19 julio, 2024

¿Es nuestro Dios, un Dios castigador?

¿Es nuestro Dios, un Dios castigador? ¡Por supuesto que NO! ¡Nuestro Dios es magnánimo y generoso! ¡Nos ama como a su creación más perfecta!

¡SÍ! En la antigüedad, ante la barbarie provocada por la maldad humana, por el rechazo de la gente a la palabra De Dios, destruyó ciudades y mandó avisos a la población de enderezar los caminos, pero su infinita generosidad ha evitado destrucciones masivas.

Lo que ocurre, es lo que ocurre con todo lo terrenal. Nadie puede adelantar, ni garantizar lo que va a ocurrir, pero eso no quiere decir que Dios castiga al malvado. ¡Cada uno es arquitecto de su propio destino! ¡SÍ! Pero no por castigo divino, ¡Dios no manda el mal sobre la tierra! Son cosas aleatorias.

Dios nos ama tanto que siempre ha avisado lo que se va a venir, cuando se trata de castigo, pero, por ejemplo, en un embarazo normal, puede haber complicaciones normales, que no tienen por qué ser castigo de Dios. ¡Dios no castiga en esa forma!

Si Dios empleará ese sistema, la tierra habría desaparecido hace miles de años, y con justísima razón.

En mis más de 50 años, como Neonatólogo, he visto y oído miles de casos que, si pensáramos como un Dios castigador, le echaríamos la culpa a Dios de lo que pasó. Conozco por casos que he seguido de cerca, de mujeres que se han hecho un legrado por un embarazo no deseado, y luego, no volvieron a embarazarse. Otros casos de coincidencia, de mujeres que abortaron de solteras, y luego de casadas tuvieron hijos con defectos genéticos, y varios así, por el estilo. Lo mismo ha ocurrido con chicas que se casaron vírgenes y que jamás tuvieron ni siquiera un mal pensamiento.

¡Dios no es un Dios castigador! Dios es un Padre amoroso, que sólo quiere nuestra felicidad y que lo amemos con amor sincero.

Artículos relacionados

Verdún

La causa inmediata del origen de la I Guerra Mundial (IGM) fue el inicio de las hostilidades entre el Imperio Austro-Húngaro y Serbia por el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Habsburgo, heredero del trono austro-húngaro, cometido en Sarajevo el 28 de junio de 1914. Este enfrentamiento, inicialmente localizado, fue escalando hasta envolver a toda Europa. Finalmente, pasó a ser una guerra mundial en la que participaron 32 naciones. Veintiocho de ellas, denominadas aliadas o potencias asociadas y entre las que se encontraban El Reino Unido, Francia, Rusia, Italia y Estados Unidos, lucharon contra la coalición de los llamados Imperios Centrales, integrada por Alemania, Austria-Hungría, Imperio Otomano y Bulgaria.

Entre las batallas que se dieron a los largo de 4 años que duró la IGM, la Batalla de Verdún, al noreste de Francia, fue la más larga y la segunda más sangrienta tras la Batalla del Somme, en ella se enfrentaron los ejércitos francés y alemán. La ofensiva comenzó el 21 de febrero de 1916 con el empleo de la artillería, nunca visto hasta entonces. El número de granadas de artillería utilizadas en los 10 meses que duró la batalla de Verdún superó los 37 millones, 21 millones lanzados por los alemanes y 16 por los franceses, en un frente de 30 Km. Esta batalla concluyó el 19 de diciembre de 1916.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×