16 junio, 2024

País Polémico

En un país tan polémico como el nuestro es difícil el poder enfocase en un solo tema so pena de descuidar otros que se presentan en forma vertiginosa.

No se termina de aclarar las incuantificables falsificaciones de firmas detectadas en el proceso de inscripción de los partidos y movimientos políticos en el CNE, como tampoco cual será la base jurídica que se aplicara para resolver este grave entuerto y ya aparece en el escenario el Fiscal General tratando de vincular a tres personas buscando con esto crear una cortina de humo que desvíe la atención ciudadana del verdadero problema; se buscara chivos expiatorios a quienes culpar.

Como consecuencia de la posible inhabilitación de algunos partidos o movimientos políticos, se revelan pactos que se han dado entre la Revolución Ciudadana y la Partidocracia. A la denuncia de Dalo Bucaram, se han unido el MPD, Pachacutik y otros, que admitieron acuerdos para sacar la base de Manta, las reivindicaciones laborales, Ley de Aguas, Minería, etc. El gobierno ha reaccionado desmedidamente presentando acciones contra los Bucaram-Pazmiño sobre supuestas vulneraciones a los derechos de los niños así como hacia el Universo por su publicación.

El caso Assange y los Wikileaks, logró el resultado por todos esperado, el otorgamiento del asilo por parte del Gobierno, luego de que el Canciller mediante rueda de prensa expusiera los argumentos jurídicos muchos de los cuales para analistas no son aplicables para el caso. Inglaterra con seguridad no concederá el salvoconducto para que Assange abandone la Embajada, pero mientras tanto se hizo un escándalo de tal magnitud que el país vuelve a caer en lo ridículo.

El Ecuador va siendo conocido en el ámbito mundial como un PAÍS POLÉMICO. Es extensa la lista de medios de prensa y de cronistas que así nos presentan, mientras internamente nos desgastamos en asuntos innecesarios.

Artículos relacionados

Rumbos de la oposición

El ataque desde varios frentes contra la libertad de expresión deja ver que no se han superado los enfrentamientos de izquierda y derecha o de liberalismo y marxismo, creímos que esos eran conceptos superados y de hecho en la mayor parte del mundo sí; pero en nuestro país continúan.

Hago relación porque dentro del camino para la implantación de un estado socialista está la necesidad de eliminar o de controlar la prensa libre, bajo el esquema que esta responde a intereses oligárquicos y su estructura está encaminada a sostener el sistema de explotación de las clases económicas inferiores, dándole a la prensa un rol distinto del que realmente tiene, se la presenta como instrumento de poder, por eso, al referirse a ella lo hacen como “poder factico”. Entre los primeros pasos para instaurar un sistema en el que impere la dictadura del proletariado esta la sujeción de la prensa. La social democracia no funciona así, ella más bien se sustenta en la prensa como medio o vehículo de denuncia del abuso del capital sobre el trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×