23 abril, 2024

Keynes y los kikuyos

Un mercado (entiéndase como la economía en su contexto más generalizado) desregulado siempre será mejor que otro regulado, pero siempre que exista una plena institucionalidad que desestimule, impida y hasta sancione, si fuese el caso, los potenciales abusos a las normas constituidas. Este criterio no se ajusta a ninguna política de izquierdas, peor de derechas, es a secas una conclusión del sentido común. He ahí el porqué los altos costos de los servicios en general (telefonía celular, banca, etc…), pasajes aéreos, vehículos, y demás, priman en el mercado ecuatoriano.

El país es un gran laberinto de conexas ramificaciones donde la falta de competitividad acaba siendo la antesala de los precios exorbitantes. El problema tiene solución, pero requiere del compromiso y accionar político del próximo Gobierno para desvincularse de este atosigador estatismo. El intervencionismo de Estado, por más buena voluntad gubernamental que sospechosamente se pueda esgrimir, jamás podrá constituirse en el gran corrector de perjudiciales políticas públicas porque los ciudadanos, particularmente frágiles e indefensos ante semejante poder, siempre buscarán alternativas nada participativas de un verdadero Estado de derecho.

Los países pobres son por esencia altamente regulados y sus innumerables incompetencias pueden igual medirse por sus niveles de corrupción sistémica. El Ecuador tiene a partir de este 24-M la oportunidad histórica de cambiar el rumbo de la historia y desenraizar aquella “eterna nube de tragedia”. ¡Sí se puede!

Artículos relacionados

Un país dividido

Supongo que con este encabezamiento y el mapa del mundo ante nuestros ojos, el elegido para hablar de él podría ser uno de tantos, pues la división es algo que caracteriza a muchos de los países que habitan nuestro orbe. Pero yo quería hablar de uno en concreto, que seguro está en la mente de todos, que no es otro que Ucrania y que más que una división lo que ocupa realmente en su interior es un conflicto de civilizaciones.

Que una parte localizada de nuestro planeta esté dividida, desde el punto de vista de la noticia, no es extraño, ni siquiera digno de ser mencionado, pero que como consecuencia de esa división tengamos conocimiento de personas fallecidas, es como mínimo digno de reflexión, y eso es lo que nos va a ocupar aquí y ahora; puede que unos opinen de una manera y otros de otra, pero que esa diferencia lleve a la violencia brutal, es indicativo de que algo falla. De qué nos suena este país?

¡Arriba Malala! Niña-mujer de 16 años.

“Tomemos todos nuestros libros y nuestros bolígrafos. Son nuestra arma más fuerte”
“Un niño, un profesor, un bolígrafo y un libro pueden cambiar el mundo. La educación es la única solución”

Malala Yousafzai

Malala afirma en la ONU que no se dejará silenciar-Diario Expreso sábado 13 de julio de 2013

Uno mi voz a la de esta niña-mujer paquistaní de 16 años- que, valientemente, grita por la educación de esos 57 millones de niños que no reciben escolarización en los países en conflictos, Pakistán y Nigeria y, sobre todo, ante la afirmación de los talibanes de que las niñas no tienen derecho a la educación.

Duele e indigna que a tantos años de lucha, aún en pleno siglo XXI, existan en el mundo, estas segregaciones crueles, que mancillan los Derechos humanos.

2 comentarios

  1. El 24m empieza un nuevo futuro para el país, q lo tenga claro Lasso xq tiene la gran oportunidad de ser el salvador del país u otro vendedor d humo. Tiene en sus hombros la esperanza de todo un país

  2. La visión socialista de «justicia social» está globalizada, por lo que resulta imposible por el momento dejar que los mercados se regulen solos y sin intervención política.
    Por ejemplo, un libre comercio no puede coexistir con «tratados», si hay tratados, ya no es libre, es manoseado y produce injusticia.
    EE.UU. acaba de halar las orejas a Bukele diciéndole que cuide de no afectar la «institucionalidad» , es decir, es preferible que no haya gobernabilidad con tal de «preservar» las «democracias fallidas».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×