28 mayo, 2024

Cortemos la corrupción de raíz

“Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero.” Voltaire

Los ecuatorianos, tal como lo hizo Abraham, nos preguntamos si se puede salvar el Ecuador aunque sólo hayan 100 honestos, o 50 o tan solo 1. En realidad el Ecuador tiene muchos más honestos, por supuesto avergonzados y apenados por los conciudadanos que ven la corrupción como normal e incluso como medio de vida. 

Nuestro querido país no podrá sacar de la pobreza a las mayorías mientras el egoísmo continúe propagando el reino de la corrupción en lugar del bien común. 

El país está corrompido hasta la médula como lo venía diciendo el doctor Carlos Julio Arosemena. Hemos dejado que se nos vaya de las manos el problema. Actualmente cuando se ve a un honesto es como un faro en un mar tenebroso. Pero más vale morir luchando por un ideal que vivir esclavizados con algo inmoral.

Todo lo malo parece eterno mientras queramos verlo así. La corrupción es una vergüenza para nosotros como ecuatorianos. En el último boom petrolero, por los pésimos ejemplos desde las cúpulas, se ha esparcido, de forma exponencial, como una plaga maldita por prácticamente toda la tela social.

Los corruptos son traidores a la Patria. La patria es la unión de nuestros compatriotas en búsqueda del bien común, y quien perjudica ese bien común traiciona a los ecuatorianos. O muere la plaga de la corrupción o muere el Ecuador. 

En otras palabras, para que la Patria viva la corrupción debe fallecer.

Nuestra actitud debe ser de cero tolerancia a la corrupción de cualquier tipo, venga de donde venga. Es la única manera, aunque quizá dolorosa y molestosa, de curar este cáncer social. El mal de la corrupción hay que erradicarlo desde la casa, desde los colegios, desde los amigos, desde toda tribuna donde se pueda. Es la única forma de cortarla de raíz. 

Si queremos que el Ecuador salga adelante, tenemos que estudiar más y tener cero tolerancia ante la corrupción haciéndoselo saber a los traidores a la Patria.

Con las armas correctas podemos llegar más lejos de lo que pensamos. Usando el casco de la prudencia, el escudo de la fe, la espada de la justicia y la esperanza y la armadura del amor podemos crear caminos en donde no existían, crear puentes donde había sólo abismos y producir una sociedad más justa para todos.

 

Artículos relacionados

Boletin de prensa "Sobreendeudamiento y Desdolarizacion" (respuesta a aseveraciones del presidente en enlace ciudadano del 2 junio 2012)

El presidente ha dicho que no es politico sino academico a pesar de ser presidente por 5 años y medio, pero quiere desvirtuar mi conocimiento tecnico por haber sido candidato presidencial. yo soy especializado en petroleo y en inversiones (ingeniero quimico de petroleo y master en ciencias de ingenieria y mba, master en administracion de empresas), con experiencia empresarial de mas de 30 años. el presidente no es especializado ni tiene experiencia en estas areas y utiliza los dineros del estado, especificamente la cadena sabatina y tvecuador, para desinformar a la nacion. insiste en la mentira para tratar de desvirtuar lo que es estrictamente tecnico. ¿que tiene que ver si alguien es conocido o no para calificar las aseveraciones de una persona como verdadero o falso? miente nuevamente diciendo que en el 2009 tuve una votacion de 0.08%. ¿es esta informacion veraz y verificada o mentira? mi porcentaje a boca de urna fue de 1.69%, alrededor de 120.000 votos (a pesar de las denuncias de fraude electoral y robo de votos sistematizado), que para un candidato independiente en cualquier lugar del mundo es aceptable, mas aun cuando no utilice financiamiento alguno. por eso no tengo compromiso con nadie, ni con este gobierno ni con los del pasado, y puedo decir lo que pienso, como caballero que piensa lo que dice y dice lo que piensa. antes, los caballeros solucionaban las discrepancias y los insultos con duelos a muerte, ahora se los soluciona con debates, con la palabra. si el presidente es caballero, que acepte a debatir. no hacerlo es una demostracion de cobardia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×