15 abril, 2024

Caos Jurídico

Es incuestionable que la justicia en este país viene siendo politizada desde hace muchísimos años. Se sostiene que quienes colocaban en sus cargos a los jueces en las diferentes provincias, es el partido político que tenía mayor influencia en esa zona territorial. Igualmente, es innegable que como producto de la politización de la justicia, se han nombrados como Jueces o Fiscales a personas que dejan mucho que desear en sus conocimientos o en su calidad moral para administrar justicia.

A partir del gobierno de la Revolución Ciudadana y de la promulgación de la Nueva Constitución de Montecristi, se le vendió al pueblo la idea de que se establecería una justicia mas transparente y alejada de la partidocracia; hecho que no se ha dado y muy por el contrario hemos caído en un verdadero CAOS JURÍDICO por la desacertada administración de justicia y de falta de imparcialidad e independencia de jueces corruptos nombrados a dedo.

La destitución del Presidente del Consejo de la Judicatura por parte de un Juez cuyos antecedentes según el destituido responde precisamente a dictámenes del partido gobernante, acentúa aun más el CAOS DE LA JUSTICIA. La Consulta Popular y el pírrico triunfo del SI, deberá dar paso a la conformación de un Consejo de la Judicatura provisional integrado por una trilogía que tendrá en sus manos la restructuración de las Cortes y Jueces, donde ya se avizora que el remedio será peor que la enfermedad.

El CAOS JURÍDICO en que esta envuelto el país es según el Presidente Correa el resultante de la corrupción de los Jueces y de tener que responder a quienes los nombraron. Pero el Alcalde Nebot manifiesta que la reforma de la justicia debe ser a base de medidas democráticas, bien delineadas y efectivas, que cambien los jueces, no por política ni captación del poder, sino sacando a los malos elementos para que los Jueces sirvan a la sociedad y no a los delincuentes.

MENOS MAL HACEN LOS DELINCUENTES, QUE UN MAL JUEZ.

Artículos relacionados

Yasuní: Mucho más que unos dólares

Sí! Aunque sean miles de millones de dólares que resulten de la intervención petrolera en el Yasuní, no quedaría curada jamás la herida causada en su hábitat. ¿Es que algo podría pagar la destrucción de sus bosques, la desaparición de las especies de fauna y flora, la intoxicación de sus ríos, la contaminación y degradación de su capa atmosférica? Pero, sobre todo, ¿cómo determinar y promover que la vida de los pobladores nativos que residen en el territorio de la reserva amazónica, sea respetada? No solo en su aspecto físico. También en su cultura. Con sus valores sociales, sus comportamientos sicológicos, sus vivencias mágicas y filosóficas al igual que sus creencias religiosas. ¿Acaso, no existe el ejemplo de la devastación ecológica causada por la presencia extractiva de las empresas norteamericanas, desde 1967?. ¿O es que se quiere arrasar con vegetación, tierras y etnias indígenas sobrantes? El daño hasta ahora es imperdonable. Madereros y caucheros han insistido, desde mucho antes, en desmantelar todo indicio de vida, buscando incluso lograr, por genocidio, la desaparición de las poblaciones del área? ¿Y los gobiernos que han optado por entrar, desde hace más de 40 años, contando con el actual, en el juego de los petrodólares? Ni siquiera han conseguido detener, o al menos calmar, la catástrofe socio ambiental de la amazonía nacional.

Adicción y homosexualidad

El motivo por el que se ha intentado conminar a dejar la homosexualidad por medio de encerramientos y torturas, creo que ha sido por la aberración mental de ciertos individuos que piensan que esa es la forma de corregir defectos mentales. Así mismo se trataba hace más de cincuenta años al ocioso, al descuidado, al díscolo, etc. A Dios gracias, esa época de obscurantismo ya pasó. Sólo vemos sus rezagos.

Leyendo la nota de un diario sobre las declaraciones de Ángel Llorent, él indica que por más de 10 años lo trataron con medicamentos para “curar” su homosexualidad y fallaron. Creo que el problema va mucho más allá de la medicación, pues el problema encaja más dentro de la lógica y la moral.

Recordemos que moral es sinónimo de costumbre. Para los caníbales, comer humanos es bueno. Para nosotros es una aberración. Durante siglos se consideró que la homosexualidad era una depravación de la costumbre sexual, pues Dios nos creó hombre y mujer y puso el sexo no como diversión, sino como forma de preservar la raza humana, o al menos esta fue la moral o la costumbre establecida de antaño. Para ese entonces, la moral indicaba que el sexo entre personas del mismo sexo era una aberración a los ojos de Dios y del mundo. La normalidad o anormalidad de la relación homosexual está dada entonces por el convencimiento personal individual, de que eso es normal o anormal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×