18 junio, 2024

JG

Las evidencias no solamente pesan por su volumen como también por sus características y los detalles. La calidad de los insumos es directamente proporcional al resultado del ejercicio. La estadística permite alejarnos discretamente de la aparente superficialidad de las evidencias y adentrarnos en una tamaña complejidad, razonablemente reducida a un entendimiento general gracias a un modelo increíblemente desarrollado con nivel de confianza del 100% y margen de error igual a cero.

Efectivamente el universo de individuos con las iniciales JG debe ser considerable, pero su número debería reducirse significativamente si como condicionante a la búsqueda del verdadero JG, el sujeto en mención debería tener un tío carnal de iniciales RR. La muestra podría perfeccionarse aún más si la limitáramos a la nacionalidad ecuatoriana. Si adicionalmente restringiéramos la búsqueda del tal JG a un tío con iniciales RR y con contactos directos con Odebrecht, la muestra sería inequívocamente igual al universo.

Queda finalmente expuesto quién es el escurridizo ciudadano JG, símbolo no precursor de la corrupción, pero portaestandarte, hasta una próxima fecha, de los más altos crímenes cometidos contra el Estado. Según los eruditos, la responsabilidad también es coadyuvante, pero no solamente por ello, JG debe ser eventualmente uno más de los múltiples encausados dentro de una larga lista de delincuentes. El estilo de vida de todos los demás es la mejor pista aún no seguida, no porque no lo sepan, pues son ellos mismos.

Artículos relacionados

Por fin se percibe, que la revolución MARCHA.

Esta graciosa frase la incluí en una red social a la que estoy suscrito, y obviamente, entre las personas que me conocen, se creó una confusión ante lo publicado, incluso algunos me llamaron a preguntar que no entendían el porqué de lo que yo había escrito, y más aún, que era lo que me estaba pasando.

Me ratifico en lo expuesto, esta pseudo revolución, que tiene más de robolución, o de “roba ilusión”, como la denominara un Asambleísta, “MARCHA”; que quede absolutamente claro lo dicho, NO ESTÁ, NI NUNCA ESTARÁ EN MARCHA como tanto lo pregonan los serviles y acólitos del poder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×