30 mayo, 2024

El actual Estado Ecuatoriano

Se engañó al pueblo para convocar una Constituyente que se transformó en un pretexto personalista para hacer lo que le daba la gana al caudillo embaucador. Tal cómo se advirtió oportunamente.

Nació una Constitución hecha al apuro e impuesta con la inclusión de párrafos agregados al antojo, fuera de tiempo.

Según ella el actual Estado Ecuatoriano debería estar conformado por cinco poderes estatales: el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo, el Poder Judicial, el Poder Electoral y el Poder de Transparencia y Control Social.

Este sistema de poderes se dijo que se establecía para ser usado en modelar la amplia variedad de interacciones sociales, por si los actores de uno quieren tener la capacidad de intervenir sobre otros para lograr su imperio.

Un actor “poderoso” puede querer tomarse opciones del conjunto de elecciones de otro; puede cambiar los efectos relativos de las acciones; puede cambiar la probabilidad de que una acción dada lleve a un resultado dado; o podría simplemente cambiar las creencias del otro sobre su estructura incentiva.

De acuerdo con la antes mencionada filosofía, siempre debe existir una fuerza (poder) neutralizante del otro.

No se previó la existencia de la vanidad de una persona capaz de atropellar la Constitución y los ideales democráticos.

Vanidad presidencial constituida en un tipo de arrogancia, engreimiento, una percepción exagerada de la soberbia. De acuerdo a la teología cristiana clásica, la vanidad hace que el hombre no necesite de Dios y es considerado muy a menudo como el “vicio maestro”.

En algunas enseñanzas religiosas se considera como una forma de auto idolatría en la que uno rechaza a Dios por lo que hace él mismo, es uno de los siete pecados capitales ser un vanidoso.

Mason Cooley dijo “la vanidad bien alimentada es benévola, una vanidad hambrienta es déspota”.

Las personas vanidosas por lo general intentan engrandecerse ellas mismas para poder tranquilizar esa inseguridad que es simplemente la confirmación de que no hay nada de cierto en esa auto publicidad y súper mercadeo que lanzan constantemente proclamando sus “virtudes”.

Nada demuestra más claramente ese deseo vanidoso de poder total que el llamado a esta dizque “Consulta” para formalizar en grande el pisoteo que se ha ejercido sobre la Constitución impuesta por el “magnífico”.

Usando el modelo clásico del vanidoso, adorna el “Referéndum – Consulta” de forma artificiosa con inútiles temas que saben que son ansiados por todos los ecuatorianos: ¡Control a la Delincuencia!, mientras su efecto es hacer pasar el desproporcionado deseo de manejar a su libre capricho, “democráticamente”, todo.

No deja de ser un gran sarcasmo que se proponga librar a los toros de su triste suerte en el ruedo, mientras a los humanos que conformamos la Patria Ecuatoriana nos despojan de toda capacidad de demandar nuestros derechos, de aspirar a una justicia limpia, a leyes claras y constantes.

Nos proponen pedir que retornemos a la era feudal; empero, sin la oportunidad que había en ella de poder migrar a otra zona. Ahora: ¡Hasta tu ADN ya consta en las bases del “Gran Hermano”!

No podemos aceptar como “garante” uno que ha renegado a todos sus anteriores avales implícitos o formales; empezando por sus promesas de campaña.

Tomen en cuenta que desde ya ha manifestado que no tomará en cuenta los resultados del Tribunal Constitucional ¿Esa es una garantía de sometimiento a la ley o voluntad popular?

Claro que él ya sabe que su reino de terror ya lo sienten todos. Lo que no sabe es que muchos reaccionan al terror con fiereza y pundonor.

Es claro, tenemos que hacerle saber anticipadamente que NO vamos los ecuatorianos a entregarle nuestra libertad aceptando su mal intencionada propuesta. Y que sí le pediremos cuentas por el crecimiento de la inseguridad que se debe a sus actuaciones.

Artículos relacionados

30 de septiembre de 2010: análisis

ECUADOR-PROTESTAS

Estricta sinceridad: Rafael Correa Delgado inició todo el caos del 30 de septiembre de 2010. Su controvertido temperamento en ejercicio de la dignidad que representa, el 30 de septiembre nos pasó factura a todos. El lenguaje presidencial siempre incendiario y su estilo de confrontación al hacer gobierno, nos han empujado una vez más a una rebelión disfrazada de golpe de Estado, esta vez, patéticamente protagonizada por policías nacionales.

Por supuesto, no podemos olvidar que la Policía Nacional carga una responsabilidad gravísima por la asonada. Pero tampoco desconozcamos, lamentablemente, que el hiperpresidencialismo nacido en Montecristi y operado en la Constitución vigente, es la matriz de esta anarquía. Sin división real de poder entre funciones del Estado, en la Asamblea Nacional (insisto e insistiré, fiel copia del viejo Congreso Nacional) se hace lo que el jefe dice o manda a decir con Aminta Buenaño en papelitos.

Baja Calificación

Es difícil no reconocer la labor que en ciertas áreas ha realizado el gobierno del Presidente Correa. Sin lugar a dudas una de las que mayores comentarios recibe es la relativa a la red vial; no se conoce a plenitud los montos gastados en las carreteras, pero la obra sí es factible palparla. Otro avance es en la infraestructura educativa; se han construido colegios en algunas ciudades del país aunque para ello no se haya realizado una planificación acorde con los sitios donde estos van a funcionar. Igual podríamos decir de las mejoras a nivel de salud; afiliación con el IESS,; recaudación de impuestos, etc.

Pero donde no se ve mejoras y el gobierne obtiene una muy baja calificación, es en seguridad. La lucha contra la delincuencia y más que nada contra lo que es el sicariato, tráfico de drogas y lavado de dinero, ha desbordado todo margen imaginable. No dan pie con bola y mas vale el ambiente de inseguridad se va transformando en un terror colectivo que invade cada vez más los hogares de los ecuatorianos.
Las paginas de los Medios nos traen cada día mayor numero de asesinatos, los que según la policía tiene el mismo móvil, el cobro de cuentas producto del churco o en su defecto los relacionados con el trafico de estupefacientes y de robos a víctimas que han presentado resistencia. En el Agro, el robo de ganado, y en el mar, el de motores de embarcaciones va volviéndose cada vez más grave.

No hay comentarios

  1. Antonio gracias por traducir el sentimiento de los ecuatorianos de bien y de los que creemos en libertad y democracia. Me alienta el saber que hay personas como tu que desde cualquier tribuna desnudan el alma torcida, la arrogancia enfermiza y las aspiraciones maquiavelicas del dictador. Gracias

  2. Que el Señor nos coja confesados

    (Proverbios 16:25) Dice: Hay caminos que parecen derechos al hombre, pero su
    fin es camino de muerte.

    13.(Jeremías 17:9) Engañoso es el corazón mas que todas las cosas, y perverso; ¡quien lo conocerá

    La gente con metas se abren camino en las situaciones mas difíciles, ellos
    logran alcanzar lo que quieren

    La naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos y humildes en la adversidad (N Maquiavelo)

    El pueblo es aquella parte del Estado que no sabe lo que quiere. F Hegel

    Es tiempo de parar tanto atropello, tantos errores, ya hemos visto mucha arrogancia, y esperemos que esta vez el pueblo no se equivoque

    (Proverbios 16:18) antes de la catastrofe está el orgullo, y antes de la caída, el espíritu altanero.

    Que el Señor los coja confesados

  3. Brillante exposición Sr. Antonio Kure. Usted ha descrito bien al déspota.

    < Vanidad exterior, es indicio de pobreza interior> reza un conocido refrán español.

    O como solía decir Honoré de Balzac: Hay que dejar la vanidad a los que no tienen otra cosa que exhibir.

    El dictador se ha propuesto pedir otro cheque en blanco, para darse un baño de popularidad que tanta falta le está haciendo por estos días. Se le nota a leguas que anda preocupado por la recolección de firmas que está haciendo el periodista Carlos Vera. Por eso su desesperación con su referéndum fulero, en el que hace un revoltijo con el periodismo, delincuencia, toros, bingos, casinos, hatos y garabatos, que estoy segura que ni él mismo entiende.

    Lo que va a tratar otra vez el tirano, es meterles gato por liebre a los analfabetos y a los deslumbrados ciudadanos que todavía tenemos por montones en el sufrido y feudal Ecuador. No me cuento entre los ignaros, ni los aturdidos, porque jamás se me habría ocurrido votar por un aventurero descarriado, con ínfulas de nuevo rico; cuyas acciones atolondradas, decisiones inmaduras, simulaciones y esquizofrenia aguda, ya nos están pasando la factura.

    La delincuencia cruel y desenfrenada, las mafias criminales internacionales, el tráfico de estupefacientes y el sicariato nos lo ha traído ese hombre. Todas esas lacras estaban a la expectativa, esperando que un desalmado les abriera las puertas. De remanso de paz, hemos pasado a ser un país desahuciado por el que transitan avezados criminales.

    Ese irresponsable nos ha propulsado a la escala mundial entre los países más peligrosos y desordenados. Y, ¿aun se atreve a pedirnos que lo dejemos hacer y deshacer con nuestro destino? ¿Hasta cuándo habrá que soportar sus chifladuras, vanidades y caprichos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×