Promesas, promesas, promesas… – Desde mi Trinchera
Opinión Política

Promesas, promesas, promesas…

El presidente electo del ecuador, señor Guillermo Lasso. Sigue prometiendo obras y gestiones gubernamentales, a partir del primer día de su gobierno. me parece bien que las anticipe, pero me quedan las dudas, si lo logrará, unas a los noventa días de gobierno, otras en el primer año de su gobierno, otras a los cuatro años, más bien dicho, durante los cuatro años.

Nos ha prometido que la producción petrolera llegará al millón de barriles por año. que es posible, ya lo dijimos, pero que tendrá que hacer una buena “limpia” en Petroecuador, primeramente, para lograrlo, quizás en el primer año.

Para ello, tendrá que liquidar a muchos empleados de dicha institución, actualmente señalada como una cloaca, al igual que la contraloría general del estado. ¿de donde pecatas meas?.

Ha prometido construir 200.000 viviendas en el campo, sin especificar las dimensiones de ellas, ni la calidad de los materiales. en la sierra, la vivienda es de adobe y en la costa montubia y afro, es de caña, generalmente,, salvo en la orillas del mar que son de bloques de cemento., ¿de donde?.

Ha prometido rebajar los impuestos y reducir los aranceles de determinados productos, indispensables para la industria y la artesanía, así como a la salida de capitales, que lo logrará en períodos diferentes, estos últimos a lo largo de sus cuatro años de gobierno.

Tendrá el fisco, menos ingresos y consecuentemente aumentará el déficit fiscal. seguiremos dependiendo del f.m.i y de las corporaciones financieras externas.

Ha prometido que vacunará a los nueve millones de ecuatorianos, en los primeros tres meses de su gobierno. a groso modo, creo que el tiempo le quedará corto y no se si el país podrá obtener las 18 millones de vacunas que se requieren..

Creo en la seriedad política del sr. lasso, como también creo que su interés de gobernar con todas la fuerzas políticas democráticas del país, es una buena salida, para un pueblo, que se mal acostumbro a las regalías de “pan”, a cambio de “techo y empleo” y de las exageradas aspiraciones de los gremios de la transportación pública y privada, de los panaderos y de otros que se sumará, a la larga fila de exigencias.

La única y la mejor de todas sus promesas, es la que lo dijo, pocos días antes de su triunfo, que en mi concepto fue parte importante de los votos que obtuvo en la contienda de la segunda vuelta, cuando expresó. “en mi gobierno ningún pariente mío, ni de mis ministros, tendrán cargos públicos”. con lo cual, está garantizado que no habrá nepotismo, ni directo, ni disfrazado. aún cuando tiene y tienen caliosos miembros en sus respectivas familias.

Esperemos que la asamblea nacional, no trunque sus sanas aspiraciones, como el gobernante de la esperanza y del consenso.

 

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *