14 abril, 2024

El servir

“Las únicas cosas en la vida de las que podemos decir que somos verdaderos dueños son nuestras propias acciones.” – C.C. Colton –

El legítimo sueño ecuatoriano que está completamente arraigado en el subconsciente de la mayoría de nuestros compatriotas es poder tener una salud y educación de calidad para poder tener un trabajo honesto; así tuviéramos bienestar para poder disfrutar de la vida con familiares y amigos y veríamos a nuestros hijos superarse cuando tengan la edad adecuada.

Pero en este mundo tan ajetreado en el que vivimos actualmente es difícil tener la capacidad de observación y el discernimiento necesarios para distinguir claramente la raíz de nuestros problemas y poder conseguir este sueño ecuatoriano. Uno se da cuenta de esto al escuchar a las personas discutir a diario de cualquier situación que se haya presentado, al sentir que lo que se esconde detrás de tanta preocupación y supuesto interés es nada más que la necesidad de encontrar un culpable para el suceso, con el objeto de satisfacer nuestro propio ego.

La indiferencia esclaviza a la persona a los antojos de los apasionados; porque estos terminan dirigiendo. Y ya estamos viviendo una inseguridad insoportable. Se nos roban todo y con alevosía y violencia porque nos dejamos. Porque nadie hace nada.

Sin embargo la solución se esconde dentro de cada uno de nosotros. Solo el servicio puede producir el puente necesario entre la capacidad y la solución del problema. Tú tienes una luz. No la escondas. No se va a apagar porque es fuerte, pero no la escondas. Ilumina a los demás y así ellos también enseñarán su luz.

Y es que para poder rescatar a nuestro país que pide un cambio positivo, debemos hacerlo mediante el servicio a nuestros hermanos ecuatorianos. Desde el gobierno o fuera de este. Lo importante es servir. Y lo bueno del servicio es que no se necesita un título universitario para poder servir. No se necesita tener ni dar dinero para servir. Sólo se necesita un buen corazón y resolución.

Para esto se necesita haber superado cualquier problema personal que le impida a uno darse a los demás; porque para servir a los demás primero debemos amarnos a nosotros y eso significa conocernos y aceptarnos como somos. Para eso necesitamos aceptar y dejar entrar a Dios, que tanta falta nos hace en estos tiempos. Y nos hace falta porque su mensaje y nosotros como receptores estamos en dos canales distintos. Tenemos que ponernos en el mismo canal, en el mismo camino que nos plantea Dios para poder entender lo que quiere de nosotros y tener las fuerzas para poder sobrellevar con felicidad lo que parece pesado o malo en la vida.

Quien quiera ser el primero que se haga el servidor de todos. Y como Dios mismo al hacerse hombre para poder nosotros entenderlo mejor, pasó por hambre, sed, estuvo semidesnudo cuando en la cruz le robaron la ropa, pasó dolor en el cuerpo y en el corazón, se identifica con nosotros que tenemos algunas o todas de estas cosas y por eso es que dice “Lo que hagas a cualquiera de las personas me lo haces a mí”. ¿Quiénes son los necesitados? Todos nosotros en distinta medida y en distintas épocas. Así que ayudémonos para que cada uno pueda salir adelante por sí solo.

Artículos relacionados

Entidades de Seguridad Ciudadana

La llamada “Ley del Código Orgánico de Entidades de Seguridad Ciudadana” fue enviada por el presidente Correa a la Asamblea, por coincidencia o no, el 30 de septiembre de 2011. Este proyecto, confusamente establece la “creación” de tres instituciones: la Policía Nacional, el Servicio Civil de Investigación de la Infracción y el Servicio de Protección Público; es un verdadero galimatías.

El Libro I, que se refiere a la Policía Nacional, en realidad es una mezcla incompleta de la ley orgánica, de personal y del reglamento de Disciplina, que en una institución jerarquizada como la policial debe establecerse con claridad cada una de ellas y, como dicen los abogados, “por cuerdas separadas”. Normalmente, la Ley Orgánica establece su organización y fija las atribuciones de los organismos que la constituyen, relación de mando y subordinación de sus miembros; la de Personal, tiene la finalidad de regular la carrera de sus miembros, para conseguir su selección, perfeccionamiento y garantizar su estabilidad, en base a su capacidad y mérito y, el reglamento de Disciplina, es un instrumento moral y jurídico que garantiza el fiel cumplimiento de sus misiones.

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×