28 mayo, 2024

Se nos va el 2014

Esta será mi última entrega del año, el cual personalmente puedo decir que tuvo sus altibajos como los anteriores, pero en contexto muchos más altos que bajos, por ende, en definitiva, un buen año.

El 2014 nos trajo una elección seccional, en la cual se ratificó la confianza que les tenemos los guayaquileños a nuestro Alcalde Nebot, se consolidó una mayoría en el Cabildo con la cual las obras proyectadas por el Burgomaestre, en beneficio de la ciudad, se podrán realizar, aún con la irascible objeción de algunos Concejales obsecuentes a las alturas.

Con paciencia y perseverancia se logró destrabar el lío legal armado en torno al busto del L.F.C. y ahora reposa en un lugar donde inicia el paseo que lleva su nombre, sin embargo hemos visto como con una mala fe sin nombre, se quiere denostar la historia del presidente Febres Cordero, mezclándolo, sin razón y sin sentido en un mural con conocidos dictadores militares, no habiendo sido León, ni lo uno ni lo otro.

En mi labor como funcionario público, pude colaborar como contraparte en proyectos de impacto directo con los jóvenes y con los bachilleres de colegios fiscales y fiscomisionales de mi querido Cantón, proyectos que quisieron ser torpedeados al ser politizados por ciertos funcionarios educativos, pero gracias a la entereza en la defensa de los mismos por parte del señor Alcalde y a la colaboración conjunta entre padres de familia, alumnos y su municipio, salimos adelante y pudimos franquear ese escollo, que iba en detrimento de los únicos perjudicados, los propios alumnos.

Se pudo implementar varios proyectos de capacitación en diferentes ámbitos especialmente a chicos entre 15 y 18 años, en los cuales se los introduce a temas de mejoramiento personal y colectivo, emprendimiento, labor social y desarrollo comunitario, enseñanzas que les permitirán a los educandos, tener ventajas sobre sus semejantes en una ciudad como la nuestra, cada vez más competitiva y desarrollada.

En el plano familiar, este año cumplí mayoría de edad en mi aniversario matrimonial y espero que vengan muchos más, mi hijo está concluyendo su bachillerato y próximo Dios mediante, a realizar un periodo de intercambio estudiantil y mi pequeña y terrible hija realizó su sacramento de la Primera Comunión.

En el plano de salud, los años ya pasan factura y el peso también, así que como objetivos para el nuevo año, de esos que se ponen para que se quemen con el viejo, pondré que iniciaré régimen alimentario, a fin de bajar esas libritas de más, que con tanta dificultad ya había logrado reducir.

Espero mis queridos lectores, que lo que resta de este año sea lleno de bendiciones y parabienes para ustedes y sus familias y estos se extiendan para todo el próximo año, que el 2015 siga siendo un año de progreso y desarrollo para nuestra bella y pujante Guayaquil…. SE NOS VA EL 2014.

Artículos relacionados

La caída del cóndor (1)

Estos días pasados, han sido materia de comentarios, en las familias Samborondeñas, -quizás llevados a las redes sociales-, un suceso extremadamente lamentable, acaecido en una ciudad norteamericana, que como “resultado” de una […]

1 comentario

  1. Recordado amigo Francesco, bendiciones y unas felices Navidades y un año mejor para ti y tu familia.Esperando que los proyectos de vida se cumplan como lo planificamos. Los nuevos retos de pujamza de Guayaquil deben cristalizarse y debemos remar a una sola corriente. Una radiografia de tu trayectoria en el diario trajinar y felicito por tu opinion sincera para satisfaccion de tus amigos que te apreciamos y nos honramos con tu amistad.Hasta vernos y gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×