20 abril, 2024

La Independencia

El Ecuador fue el primer país hispano en buscar la independencia. La refutación de Camilo Destruge al alegato de Don Luis Arce quien pretendía decir que el primer grito de Independencia latinoamericana había sido dado en Bolivia y defendiendo el primer grito de la Independencia del 10 de agosto de 1809 publicado en 1909 lo prueba. El movimiento del 10 de Agosto de 1809, aunque temeroso ¡y con razón!, como lo prueban la masacre del 2 de agosto de 1810 y las diferentes guerras pro independencia de esos años, fue un real grito de Independencia, aunque hayan reclamado a Fernando VII como rey. Los valerosos quiteños que reclamaron y proclamaron este primer grito de independencia en América, viven y vivirán siempre en el corazón de todos los ecuatorianos.

Luego de este primer grito de independencia que levantó a toda América a reclamar la Independencia de estas tierras, se iniciaron los incendios de la independencia en varios sectores hispanoamericanos.
Ahora nos acercamos a la segunda etapa de nuestra Independencia. La primera independencia total y definitiva del suelo de lo que hoy es Ecuador, fue el movimiento patriótico del nueve de Octubre de 1820. Sin esta independencia, hubiera sido imposible la liberación del llamado yugo español, pues Bolívar y los independentistas que bregaban por liberar nuestras tierras, encontraban en Pasto, como lo encontraron los primeros patriotas de Quito, una resistencia tenaz por parte de estos españoles, resistencia que impedía que pudieran avanzar. Sólo la Independencia de Guayaquil, permitió atacar desde el sur y lograr independizar Quito y luego subir para acabar de lograr la independencia total de nuestra tierra.

Hay algo que me perturba y no quiero dejar de expresar. Todos nosotros, con excepción de unos pocos que han sabido mantener sin mezcla su sangre, tenemos un grado mayor o menor de sangre española. No entiendo a algunos fanáticos que vociferan reclamando sobre nuestra independencia. Las guerras de Independencia fueron guerras de hermanos contra hermanos, de modo que mal hacemos al hablar de estas guerras como de liberación. La liberación que se buscó y se logró fue la económica, que es la única que mueve a las masas. Hablar de odios, de rivalidades, de menosprecio a alguna de estas etapas de nuestra separación, no es más que sembrar odios y antipatías en nuestros descendientes. El Ecuador es un solo país en el que tenemos la suerte de vivir descendientes de los antepasados históricos de nuestras tierras, de españoles que vinieron a colonizar estas tierras y gente de otras tierras y de otras fronteras que han venido en diferentes épocas a asentarse en esta tierra maravillosa y pródiga. Somos un solo Ecuador, un solo pueblo, con un grande y amoroso corazón.

Preparémonos para festejar con bombos y platillos el bicentenario de la independencia definitiva del Ecuador. Esta fiesta debe durar desde el 9 de octubre del 2020 hasta el 24 de mayo del 2022. El bicentenario de la Independencia de nuestra tierra, no puede ser ignorado. Estamos a ocho años de iniciarlo y debemos prender la antorcha de la libertad para festejarlo.

Artículos relacionados

Estimulando la delincuencia

Con todo lo cacareado sobre “nuevas tácticas y medidas” la delincuencia sigue incrementándose. Obligadamente hay que volver al tema del hampa y postergar avisar sobre la destrozada situación económica del país.

La situación ha cambiado en el último decenio y particularmente luego de la administración del estadista y Presidente Democrático Constitucional Ing. León Febres Cordero, que dejó un Ecuador depurado. El doctor Rodrigo Borja, de cierta manera, lo mantuvo igual, para luego volverse a deteriorar lentamente.

Sin embargo, nunca en la historia este terror ha sido tan fomentado como en la actual administración del presidente Correa y sus vasallos. Siguiendo el mal ejemplo, la escoria ha perdido su respeto por la ley.

Siempre te esperaré…

“Nena no te pongas mal, sabes que esto cambiará, yo luché tanto tiempo por lograr lo que ahora tengo. Es muy grande la ciudad si no estás bien convencido, que quieres llegar bien alto aunque sea duro el camino…”

Escuché hace años esta canción por sugerencia de mi hija Lidia, cuando ella era una pequeña niña. Desde esa ocasión cada vez que la escucho, mínimo, un par de lágrimas no dudan en salir de mis ojos. En aquella ocasión me di cuenta que algún día mi hija se marcharía de mi lado. Tal como yo me fui un día del lado de mi mamá. La ley natural de la vida. Pero las partidas no son solo entre padres, madres e hijos. Parece que estamos destinados a un continuo despedir lo que queremos. Lo que causa dolor, dolor que debemos transformar en esperanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×