25 febrero, 2024

Estreno como columnista

En mi estreno como columnista de este medio de comunicación me acerco a vosotros para invitaros a realizar un viaje que os prometo será breve en el tiempo, pues soy consciente de que estamos todos muy ocupados y os preguntaréis, ¿hacia dónde nos dirigimos?, ¿qué medio de transporte será capaz de albergar tanto personaje junto?, a lo que gustosamente responderé sabiendo que tanta gente me está leyendo y es muy sencillo, con algo que todos disponemos, con la imaginación, que nos permitirá por un lado dar descanso durante un ratito a los pensamientos y sentimientos que diariamente nos invaden y por otro lado, adentrarnos en ese mundo que sólo conocen los estudiosos del tema, los cosmólogos, pues sí, mis queridas amigas y amigos, estamos en el universo y nuestro guía y experto en la materia nos dice que tan solo nos puede enseñar el 4% del mismo, que es la parte que se corresponde con la materia ordinaria, dentro de la cual están las estrellas y que el resto, lo desconocido, lo forman materia y energía oscura.

Cualquiera que no haya realizado el viaje, para los que no me están leyendo, pensará que no merecerá la pena llegar a un lugar del que sólo te van a enseñar una mínima parte, pero vosotras y vosotros, los que sí hemos viajado, hemos comprendido, porque el guía así nos lo ha explicado, que todos formamos parte de ese universo, de lo que ya se conoce y de lo que aún falta por conocer. Y si es así, me atrevo a reflexionar que quizá en esa materia oscura estén distribuidas las partículas del mal, aquellas que conducen a tanta desigualdad social en el mundo y que esa energía oscura explique tanta agresividad descontrolada.

No sé si alguno de vosotros quiere preguntarle algo al guía, yo sí, quisiera saber si queda mucho tiempo por conocer de qué está compuesta la materia y la energía oscura. No sé, me resulta agradable imaginar que entonces, cuando llegue ese momento, tendremos mejor conocimiento de nosotros y quizá ya no haga falta viajar tan lejos.

Artículos relacionados

El berrinche de los inconformes

Rabieta o pataleta, hostiles a la norma, contrarios o enemigos.

Alguna gente anda por el mundo con una carga pesada, la hostilidad. Esa hostilidad origina la rabieta de sus vidas y por eso son los inconformes.

Hablo de los inconforme crónicos. Los que son inconformes porque viven con su inconformidad, no buscan soluciones, no las ven, solo ven lo malo, lo que para éstos o éstas inconformes es malo.

Suelen quejarse de las cosas, en ocasiones están al tanto de lo que ocurre, solo para atacar. Hay algunos y algunas que atacan inclusive sin estar al tanto.

No pertenezcas

A todo lo que nos clave al camino de la pertenencia, no pertenezcas. A lo que vuelva incrédulo a tus pensamientos, torture en el silencio tus cánticos y no permita con claridad […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×