25 mayo, 2024

El Voto por Lasso y Páez

El Ecuador de hoy  no necesita ni héroes ni santurrones. Hoy mi país, tu país, nuestro Ecuador necesita proyectar su desarrollo con seriedad, honestidad y firmeza. O sea, una administración gubernamental que al definirse, paso a paso, en el cumplimiento de la Constitución, reconozca, en la realización de su mandato, la soberanía popular como objetivo. No es, entonces, ningún subjetivismo ideológico que debe primar en los gobernantes, para satisfacer las necesidades del  bienestar colectivo. De las entrañas mismas de la realidad nacional existente surge, desde un diagnóstico por el conocimiento de sus pueblos, el camino a seguir…

El voto por Lasso y Páez  es la presencia de la serenidad, la prestancia, la firmeza… Algo que conlleva, con claridad y seguridad, al reencuentro de Ecuador en la recuperación de la República como un verdadero Estado de Derecho. Lasso y Páez significan, de manera concluyente, aceptando sus declaraciones, la liquidación de las presunciones fascistas de la obsecuencia dictatorial, autoritaria y degradante que social, política y económicamente ha subsistido en 10 años de infamia. El compromiso es uno.  Sin esguinces ni sesgos. ESTÁ EN JUEGO NO UNA SIMPLE ELECCIÓN. ¡NUESTRA VIDA Y LA DE NUESTROS  HIJOS, ESO ESTÁ EN JUEGO…! Ya lo dijimos, antes, en otros momentos…

 1. El  nuevo orden jurídico administrativo a entrar en vigencia, obliga: a)  la eliminación del Consejo de Participación ciudadana y control social, cuya presencia es una aberración jurídica a favor de la   concentración del autoritarismo presidencial.  Procuraduría general, Defensoría del pueblo, Defensoría pública, Fiscalía general, Contraloría del estado, Consejo Nacional Electoral, Tribunal Contencioso Electoral, Consejo de la Judicatura hoy, por esta aberración, títeres de la autocracia presidencial, deben ser reorganizados, democráticamente, con reconocimiento de su autonomía e independencia; b) eliminación de la ley orgánica de Comunicación, por atentar contra los derechos ciudadanos, convirtiéndose en mordaza contra la opinión crítica e independiente, mediante la Superintendencia de Información y Comunicación (Supercom), verdadera policía inquisitorial que, tiene que  desaparecer.

2.Defensa, en la práctica, de las culturas nativas,  en su aceptación socio jurídica como NACIONES originarias, de acuerdo al derecho internacional  en vigencia, con respeto de sus lenguas, su valores ancestrales, sus territorios, su justicia… Sin olvidar su aceptación o no de utilizar, por parte del Estado,  los recursos y riquezas existentes en sus territorios.

3.Fin de la industria empresarial extrativista, perjudicial hasta hoy  a la ecología nacional y destructora de los bosques y la biodiversidad en territorios indígenas (caso Yasuni) y deterioro de las fuentes de agua, vital para la supervivencia de sus pueblos.

4.Reorganizar el sistema diplomático nacional, con cargos estables y funcionarios de carrera, conocedores de la realidad y derecho internacionales, al margen de toda relación familiar y de presta nombre con el gobierno.

5.Revisión de todas las leyes, normas, reglamentos, códigos referentes a convenios, acuerdos, contratos nacionales y/o extranjeros vinculados a las finanzas públicas perjudiciales al desarrollo del país.  Además renegociación inmediata de la deuda pública y privada de cualquier modalidad, que al momento atentan contra la seguridad del Estado y su estabilidad económica y social.

6.Generar  una producción, en términos de nuestra realidad urbano rural, promoviendo una  inversión crediticia nacional al pequeño y mediano productor, de costo mínimo y plazos flexibles, de acuerdo al movimiento nacional y extranjero de los mercados.

7.Reconocimiento de la informalidad ocupacional, fuente cierta de ingresos para más del 50% de la PEA, como fuerza social con capacidad de crédito y promoción de desarrollo, que sigue en aumento por la ausencia de una industria nacional  sin  crecimiento, con dificultades, incluso, para absorber los cientos de miles de desocupados.  

8.Fiscalización, enjuiciamiento y castigo a los funcionarios del gobierno que fenece culpables de violar la Constitución, promover con sus acciones  la corrupción administrativa, jurídica y financiera, obstaculizar la justicia  al  dar paso a la impunidad… Por cierto, la incautación de los bienes mal habidos es primordial!
EL ECUADOR QUE NECESITAMOS EXIGE, POR LO TANTO, A LASSO Y PÁEZ, CON LA VICTORIA EN LAS ELECCIONES PRÓXIMAS, SINDÉRESIS POLÍTICA ENTRE SU HONESTIDAD CIUDADANA, LA REALIDAD SOCIAL DETERIORADA QUE VIVE EL PAÍS Y EL PROYECTO GLOBAL DE BIENESTAR INDISPENSABLE PARA UN DESARROLLO NACIONAL SUSTENTABLE

Artículos relacionados

La culpa es de la vaca!

Con un país confundido después de los acontecimientos del jueves, con lamentables perdidas humanas que llegan a 10 muertes, con mas de 200 heridos, con un pueblo que estuvo sin policía por cerca de 24 horas. De verdad vamos a seguir buscando a quien echarle la culpa? Nos queremos quedar estancados en cadenas que solo tratan de inculpar y envenenar a la gente?

Es que eso es lo que están haciendo, están buscando a quién echarle la culpa. Por supuesto, para no aceptar que ellos también cometieron un error, al dejar a los policias sin ascenso! Por Dios! Es como que a un trabajador le hayan prometido que en 5 años lo iban a hacer gerente, y en medio camino le digan que no porque le van a dar plata en “otras cosas”. Y a los ciudadanos que no estamos de acuerdo con el regimen, quién nos va a explicar porque APENAS fue decretado un “Estado de excepción” (que le da al estado la capacidad de coartar “ciertas” libertades), se IMPUSO una cadena de información manejada por el gobierno? Es que claro, estabamos en estado de excepción, para que respetar nuestra derecho a informarnos?

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×