22 mayo, 2024

Juegos Virtuales

¡Atención a “los juegos virtuales”, que deben llamarlos drogas virtuales, ya que igual a las ingeribles, están atentando moral y físicamente contra la vida de jóvenes, adolescentes y hasta de los niños-

Juego significa, según el diccionario, distracción, diversiónsometidos a reglas y reglas son normas que han de regir la conducta de los hombres para que sean rectos.

Los juegos a los que hago alusión son totalmente criminales de las normas humanas positivas.

Este llamado de atención es a los padres a ejercer su deber y derecho de cuidar las vidas de sus hijos sin amedrentarse ante ellos, ni engañarse con -¡Mi hijo no!-

Oí a un padre decir con satisfacción –Mi hijo  no sale a la calle, pasa en su cuarto toda la noche-

Y ese pasar en su cuarto- ¿lo ha controlado? Junto al adminículo que él mismo se lo compró, con el que se pasa hasta altas horas de la noche y madrugadas en los tales “juegos virtuales”.

Juegos que tienen tantas aristas: desde la acción cobarde, para inferirse insultos inmundos de irrespeto con sus compañeros, tocando hasta a sus  hermanas y madres… a los juegos sexuales, haciendo festín e irreverencias con ellos.

O los manipulados por gente inescrupulosa que incitan a destruirse… Pobre niño, púber o adolescente recibiendo conocimientos en deterioro de su salud mental y aquellos que caen en manos de depravados, llevándolos “con sus juegos” hasta a la muerte, no solo moral, sino también física.

¡Alerta padres! ¡Sus hijos los necesitan! Ahora, más que nunca, para cuidar y guiar sus vidas que, sobre la base biológica y social, está la acción espiritual de ustedes como responsables de su vida presente y futura.

Artículos relacionados

El joven universitario

Iba a cumplir diez años de vida, cuando mi papá, mi mamá, mi hermana Manena y yo nos cambiamos a vivir “solos”, (dejando la casa de los abuelos), en un departamento ubicado en el segundo piso del edificio Barcia- Fernández, en las calles Rumichaca y Alcedo, Guayaquil.

Entre los vecinos de aquel nuevo lugar, estaba un joven que acababa de ingresar a la universidad. No recuerdo o no sé si en algún momento me enteré qué estudiaba el joven, lo que sí supe yo y supimos todos, es que por su situación de universitario, él tenía algunos impases con su mamá…

Aquel departamento al que fuimos a vivir mi familia y yo, tenía en cada habitación una ventana que daba a una claraboya, por dicha claraboya no solo circulaba el aire y entraba la luz, también circulaban las palabras dichas por los demás ocupantes del edificio. Permitían tales claraboyas que todos estemos al tanto de lo que ocurría en cada departamento, en una época en que no había internet, por lo que nadie tenía Facebook ni twitter. No era necesario hacer “re-twitt” ni dar “like”; bastaba con estar o no de acuerdo con lo que le sucedía al vecino y poner caritas, triste, feliz o enojada, al momento de encontrarnos en el ascensor.

El silencio (I)

I PARTE La historiadora Carmen Dueñas Santos de Anhalzer manifiesta: “La historia se convierte en objetiva cuando reconstruye el pasado mediante un conocimiento socialmente elaborado, y cesa de legitimar el pasado para […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×