19 junio, 2024

La justicia made in Ecuador

Tras un operativo en Tumbaco, la unidad de delitos con armas detuvo a Carlos Miguel D M con 3 pistolas, un fusil, alimentadoras y más de 9500 municiones. A pesar de este arsenal y que el detenido tiene doble nacionalidad, la jueza no consideró necesaria la prisión preventiva. La investigación seguirá adelante. Esto dice la noticia del diario.

En este país, sólo pueden portar armas los delincuentes y los “palo grueso”. Es un verdadero galimatías para una persona natural, sacar permiso para portar armas. Un ciudadano corriente está expuesto a ser asaltado, robado y asesinado por un delincuente y sin ningún derecho a reclamo. La ley protege al delincuente, no al ciudadano. Si se mete una banda de ladrones armados a tu casa y alcanzas a defenderte y matas a uno de los delincuentes vas a la cárcel porque has asesinado a un indefenso ladrón, que lo único que había hecho, era meterse a tu casa armado, para robar. Como disparaste vas a la cárcel, acusado de asesinato. Si él hubiera disparado primero, él hubiera huido y nadie tuvo la culpa.

¡La ley debe ser para todos!, y debe tener la obligación de defender al justo, no al delincuente. En nuestro país, la ley protege al delincuente, al asesino, al asaltante, al ladrón. Con eso de la presunción de inocencia, poco falta para que los justos vayan a la cárcel y los delincuentes anden libres. ¡Lo vemos todos los días en las noticias! Se ha probado hasta la saciedad, la forma como ha procedido la justicia con los asaltantes de la década robada, el tremendo daño hecho al país, la justicia ha incluso dictaminado, y se ha visto cómo se ha pagado y han desaparecido millones y millones de dólares en obras, muchas de ellas, ni siquiera realizadas (lo de la refinería, lo de la repotenciación, lo del Hospital de Pedernales), son ejemplos groseros que lo prueban, y nadie es culpable, se preocupan de hablar y decir, .pero nadie justifica y no se les pide a los autores que expliquen o justifiquen. Se los reconoce como irresponsables y nada más. Nadie a devuelto (ni devolverá) medio centavo partido por la mitad.

¡Creo que se escogió el camino errado! ¡En Ecuador los pájaros disparan y matan a las escopetas! Si queremos un Ecuador de progreso, un Ecuador de justicia, un Ecuador de respeto, un Ecuador de verdadera justicia, debemos castigar al asesino verdadero, al ladrón, al delincuente y la justicia debe defender las leyes y el orden establecido.

Los vándalos, que en las revueltas saquean, queman, roban, destruyen, son otra prueba de que va en aumento la forma delincuencial de proceder. De los cientos de desalmados, se captura a una decena, ¿y los daños? ¡Bien, gracias!

Defendamos la verdadera justicia y hagamos que los culpables vayan a la cárcel, no que porten grilletes como demostración valentía, ¡no cojamos desfalcadores que roban 400 dólares y dejemos en libertad a los que roban miles de millones, Parece que el que posee dinero, compra con facilidad la justicia y la libertad.

Artículos relacionados

Los delirios del delfín

La campaña electoral venezolana no aporta nada a lo que ya se esperaba de la
misma. Incluyendo la gravedad de la denuncia confirmada como cierta por el
rector principal del CNE venezolano acerca de la vulnerabilidad del sistema que
administra las máquinas electorales, y el ilegal acceso a las mismas mediante clave,
que se descubriera ha conseguido un miembro importante del oficialista PSUV.
Una campaña cargada de insultos, acusaciones, promesas imposibles de cumplir,
denuncias de corrupción y de entreguismo imperialistas de ambos bandos, y una
serie de sucesos y afirmaciones que caen en el plano del ridículo, inclusive para los
sentimentalismos típicos de nuestra Latinoamérica.

Todo el aparato y el poderío económico gubernamental volcado al servicio del
candidato oficial, la negativa de debatir con el candidato de la oposición, las
anunciadas colosales victorias por parte de las empresas encuestadoras oficialistas,
y la oratoria fanática invocando la herencia del fallecido comandante como eje
principal de las ofertas oficiales han sido el sustento de la campaña madurista.

1 comentario

  1. El gobierno correista cambió la Constitución en ese sentido precisamente para sembrar la semilla del caos. Es la misma estrategia instaurada en todos los paises en que gobierna la mafia latinoamericana del foro de Sao Paulo.
    Las nuevas leyes que nos rigen GARANTIZAN la impunidad de TODA FORM DE DELINCUENCIA. ¿Acaso no estamos viendo que los delincuentes de guayabera no han devuelto un centavo y luego de unas cortas vacciones en Latacunga salen a disfrutar de lo robado??? ¿Y no acaban de hacer lo mismo los «parlamentarios»?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×