16 junio, 2024

Nueva revisión de firmas

¿Qué credibilidad puede tener el Consejo Nacional Electoral (CNE) si luego de haber informado que en el año 2010 Alianza País entregó 1.534.264 registros de adhesiones, de las cuales 527.085 fueron rechazadas (datos tomados de Ecuador Transparente “Adhesiones de Alianza País no cuadran con la calificadas por el CNE”, 5 Septiembre 2012), y que revisarían el 100% de las firmas, ahora indican resultados relacionados a una fracción de las firmas entregadas?

El CNE nos dice que los Registros Válidos son 826.812, los Registros No Válidos 101.949 y el total de Registros Procesados es 928.761 y es inaudito que el presidente afirme que es mentira que haya entregado más de 700.000 firmas falsas, a pesar de haber entregado 1.534.264 firmas y que 826.812 firmas hayan sido aceptadas como válidas. La diferencia de 707.452 es el número de firmas inválidas, falsas y/o falsificadas. Esta cifra no corresponde al 11% como afirmó el presidente en el Enlace Ciudadano del 15 de Septiembre 2012, sino al 46% del total de firmas presentadas por el movimiento del Gobierno.

Es evidente que el presidente ha tratado de reducir el número de firmas falsas entregadas por su movimiento político y buscó echarle la culpa a uno de sus ex-aliados, recientemente separado de su Gobierno. Pero, las firmas recogidas por Poder Ciudadano para Alianza País no tenían membrete de Poder Ciudadano sino de Alianza País y aunque todas estas firmas hayan sido falsas, éstas fueron recogidas para Alianza País y no pueden, ni debieron, ser retiradas luego de haber pasado la revisión del CNE, como lo hizo el movimiento del presidente. Y si ésto puede hacer el movimiento del Gobierno y el CNE aprueba, entonces todas las organizaciones políticas podrían pedir que sus firmas falsas sean retiradas alegando que ellos encargaron a otras personas, quienes recogieron firmas falsas para ellos.

Luego de todas estas artimañas, el presidente se ufana de tener el menor número de firmas rechazadas. Sin embargo, la existencia de una sola firma falsa constituye un delito. En el formulario de registro de firmas de adhesión no hay lugar para ningún margen de error, ya que se certifica bajo responsabilidad civil y penal y se declara bajo juramento con conocimiento de las penas del perjurio que las firmas que se presentan corresponden a las personas que aparecen como firmantes. Por lo tanto, es falsa la afirmación del presidente que es aceptable tener 1%, 3%, 5% de firmas falsas, menos aún 11% o 46% de firmas falsas.

Y aún así, el presidente habla de excelencia. ¿Es excelencia entregar 707.452 firmas falsas o es razonablemente listo?

Artículos relacionados

Un Violonchelo en Venecia

“Amor, habla más bajo” el tema musical de la película El Padrino, a donde Marlon Brando se
quedo para siempre en el recuerdo y Al Pacino en mi loca idea de bailar con él, un vals en Venecia.

Venecia tiene su encanto, y en mi un peculiar recuerdo. Era el año 2002, junto a mi hija Lidia
viajamos a Italia para asistir a la canonización del entonces beato Josemaría Escrivá de Balaguer,
sacerdote fundador del Opus Dei, de quien soy una agradecida devota.

Del viaje quedan muchas anécdotas, entre las más preciadas, haber estado muy cerca de Juan
Pablo II, quien pasó saludando desde el papa-móvil a los miles de fieles congregados en la Plaza
de San Pedro, el seis de octubre, día de la canonización. Roma era una fiesta. En la misma época,
se había realizado además la canonización del padre Pio. Las calles estaban atiborradas de gente.
Gente de muchas nacionalidades, inclusive de distintas religiones.

Asalto a la inocencia

Los ecuatorianos creímos ya haber sido testigos de todas las patrañas posibles que los
actores de nuestra arena política podían utilizar para levantarse con el poder. En nombre
de la gobernabilidad y escudados en extraños preceptos de democracia se han utilizado
componendas, reparticiones de cuotas de poder, entrega de aduanas y de la empresa petrolera
nacional, distribución de las cortes de justicia, compra de votos en la asamblea, embajadas,
cargos burocráticos, etc. Así es como tradicionalmente se ha conservado la mal entendida
constitucionalidad por quienes sustentado los poderes políticos necesarios han impuesto al país
su propio entendimiento de democracia.

No se puede pensar en una democracia sana, en una tierra donde solamente los amigos de quien
ostenta el poder son quienes tienen el derecho y las facilidades de resolver problemas, de ser
oficialmente honestos, de pagar deudas impagables en tiempo record, de exhibir riquezas y
abusar de un poder que algún día pasará factura en formato de revancha. Lamentablemente, esa
es la historia de nuestro retorno a la democracia y del camino que hemos recorrido hasta en estos
días descubrir un novel mecanismo de asalto a la inocencia de los ciudadanos.

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×