14 abril, 2024

Una Familia Especial

Me visitó en mi oficina Sébastien Melieres, de revista Vistazo, conversando sobre los libros que he escrito, se refirió en especial a uno: “Gutis, la hamaca y la perra”. La vida de mi hija Karyna, contada como una historia infantil y animada por las caricaturas que dibujó mi hija Lidia. Esta historia en realidad aún no ha sido publicada como un libro de venta al público. Fue publicada como libro pero para darla como recuerdo de Primera Comunión, en ese día tan especial para Karyna, el 27 de noviembre de este año.

La escribí hace dos años, cuando en el colegio a donde estudia mi hija, pidieron que los padres escribamos un cuento para regalar a nuestros hijos en Navidad. El cuento como tal quedó precioso. No porque yo lo haya escrito, sino porque en él hablo del precioso tesoro que ha sido Karyna en nuestras vidas. Pero como tantas cosas, paso a formar parte de los recuerdos que se muestran a familiares y amigos en las reuniones caseras.

En la Feria del Libro del mes de julio en Guayaquil, se lo mostré a mi compañera de Stand, Sandra López, autora del libro “Nardo y los zapatitos de Oro” (biografía de Jefferson Pérez) Ella se quedó maravillada con la historia y las animaciones. Insistió en que era un libro que debía ser publicado. Por eso cuando decidimos publicarlo, al menos como recuerdo de Primera Comunión, le pedí que escribiera la contraportada, que dice así:

“La aventura empieza con las travesuras de la inquieta y lista Gutis. Quién en su diario vivir nos demuestra que lo esencial en la vida, radica en rodearse de aquellas cosas que nos brindan alegría y satisfacción. En definitiva: lo que nos hace sentir felices.

Junto a sus dos mejores amigas, ella forma un mundo de fantasías, al que solo pueden ingresar quienes tengan la “llave mágica”. La ternura y la sabiduría de la niñez se mezclan en Gutis, dándonos un ejemplo, de que el amor se encuentra en el bienestar que cada uno siente en su interior.

Un libro especial para disfrutarlo en familia, con narración fácil encantadores dibujos de colores, colores que la misma Gutis se encarga de regalarnos día a día”

Gutis, es el sobre nombre de Karyna. Su hermana Paula le puso así, porque cuando eran muy chiquitas, Paula no podía decirle “Gordis” y le decía “Gutis”. Paula es la tercera de mis hijos, luego de Lidia y Victorino Antonio. Karyna es la cuarta.

El asunto, volviendo al tema con el que inicie el artículo, es que Sébastien, leyó el cuento y me comentó sobre él. Yo respondí que me gustaría publicarlo para motivar a la gente a sensibilizarse cuando hay niños especiales en las familias, los colegios, etc. Sébastien me dijo, pero justamente eso es lo que no parece. En el cuento no parece que se habla de una niña especial, lo que se nota es una “familia especial”.

Sus palabras realmente me conmovieron. Porque es uno de los piropos más bonitos que he recibido en mi vida. Ese junto uno que me dijo alguna vez la miss Patty, profesora de catecismo de mi hija Karyna: “lo que yo noto en ustedes es que son una familia que ama mucho a Dios”, realmente me han emocionado.

La emoción, no es porque seamos especiales ni porque amemos mucho a Dios. En realidad pienso que ni siquiera somos normales, más nos parecemos a “los locos Adams”, cada uno con su locura a cuestas. De amar a Dios, no sé si lo amemos mucho o poco, lo que sí sé es que lo amamos. Cada uno a su manera y a su intensidad.

La emoción que sentí es porque a veces me parece que vivir es una lucha y mantener una familia unida pese a las diferencias es una tarea de desgaste. No pensé jamás que pudiéramos dar tan buena imagen.

En tal caso, escribir sobre esto, es solo una forma de dar las gracias, por tan generosas y bellas palabras a esas personas y al mismo Dios, porque a pesar de todas nuestras fallas, equivocaciones y divergencias, nos ha permitido sobrevivir juntos un año más, disfrutando del mayor tesoro que se puede tener en esta vida: una familia.

Deseo de todo corazón que cada lector de Desde Mi Trinchera, valore esa condición especial del ser humano, la de tener una familia. Si en medio del caos que vive el mundo, del caos social y del mismo caos que vive cada ser humano, se sacan las cuentas y todos siguen en casa, es un año para celebrar. Que Dios bendiga a todas las familias del Ecuador. Con todo mi cariño: ¡Feliz Año 2011!

Artículos relacionados

La camita

Hay metas a las que no puedes llegar si intentas solo.

En las posturas de Hatta yoga, las asanas, hay una que al lograrla te llena de un inmenso placer,
es un goce estupendo, algo realmente delicioso, es la postura del arco. Muchas personas pueden
llegar a ella sin ayuda. No es mi caso. Hice el arco varias veces pero con ayuda. En ocasiones, y tal
vez sea lo que me ocurre a mí, es el miedo a “lo desconocido”, a que algo vaya a pasar, algo malo,
lo que impide que lleguemos a esa meta.

No hay comentarios

  1. Muy linda historia. Cada familia tiene sus cosas especiales, y pues todos somos locos a nuestra manera. Lo importante es que siempre exista amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×