22 mayo, 2024

Artículos relacionados

"La justicia de Oropel"

Es imposible, aunque uno tenga la mejor de las voluntades de hacerlo, hablar de cosas buenas
de este gobierno, claro está, saldrán los adláteres al poder y dirán que tenemos muy buenas
carreteras, que se han mejorado y construido nuevas infraestructuras de salud y educación, y
así algunas cosas más por el estilo, obras tangibles, que sería necio desmerecerlas, sin embargo
de lo anterior, de que me sirve una excelente carretera, si su contorno sigue sin equipamiento,
y las poblaciones a su alrededor siguen abandonadas y sin servicios, o de que me sirven lujosos
centros médicos o educativos, si no tengo personal capacitado para que lo administren, peor aún
técnicos especializados para operar su implementación.

Recuerdo que en algunas ocasiones el Mashi Mayor, dijo que las obras de Guayaquil, eran
simplemente de “oropel”, lo que en buen romance sería expresar, que lo realizado por nuestros
dos últimos Alcaldes, es una pura y simple ficción, digo yo, “oropel”, sanear el Municipio de
gente que cobraba sueldos, sin siquiera vivir en el país, reconstruir el Palacio Municipal, que
antes de agosto de 1992, era una verdadera cueva de ratas y rateros, levantar el autoestima
del guayaquileño, que estaba tan venida a menos, por décadas de nefastas administraciones,
dotar de infraestructura vial a la ciudad que prácticamente estaba en ruinas, dotar de una red de
mercados física e higiénicamente adecuados, obras de “oropel”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×