18 abril, 2024

El Padre Ángel Espinoza de los Monteros

Conferencista, escritor y sacerdote católico, mexicano, brillante y con una facilidad de palabra, que con sus conferencias, lucha por defender la moral, el matrimonio, los valores morales, las virtudes y los principios que deben ser parte de nuestra existencia, es ahora amenazado por AMLO (Ángel Manuel López Obrador), presidente de su país, de acuerdo a los rumores de las redes sociales.

¿Cuál será el motivo? ¿Será porque impide que la inmoralidad, el narcotráfico, las guerrillas, la corrupción sigan adueñándose de nuestro hermano país?

La actuación del Padre Ángel Espinoza de los Monteros, es la tabla de salvación de lo que queda en México.

Son dos ángeles: El padre Ángel Espinoza, el Ángel de la salvación en México, y Ángel Manuel López, el Ángel destructor del pueblo y la moral de México.

Al Padre Ángel Espinoza, no se le ha oído hablar una palabra de política. Es un defensor acérrimo del matrimonio, de la moral y de las buenas costumbres.

¿Qué le molesta a AMLO? ¿Es necesaria la inmoralidad y todas sus raíces para destruir la sociedad mexicana? México siempre ha sido un país muy católico y al decir católico, digo un país que ha buscado la moral y los principios como norma de vida. Invadido por las guerrillas del narcotráfico, que asesinan sin compasión a quien estorbe en su camino de corrupción y degeneración.

México debe defender al Padre Ángel Espinoza de los Monteros, un baluarte de la familia, la moral, el matrimonio, que con su exquisito humor, llega hasta el fondo del corazón de sus oyentes y siembra en el mundo amor, comprensión y moralidad.

Artículos relacionados

Terror y propaganda

Terror y propaganda, éstos fueron los medios con los cuales Hitler pudo subir y mantenerse en el poder. Según el Ministro para la Propaganda, Joseph Goebbels, de apenas 36 años, la revolución nacionalsocialista tenía dos métodos para alcanzar sus objetivos: “Ametrallar la nación con una revolución del espíritu y con ello no destruir, sino ganar al enemigo”.

Hitler, en su libro Mein Kampf (Mi Lucha), se preguntaba: “¿A quién se ha de dirigir la propaganda? ¿A los grupos intelectuales o a la masa? Siempre se ha de dirigir a la masa…”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×