29 mayo, 2024

La soberanía radica en el pueblo

Los gobiernos de países con poca educación fundan su poder en la argucia y crean hechos circenses para distraer la atención de los problemas que afectan a la población.

Julian Assange, embaucador ordinario y payaso de oportunidad, es perseguido por un delito civil común, no político ni discriminatorio. Protagoniza un triste ejemplo cuando lo glorifican con protección de nuestra soberanía y así alientan a la delincuencia.

Bien calculado[aquellos que odian a la “prensa corrupta” que no sea de ellos] lo vuelven gobelianamente en un caso de discusión; la gente no tiene cómo vivir pero reciben feria.

Así con exabruptos y bufidos llevan a algunos al campo de lo paradójico apoyados además en dádivas clientelares que pronto nos acabaran. Empero así evitan que se fijen en los problemas reales y soluciones apropiadas.

Estos son malos gobiernos que por la mezquindad, ambición de ser acaudalados y sus personalidades frustradas que se envanecen por mundanos halagos, nos destruyen.

Mientras tanto: El desempleo está fatal; La delincuencia se acrecienta; Las violaciones; Los asaltos exprés; Asesinatos y sicariatos diarios; Alcoholismo; La drogadicción y narco dependencia se están tomando las escuelas y la miseria es tapada con un miserable bono que prostituye al noble pueblo que pide trabajo.

Hoy se ha instaurado a un nivel épico el odio entre hermanos. Han apadrinado con artificios cerriles la lucha entre los que el mal gobierno ha transformado en amos y esclavos; patricios y plebeyos; y, lo más penoso, entre “los dueños del poder y el pueblo al que se lo robaron”.

Emilio Papiniano (Aemilius Papinianus) (¿Siria, 150? o ¿Roma, 212?) Fue un jurista romano, magister libellorum y prefecto del pretorio del emperador Septimio Severo. Papiniano, fue quien más orientó a buscar la Justicia con la Ley.

La Carta Magna o la “Gran Carta”, fue la influencia primitiva más significativa en el extenso proceso histórico que condujo a la ley constitucional actual.

En 1215, después de que el rey Juan de Inglaterra violara un número de leyes y tradiciones antiguas con que se había gobernado Inglaterra, sus súbditos lo forzaron a firmar la Carta Magna, la cual enumera lo que después vino a ser considerado como los derechos humanos.

Entre ellos estaba el derecho de las esferas del gobierno similar que la iglesia a estar libre de la intervención del gobierno. Se reiteró los derechos de los ciudadanos a poseer y heredar propiedades y que se los protegiera de impuestos excesivos.

También contenía disposiciones que prohibían el soborno y la mala conducta de los funcionarios.

Considerada ampliamente como uno de los documentos legales más importantes en el desarrollo de la democracia moderna. La Carta Magna fue un punto de cambio crucial en la lucha para establecer la libertad.

Artículos de nuestra Constitución Política del Estado proclaman: “Que la soberanía radica en el pueblo” y otro dice que “Todos los ecuatorianos gozamos de los derechos que nos otorga la constitución”

Ninguno de estos enunciados se respeta hoy en día. Se atropellan derechos, y se infringe nuestra Constitución. ¿Por qué ellos exigen respeto? Si cometen atropellos, iniquidades, infamias y más despotismos…

La riqueza del tesoro público no llega a su destino, sino más bien al bolsillo de unos cuantos sabidos del gobierno que tácitamente obtienen patente de corso.

LA MORAL: Ya no existe, ni siquiera la inmoralidad; se ha fundado la amoralidad. Es la herencia del Nazismo de Hitler, el fascismo de Mussolini.

Falta ser auténticos. Imperdonable dejarse influenciar por ideas fracasadas que vienen desde afuera y son puestas en práctica en nuestra vida libre y laboriosa.

En definitiva no es una revolución si no una involución que todo traga, no nos ayudan en nada, porque es una búsqueda de beneficio personal.

Nuestra lucha conjunta nos permitirá subsistir y salir adelante en nuestros ideales de superación con base en nuestro arquetipo.

Afuera las copias de ideas invasoras, calcadas en principio de fracasos y lejos de lo que el ecuatoriano desea ser. Afuera la amoralidad.

Circo NO, cambio positivo SI.

Artículos relacionados

Tiempos de cambio

«Así nos enseñaron a nosotros con buenos resultados». «Mi método ha funcionado satisfactoriamente por 15 años, por lo tanto lo mantengo»; expresiones de este estilo las escuchamos entre profesores que se resisten […]

No hay comentarios

  1. Que bueno, que verdadero, que valiente!
    Làstima, que los que tienen reflexiòn, ( digo pensamiento) en su mayorìa los limita el miedo; y a los que no tienen, le dan el bono cegador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×