15 abril, 2024

Demagogia

Venezuela pierde mucho más que el Ecuador por subsidiar el consumo de combustibles y los convierte en los más baratos del mundo. “En comparación con el costo de producción, el subsidio es más de $1 500 millones”, respondió Rafael Ramírez, ministro de Energía y Petróleo, durante el programa dominical de televisión del presidente Chávez, transmitido desde el estado Vargas.

En Venezuela, el galón de gasolina cuesta menos de ocho centavos al cambio oficial o la mitad al tipo de cambio libre. Un tanque de 25 galones se llena con menos de $1.. Una botella de agua cuesta 30 veces y un café expreso 50 veces más. Un usuario puede dejar propina al que limpia el parabrisas más dinero del que paga por el combustible de su vehículo.

“La gasolina casi se regala en el país”, ha dicho el ministro de Finanzas, Alí Rodríguez, quien fue también titular de Energía. “Ya es una grosería vender la gasolina como la estamos vendiendo. ¡Mejor sería regalarla!”, por los altos costos de operación y de distribución, ha dicho varias veces el mismo presidente Chávez, quien se siente atrapado en su propia demagogia, dado que no solo regala combustibles a los venezolanos, sino también a Cuba y Nicaragua.

“Venezuela consume al día casi 750 000 barriles, 70% gasolina, y la diferencia entre el precio de venta local y el de países consumidores netos de petróleo llega a $26 000 millones este año”, dijo el economista Asdrúbal Oliveros, de la firma Ecoanalítica.

Si Venezuela vendiera su combustible sin ganancias, pero cargando al consumidor interno todos los costos, el subsidio llegaría a $17 000 millones.

Por lo tanto, es falsa la afirmación o cifra oficial de $1500 millones.

El bajo precio de la gasolina es esencialmente un subsidio regresivo, porque la mayor cantidad de combustibles, la consumen autos particulares, de las clases media y alta, mientras que los más pobres usan transporte público deficiente. Se estima que cada automovilista venezolano recibe un subsidio de entre $3 y $4 mil anuales, dependiendo de su recorrido o consumo.

“El 80% de la gasolina es utilizado en vehículos privados, qu e transportan solo el 20% de la población, mientras que 80% de los ciudadanos dependen del transporte público, que consume 2% de la gasolina”. En Ecuador subsidiamos la mitad del precio de los combustibles y más del 75% del precio del gas doméstico.

El subsidio global cuesta alrededor de los $5 mil millones, en su mayoría en beneficio de las clases más pudientes.

Debiéramos ser más creativos en focalizar y colocar mejor los subsidios, en beneficio exclusivo de los más pobres y no desperdiciar tan inútil y groseramente nuestros escasos recursos. Mucho menos, favorecer el contrabando a países vecinos y el enriquecimiento de quienes se dedican a tan lucrativa actividad.

Tomado de http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/demagogia-460935.html

Artículos relacionados

Empezaron a cantar

He dedicado mis últimos artículos a la campaña electoral que está hirviendo y no necesariamente por el fervor de sus candidatos, sino por los escándalos de corrupción que siguen adornándola y agregando […]

¿Sonríe?

Debo confesarlo, la campaña “Sonríe Ecuador”, que está siendo promovida por el señor Vicepresidente de la República, me agrada, y me atrae, porque de iniciarse por parte del Gobierno, un real proceso […]

No hay comentarios

  1. Es la pura demagogia de usar dineros publicos, o administrarlos muy deficientemente, con varios objetivos detras de esta irregularidad.
    Por ejemplo, lo que regalan a Cuba y a Nicaragua, no llega a sus ciudadanos, pues los cargamentos son vendidos a las empresas internacionales y ese dinero va a los bolsillos de esa mafia creada entre Chavez, los Castros y Ortega.
    Y como siempre, estos dineros son pagados en cuentas camufladas en los centros de proteccion para estas malpracticas como las Cayman, Panama, Argentina, Paraguay.

  2. Es la pura demagogia de usar dineros publicos, o administrarlos muy deficientemente, con varios objetivos detras de esta irregularidad.
    Por ejemplo, lo que regalan a Cuba y a Nicaragua, no llega a sus ciudadanos, pues los cargamentos son vendidos a las empresas internacionales y ese dinero va a los bolsillos de esa mafia creada entre Chavez, los Castros y Ortega.
    Y como siempre, estos dineros son pagados en cuentas camufladas en los centros de proteccion para estas malpracticas como las Cayman, Panama, Argentina, Paraguay.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×