25 febrero, 2024

¿Puede una mentira hacerse verdad?

La verdad es relativa. Depende del ángulo del que la queramos ver, pero la verdad, el hecho en sí, es uno solo.
Hay personas que creen que por repetir una mentira mil veces, ésta se convierte en verdad, lo cual puede ser cierto en las almas pusilánimes y aborregadas que se dejan influenciar por la repetición incesante de algo.
Como dice Rubén Darío en su poema “La calumnia”:

Puede una gota de lodo
sobre un diamante caer,
puede también de ese modo
su fulgor oscurecer;
pero aunque el diamante todo
se encuentre de fango lleno,
el valor que lo hace bueno
no perderá ni un instante,
y ha de ser siempre diamante
por más que lo manche el cieno.

La libertad de prensa es un imperativo, no para que brille la verdad, sino para que su brillo alumbre la existencia de los hombres.

Es cierto que en muchas ocasiones el restringir la verdad puede permitir evitar un daño mayor a la sociedad. Pongo como ejemplo La India, donde hasta hace pocos años, la censura en el cine era tan fuerte que hasta un simple beso era censurado. Esto detuvo por un tiempo en la India mucho de lo que se vive en el mundo occidental. Lo mismo ocurrió en la antigua Unión Soviética y en Cuba, pero este freno es relativo, porque sólo lo detiene por un tiempo y al mismo tiempo frena el conocer lo que ocurre, y la corrupción y la impunidad pueden entronizarse y hacer, a la larga, mucho más daño que el mismo mal. Al fin, como con todo lo demás, se impone la avalancha mundial de deshonestidad y de destacar lo prohibido, porque el ser humano es hecho de envidia, de malos pensamientos, de crítica, de soberbia, de espíritu censurador, olvidando lo que mansamente advierte nuestro Salvador, “No juzguéis y no seréis juzgados”. A la gente le gusta tener de que hablar, por eso se ensaña con el débil, con el minusválido, con la persona diferente. Por eso también, siguiendo estos mismos lineamientos el comunismo y el socialismo buscan desesperadamente meter a todos los hombres en la misma bolsa de mediocridad (exceptuando, por supuesto a los líderes del grupo). Lo peor del asunto es que la persona que logra imponer este pensamiento unilateral, tiene sólo su verdad y como dije al principio hay diferentes ángulos desde los que esa verdad puede ser definida y entre sus muchas interpretaciones, siempre habrá algunas diametralmente opuestas y que tienen también toda la razón.

No por no mencionarla, la verdad desaparece,
No por repetir mentiras, se convierten en verdad,
Gritar, tapar la boca al oponente,
No es la forma de hallar la realidad.

Artículos relacionados

Ley de Hierro

Felipe IV, el Hermoso (1268-1314), también conocido como El Rey de
Hierro; gobernó Francia, según los historiadores, durante 29 años. El
historiador, novelista y ensayista francés Maurice Druon, nos narra bellamente
y nos hace conocer los entretelones de esta etapa turbulenta de la historia
europea, en la saga de “Los Reyes Malditos”.

Druon, inicia el primer tomo de la serie, así: “Al comenzar el siglo XIV,
Felipe IV, rey de legendaria belleza, reinaba en Francia como amo absoluto.
Había dominado el orgullo guerrero de los altos barones, sofocado la
sublevación flamenca, a los ingleses en Aquitania e incluso al papado, al que
había forzado a instalarse en Aviñón. Los Parlamentos obedecían sus órdenes
y los concilios respondían a la paga que recibían. (…). Seis de sus vasallos
eran reyes y la red de sus alianzas se extendía hasta Rusia. Ninguna riqueza
escapaba de sus manos. Paso a paso, había gravado los bienes de la Iglesia,
expoliado a los judíos y atacado a los banqueros lombardos.

No hay comentarios

  1. La verdad es relativa , dice Ud. y yo creo que no se equivoca.La verdad es como los sentidos nos permiten captarla y la ciencia medirla y valorarla es ,en fin,diria yo ,como un objeto a el cual nunca se le puede captar en su totalidad.Pretender que tenemos toda la razon,como el despota de palacio pretende,es tan solo una muestra de nuestro limitado entendimiento.Lo que yo si creo es en el libre juego de las ideas , en la discusion franca y sin limites por que al final ,solo podemos realmente respetar o no a las personas,por que las ideas son para ser debatidas ,rebatidas o aceptadas hasta que se presenten nuevas ideas con mejores argumentos y mayores meritos.Saludos.

  2. La verdad es relativa , dice Ud. y yo creo que no se equivoca.La verdad es como los sentidos nos permiten captarla y la ciencia medirla y valorarla es ,en fin,diria yo ,como un objeto a el cual nunca se le puede captar en su totalidad.Pretender que tenemos toda la razon,como el despota de palacio pretende,es tan solo una muestra de nuestro limitado entendimiento.Lo que yo si creo es en el libre juego de las ideas , en la discusion franca y sin limites por que al final ,solo podemos realmente respetar o no a las personas,por que las ideas son para ser debatidas ,rebatidas o aceptadas hasta que se presenten nuevas ideas con mejores argumentos y mayores meritos.Saludos.

  3. Dr. Gomez. El mentiroso o los mentirosos mueren por su propia lengua. Tarde o temprano caeran y volveran a mentir para salvar sus pellejos. Todos los ciclos tienen su fin y si grandes imperios han caido cuando se embriagaron con el poder, mucho menos tiempo tomara para que este punado de farsantes esten tras las rejas de la justicia que en ese momento habra que crear.

  4. La verdad depende del lente del que la mira, es cierto que la verdad brilla más que el oro; solo el lente desenfocado del torpe puede creer que una mentira sea verdad. La única verdad es que nos quieren callar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×