15 abril, 2024

Salón de Julio: Triste desventura

El Municipio está refugiado en su trinchera de susceptibilidades y quiere sacar su cabeza por el hoyo en que se halla metido. En papel membretado, sin fecha y sin firma han hecho circular profusamente un documento que dice exactamente lo siguiente:

DESNUDO Y EROTISMO O PORNOGRAFÍA Y DEGENERACIÓN

LA MUNICIPLAIDAD DE GUAYAQUIL, EN SU SALÓN DE JULIO, NO DESCALIFICA NI EL DESNUDO NI EL EROTISMO. QUE QUEDE CLARO

LAS “OBRAS” ADJUNTAS SON DESNUDOS ; ¿SON ERÓTICAS? O SON PORNOGRAFIA Y DE MALA CALIDADJUZQUE USTED….

LA PORNOGRAFÍA ES PROHÍBIDA POR LA LEY Y NO SERÁ EXHIBIDA Y PEOR AUSPICICIADA POR LA MUY ILUSTRE MUNICIPALIDAD DE GUAYAQUIL EN EL SALÓN DE JULIO

Adjunta ocho dibujos pornográficos al más puro estilo Pancho Jaime que, según dejan suponer, algunos interesados han querido inscribirlas para participar en el Salón de Julio a sabiendas que en las bases de concurso se prohíbe la participación de las obras con contenido sexual explícito.

Esta triste desventura o maniobra para salvar “el honor intelectual” de don Melvin Hoyos, Director del Salón de Julio, produce mi frontal rechazo por ser manipuladora al usar artimañas políticas engañosas, bajas y sucias. Huyen del debate académico y reaccionan como si se tratase de una campaña electoral donde se debe ganar de angas o de mangas.

Los hechos son los siguientes. El año pasado en el Salón de Julio participó una obra que perturbó a la mente de un sector o enfermizo o no culto de la ciudad. La escultura de Graciela Guerrero representando a un negro violando a un niño blanco, causó estupor. La obra fue sacada de su contexto el mismo que constaba en el catálogo. La dramática representación era una réplica y crítica a la forma como diario EXTRA recreó gráficamente una noticia. Posiblemente Melvin todo lloroso por lo que le había sucedido a SU Salón, le contó al alcalde quien sin más ni más, dicen, ordenó retirar la obra. Seguramente el Alcalde no leyó el catálogo o no quiso comprarse el pleito con ese diario de enorme circulación.

Esta escultura de Graciela Guerreo quizás no merecía un premio artístico. No lo sé porque no la pude ver y, además, no soy juez ni perito de nada. Pero ese atrevimientote la artista debió generar un debate respecto a la manera como la prensa amarillista está calando y en que medida puede estar retroalimentando la criminalidad. Vaya oportunidad que se perdió precisamente ahora que se discute sobre la ley de comunicación donde muchos no aceptamos ninguna restricción, así como tampoco no aceptamos las restricciones impuestas en el Salón de Julio de nuestra ciudad de Guayaquil.

Para curarse en sano de la experiencia del 2.010 a Melvin se le ocurrió prohibir participar en SU Salón de Julio 2011 a toda obra que contenga “sexo explícito”. Algunos creen que con prohibir algo el problema se acaba. Está prohibida la pornografía y ahí vemos todavía circulando la revista Pancho Jaime, pese a que este mal recordado personaje fue asesinado por uno de sus tantos agraviados. El EXTRA llegó a subir cada vez mas su circulación en base de desnudos y sangre o dibujos casi explícitos, porque al menos se ha cuidado de no mostrar los órganos reproductores asumiendo que en eso de la vagina y del pene es el punto de inflexión entre lo que es explícito y lo implícito.

En estas circunstancias me he alineado en contra de la prohibición que consta en las bases del Salón de Julio. Me he preguntado por medio de este blog donde empieza y donde termina lo explícito. Yo mismo no lo sé y ojala que Melvin lo sepa considerando que en el campo del arte todo es subjetividad. Sino no existiría el surrealismo, ni el cubismo, ni lo abstracto.

A toda acción una reacción y es así que la prohibición generó dos consecuencias. Por un lado la solicitud de ingreso de esas ocho obras pornográficas para desafiar al criterio municipal, diseñadas justamente a sabiendas que no podían participar. Una forma de protesta y de tomar el pelo a los prohibicionistas. De mal gusto la estrategia, así como de pésimo gusto la reacción municipal de difundir algo que prohíbe mediante un boletín sin firma. Su idea es repartir esos adefesios pornográficos entre los columnistas de opinión para que ellos se escandalicen y cubran las falencias intelectuales de quienes no supieron manejar el debate causado por la prohibición. Maniobra sin duda de inspiración politiquera, porque artística no es. Difundir lo que se quiere prohibir es de tontos o de mala fe.

Como segunda reacción la prohibición logró que un grupo de intelectuales de verdad anteponga un recurso de protección para levantar la veda. Era de ver las iras y balbuceos de Melvin y abogados ante el juez obligados a un juego mediático. El Juez, como era fácil suponer, a lo Poncio Pilatos se lavó sus manos en este juicio sin cuantía. Lo que quedó en evidencia es el distinto grado de iluminación o brillantez entre los abogados que intervinieron en los estrados. Entre los inhibidos y los desinhibidos hay una enorme murallón al menos en cuanto a eso de ser más o menos divertidos.

El debate real que debe darse es sobre el prohibicionismo y sus efectos positivos o negativos. Se debe debatir respecto a como se debe manejar un concurso artístico representativo de Guayaquil. Revisemos como lo hacen no en Copenhagen, Dinamarca, Estocolmo, Paris o New York, sino como piensan y siente los propios artistas ecuatorianos respecto a participar con o sin restricciones, y si es que hay o no una mayor creatividad en un ambiente puritano encarnado por Melvin, o bajo los criterio libertarios de estos desaforados maniáticos sexuales que finalmente es como quedamos quienes nos hemos opuesto a un prohibicionismo tonto, miope y estéril.

No es una batalla entre quienes hacemos el amor desnudos y entre quienes lo hacen con tapujos. Es un batalla por abrir más o menos las mentes en un mundo que se necesita cuestionar constantemente. Es una batalla por definir la identidad de Guayaquil en cuanto a su amplitud o estrechez cultural y artística.

Artículos relacionados

Cambio de horizonte

¡Las estructuras políticas fracasaron! La gente ya no vota por lo establecido. Ahora lo que hay es un voto (¡y con razón!), de resentimiento social. El refrán: “are all the fishermen liars, […]

No hay comentarios

  1. Creo que se equivoca al decir que esto es una batalla por definir la identidad de Guayaquil en cuanto a su amplitud o estrechez cultural y artística.

    Desde mi punto de vista se trata del ejemplo que debe dar el municipio como entidad reguladora de la ciudad… debe el municipio, en pro de la mal llamada libertad cultural, apoyar la pornografía? o debe el municipio dar un ejemplo de que la libertad no significa libertinaje o degradación social?
    La pornografía efectivamente no se va a resolver por haberla prohibido en el Salón de Octubre pero tampoco pidamos que el municipio aliente la misma permitiendo su exposición en un lugar público.
    Al que le guste la pornografía que la siga viendo en la privacidad de su casa, en el momento que quiera y en la cantidad que quiera, pero esos que disfrutan de verla y contemplarla no pueden venir a obligarnos a que la veamos en lugares públicos.
    Por último, si usted quiere que este tema se debata lo puede hacer, pero para eso tampoco se necesita que se la exponga públicamente.

  2. La linea que divide a lo pornografico y a lo que no es pornografico esta directamente relacionada a la reaccion sexual que experimenta la persona que lo mira. Y esta reaccion sexual va relacionada al grado de cultura que tiene la persona.
    El «arte pornografico» es un arte barato, que se alinea con personas de baja cultura, pero por ser arte no se lo puede prohibir.
    Los grandes museos y galerias de arte del mundo tiene sus secciones y entre ella se encuentra el de los desnudos, que por cierto son las salas mas visitadas.

  3. Sin ser nada más que una ciudadana común y corriente, desde hace algunos años he cuestionado las desiciones de los que manejan el Salón de Octubre y para eso les he hecho llegar mi opinión a un blog que por lo menos hasta el año pasado existía.
    No soy artista (Por lo tanto no sangro por la herida) ni tampoco crítica de arte, pero sí he podido apreciar la enorme falta de criterio o el terrible mal gusto para elegir las obras ganadoras.
    Ahora me entero por el Sr. Raad, de esta polémica surgida.
    Desnudos maravillosos y extraordinarios se exiben en todos los museos del mundo, pero pienso que hay que distinguir entre lo bello y lo vulgar, entre lo sublime y lo insultante. Asumo que para que un cuadro participe, primero existirá una selección, por que con la cantaleta de que todos tienen derecho a exibier sus pinturas, tampoco pueden castigar al público con adefesios o vulgaridades.
    Creo que cualquier obra erótica, si es realmente artística tiene derecho a exibirse, estoy con Ud. en eso Henry Raad.

  4. ESTOY DE ACUERDO COMO SIEMPRE CON NUESTRO ALCALDE NEBOT, SI QUIEREN ESAS BASURAS EXPONER HAGANLO EN CUENCA O EN QUITO, PERO AQUI EN GUAYAQUIL NO!! ASI DICEN LAS ORDENANSAS, EL ALCALDE Y EL PUEBLO Y PUNTO . !! VIVA GUAYAQUIL CARAJO!!

  5. Bueno creo que no hay mucho que discutir acerca del Salón de julio, es un concurso sin un fundamento sólido y para colmo ponen reglas en donde nunca existió una estructura consistente para el concurso, en primer lugar es promocionado como un concurso de pintura y se exiben instalaciones, esculturas, tejidos artesanales, recortes de revistas, collage, etc, etc. Segundo. No existe una temática específica es un continuo divagar entre temáticas y géneros diversos, Tercero Ni siquiera existe una técnica específica de pintura, no se puede valorar un boceto de tinta china de la misma manera que una pintura al óleo, el colmo de los colmos se prohibe la publicación de sexo explicito en las obras, bueno creo que no es necesario poner sexo para hacer escándalo como lo hacen la mayoría de las obras que clasifican a este concurso, creo que el arte que se exhibe ahí esta muy lejano a la belleza y a llegar a los sentimientos de las personas, mi propuesta buscar espacios alternativos, exponer en lugares donde no se tenga ideales estéticos tan degradados, publicar las obras en internet en donde existe mas libertad y es un espacio mas democrático.

  6. Mucha mojigateria, creí que eso era un mal genético en las personas de la sierra, pero veo que acá en Guayaquil, tambien hay quienes lo tienen. Estoy de acuerdo con usted doctor Raad.

  7. Ser o no ser,esa es la pregunta. Que es pornografia , arte , arte en la pornografia? pornografia en el arte? Es interesante ver como aquellos que creemos en la libertad ,algunas veces, no nos detenemos ante el uso de la sensura cuando nuestros paradigmas son retados.La historia recoje un sinnumero de artistas( famosos todos)que pintaron o dibujaron ,etc. «pornagrafia».El arte ,cuando malo,nadie lo quiere.Debe ser el publico el que con su patronaje decida que es aceptable.Vivimos 500 anos despues desde que Miguelito pinto los frescos de la sistina y seguimos pintandoles frescamente ropajes para cubrir sus desnudeces.Carlos Franco. Director Artistico de The Children`s Gallery and Arts Center. homestead,Fl USA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×