18 abril, 2024

Vergüenza internacional

El escándalo provocado por la contratación del partido político Podemos, de España, por el Gobierno del Ecuador, durante el Gobierno correísta, produce nauseas e indignación. Esperemos a ver cuánto ha sido el daño y cuantas ramificaciones más tiene, para poder evaluar la verdadera magnitud del daño.

El periodista investigador español, Alejandro Entrambasaguas, quien se encuentra averiguando el tema, entre los datos que ya ha obtenido habla de un ecuatoriano que llegó a Madrid en el 2000, y que ahora el juzgado español lo califica “en busca y captura”. Aparentemente es el que ha cobrado, a nombre de Podemos, el dinero, desde mayo del 2016.

Es aproximadamente ocho millones de euros, que Correa regaló a Podemos, entre febrero 2012 y febrero 2021. ¿A cambio de? Eso es lo que falta averiguar.

Ojalá no le pase a Alejandro lo que le pasó a Gabela o al israelí.

Artículos relacionados

Respondiendo a un artículo de Nelly de Jaramillo en el Diario Expreso.

¿ANTIBOLIVARIANISMO?

Señor Director Diario Expreso:

Veo que la señora Nelly de Jaramillo se ha sumado al gran número de “nuevas viudas” del Libertador que han surgido desde que sufrimos el flagelo de este gobierno de “mentes lucidas (en la acepción coloquial de la RAE), corazones rosas ardientes y manos muy poco limpias”

Antes de aseverar que el “cambio” de nombre del aeropuerto de debió a una posición “anti bolivariana”, la señora Jaramillo bien pudo indagar un poco de las razones que motivaron que al nuevo aeropuerto que se construyó en Guayaquil se lo bautice con el nombre del prócer más importante que ha tenido esta ciudad y a quien, los guayaquileños verdaderos, si rendimos pleitesía sobre cualquier otro héroe extranjero, por mas valioso que éste haya sido.

Por idiotas como él todos piensan que somos idiotas como él.

En la ciencia médica la palabra idiota no es un insulto, sino el grado de una enfermedad. Es una denominación que señala principalmente el mayor grado de retardo mental debido a una posible oligofrenia. Los niños que tienen esta desgracia, son seres humanos que sufren de algo que no escogieron; pero tienen. En la actualidad el Estado ecuatoriano los reconoce como discapacitados, tan iguales en derechos como los que tiene el Vicepresidente de la república. El término se convierte en insulto, cuando quien utiliza la palabra para ello, es un ignorante presumido y resentido que se vanagloria por algún tipo de superioridad que cree poseer

Decirle idiota a un compatriota, es tan insultante como decirle paralítico a cualquier subalterno de gobierno…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×