoridad moral para exigir mayor rendimiento de sus educandos. Su vocación pedagógica se transparentará más nítidamente en su lenguaje actualizado, fácil de asimilar, y demandará un compromiso de ellos.

Por supuesto que esto es difícil y más difícil se torna cuando el educador tiene que lidiar con normas reglamentarias que favorecen el facilismo. Esto exige al profesor trabajar mucho más, lo que demanda sacrificio. Pero ¿se puede concebir apostolado sin sacrificio?

Si bien llevar a los estudiantes a cubrir objetivos cada vez más altos es tarea complicada, no podemos menos que proclamar lo satisfactorio que resulta constatar el beneficio prodigado a ellos. AI hablar de rigor académico, este se aplica siempre en bien de los alumnos, ellos -según lo hacen saber en pláticas de amigos- lo anhelan, lo reconocen y lo agradecen.

 

Artículos relacionados

Línea de Manía

La moda, es inevitable cegarse ante ella cuando es lo primero en que nos fijamos de alguien cuando conocemos. Muchas veces la manera en que nos vestimos nos identifica y clasifica, y así crear más estereotipos, como muchas veces simplemente es la comodidad de cada individuo.

También es la costumbre que nos hicimos desde el inicio de la historia de tener ciertos diferentes trajes para distintas ocasiones en las que nos podemos encontrar.

Mandar un mensaje hacia los demás sin darnos cuenta, es lo que hacemos cuando optamos por cierta vestimenta, demostrar éxito, poder, o quizás todo lo contrario. Muchas veces la forma de vestir de cada uno no tiene ningún significado especial en la persona, aunque la mayoría de veces sí influye en las personalidades.

Una Identidad para Nuestra américa (3)

Tal cual es conocido, Latinoamérica es llamada así más por costumbre socio cultural, que por una decisión jurídico política aprobada por los países que, geográficamente, la integran. Lo importante ahora es, quizás, darle una significancia, coherente y consensuada, de unidad en solidaridad participativa. Por cierto, antes que nada es necesario marginar los típicos aspectos tradicionales de la unidad histórica latinoamericana, que de tanto repetirlos, desde la escolaridad, han pasado a ser como tabú en su “certeza”. Eso de que el idioma, la religión, los valores culturales han unido, unen y unirán a Latinoamérica en una sola representatividad no pasa de ser una falacia sentimentaloide… Es tiempo de afrontar la realidad con mayor madurez. No necesariamente con himnos y banderas.

¿Por qué no hacer de Latinoamérica un gran Estado continental, que aunque sea parta de bases mínimas para su integridad, mantenimiento y proyección?. Es tiempo ya de que los gobiernos de estos países sean más serios, y sus gobernantes más coherentes entre lo que dicen y hacen, en tanto un desarrollo para un objetivo real y confiable. Los discursos chauvinistas que gritan, desentonadamente, llamando a sus pueblos a ponerse la “camiseta de la soberanía y la patria”, para luchar contra el monstruo de siete mil cabezas, ya no convoca a nadie que se aprecie de cuerdo… Los pueblos de Latinoamérica tienen hambre, no quieren seguir en la miseria, necesitan más conocimiento y éste de acuerdo a su realidad, para vivir con más salud en una sociedad de bienestar en justicia. Es el avance en la tecnología y la ciencia, en un entorno de producción continua y permanente, que definirá la verdadera libertad de ser, hacia el encuentro de una soberanía concreta, construida en el proceso de este avance… Hay que parar la semántica política ritual del pasado que ya no dice nada a este presente… Latinoamérica requiere y exige, en sus condiciones actuales, liderazgos más creativos. Sin propuestas adjetivas y con ofertas realizables.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×