16 junio, 2024

Feliz 2010

Se acabo el 2009, el que en sus tres últimos días me dejo dos sorpresas, desde luego importantes, la una buena y positiva y la otra mala, pues pudo ser muy mala, gracias a Dios se convirtió solo en un gran susto. Ojala que para todos mis amigos, hombres y mujeres, los desalientos, penas y tristezas se hayan ahogado hasta el final del año 2009 y se hayan convertido en cenizas, al quemar, bien quemado, el viejo año.

Ojala que con el 2009 también se hayan quemado los odios, intrigas y rencillas que fueron producto de tantos sinsabores que pretendieron desfigurar el desarrollo y prosperidad de la ciudad más grande y prospera del país, nuestro querido Guayaquil, ciudad constituida en alberge de todos los ecuatorianos que se arriesgan a cambiar su residencia con el anhelo y búsqueda de nuevos rumbos y de nuevas ilusiones.

Ojala entonces que también se hayan quemado los odios y rencores que se generaron en el vaivén político del 2009, fundamentalmente ese deseo separatista que primó como legado gubernamental contra la Provincia del Guayas y Guayaquil en particular. Ojala que se hayan quemado para siempre y que sus cenizas solo germinen paz y el deseo ferviente de hacer de Guayaquil más ciudad, que se entienda y comprenda con seriedad ese viejo, pero franco y sincero eslogan de GUAYAQUIL POR LA PATRIA CON AUTONOMIA, como símbolo de unión, sin vanidad ni rencor.

Guayaquil unido fortalecerá su desarrollo y prosperidad en beneficio de todo el Ecuador, pues todo el que hizo de su residencia permanente Guayaquil, estoy seguro que aprendió a vivir en ella y a quererla fundamentalmente por su hospitalidad y por la oportunidad de tener una manera diferente de vivir.

Ojala que el Sr. Presidente comprenda y acepte que los guayaquileños solo desean libertad y respeto para trabajar con el propósito de seguir en la lucha permanente para lograr su desarrollo y bienestar. Eliminemos el enfrentamiento patrocinado por ciertos funcionarios públicos auspiciando el desorden de los circunstanciales informales, actos que se generan en las fechas mas importantes de la ciudad y del país, con actos revoltosos que solo generan desorden en perjuicio de la ciudad y de quienes en forma ordenada trabajan durante todo el año en los diferentes sectores comerciales establecidos en la ciudad y no solo en el momento de poder pescar a río revuelto.

Que el año 2010 sea lleno de bienestar y felicidad para todos, para todos los ecuatorianos y residentes en el país, que buscan superarse con preparación y trabajo a fin de lograr con inteligencia el éxito que todos anhelamos para cristalizar la felicidad de la familia.

Desterremos la fuerza bruta que solo destruye y traumatiza, sin beneficio de inventario nacional. Con la fuerza solo buscan su beneficio los vanidosos de poder, para esconder su incapacidad y torpeza.

Dejemos a un lado el egoísmo y aprendamos a admirar y aplaudir lo bueno. Aprendamos a admirar, sin envidia, al que ha logrado superar honestamente los obstáculos que la vida le puso por delante. Aprendamos a dar la mano y un buen consejo al que lo necesite, sin esperar nunca nada a cambio, solo con el deseo de ayudar y de ser útil para que otro pueda superar su crisis.

Aprendamos a ser honestos con nuestra conciencia y habremos logrado contribuir con la felicidad de todos y para todos y paralelamente, lograremos la prosperidad y desarrollo del país.

GUAYAQUIL POR LA PATRIA CON AUTONOMIA.

Artículos relacionados

La venganza de Rajoy

En días pasados, caminando por el centro histórico de Bogotá me tropecé, literalmente hablando, con un viejo conocido, recién llegado de España, y a quien no veía desde hacía tiempo. Después del […]

Falso Profeta del Socialismo

En mi artículo “PRECIO DE PETROLEO EN PRESUPUESTO del 9-Septiembre-2008 señalé la irresponsabilidad del Gobierno al preparar el Presupuesto del año 2009 basado en un precio del petróleo ecuatoriano de $85 por barril creyendo su propia publicidad de que el precio subiría a $200. Indiqué que tendríamos un hueco fiscal aún mayor que el existente entonces y que sería llenado por el Gobierno con las alternativas siguientes:

1. Incremento de los impuestos.
2. Incremento de la deuda interna y externa.
3. Desdolarización, adopción de una moneda nacional nueva y devaluación de la misma, engañando y empobreciendo a los más humildes y vulnerables de nuesta sociedad.
4. Eliminación de los subsidios.
5. Privatizaciones.

No hay comentarios

  1. Me apego Sr. Baquerizo a sus deseos, es cierto tambien que el Alcalde de Guayaquil ha sido un detonante derechista para contra la realidad Popular y que se ha encontrado por primera vez en la vida como perdido por su actuar neoliberal durante casi 1 decada, ya que el desarrollo de guayaquil tambien ha sido impulsado por todos los ecuatorianos, seria ridiculo pensar que ha sido Social Cristiano, Guayaquil y toda su capacidad productiva ha sido por la capacidad de los capitales de todo el ecuador , lastimosamente a confucion de conceptos guayaquil no es Guayas, es un cantón y tiene que ponerse en su sitio no pueden tmar la bandera del Guayas cuando los dineros han sido desviado por decadas para la riqueza de unas pocas familias guayaquileñas que no han pagado correctamente sus impuestos y que se creen vacas sagradas, Guayaquil para los Guayaquileños no para arribistas, oligarcas, huasipungueros que se han beneficiado por decadas de la ignorancia y de la falta de educacion.

  2. Me congratulo en saber que existen guayaquileños, que a más de inteligentes, son generosos en los conceptos y en mirar al Ecuador como un todo. Nadie pone en tela de duda el mejoramiento urbano de Guayaquil, del cual nos orgullecemos también quienes no vivimos en ella pero la sentimos «nuestra», porque es parte del Ecuador que adoramos. Lo malo es el afán malsano y enfermizo con el cual ciertos elitistas guayaquileños defienden Guayaquil, ciudad que no requiere defensores, peor patrioteros, porque tras de ese pretexto se esconden intereses oscuros y separatistas. Yo fesdtejo el comentario del Sr. Baquerizo, centrado y bien intensionado, respetuoso de no tocar el lado sensible de la unidad nacional. Ojalá sigan este ejemplo todos aquellos que aquí comentan con odio que daña. Felicidades en el año 2010 y que la unidad nacional sea siempre nuestro impulso primigenio para resolver los grandes problemas de: pobreza, inequidad y corrupción, que todavía campean a gran escala por todo el territorio de la Patria.

  3. Su comentario, lo entiendo, es originado en el afan de encontrar un entendimiento y una salida a la diaria pugna que se vive en la ciudad mas importante del Ecuador. Estos deseos se quedaran tan solo como ilusiones perdidas pues la realidad es que existe un Presidente lleno de rencores contra la ciudad que le dio cuna pero que por esas desgracias de la vida, no le dio el estatus social o la buena fortuna que estoy seguro lo habra deseado. El odia todo lo que tenga que ver con aquel grupo social al que quizas culpe de los sinsabores de su juventud. Posee un odio y un revanchismo patologico.
    Y para el colmo, es esta ciudad la que en su paranoia, lo sigue traicionando al no darle amplia mayoria electoral.
    La respuesta, muy clara. Castigar a Guayaquil hasta que se le dobleguen, admiren y acepten como el mesias prometido.
    Esto va mas alla de su contrariedad contra Nebot o contra los Social Cristianos a muchos de los cuales les ha dado cabida en su gobierno, siempre y cuando le llenen de alagos y adulaciones.
    Guayaquil tendra que estar preparada para soportar multiples arremetidas en contra de todas sus organizaciones clasistas, sociales y economicas.
    El resto, son tan solo ilusiones.

  4. Sr. Giovanni Traverso:
    muy comedidamente refuto su comentario respecto a que «Guayaquil por desgracia no le dió status social y buena fortuna al Presidente Correa». Considero que está equivocado. Quienes creemos porque conocemos las ejecutorias del Presidente, sabemos que su estructura mental supera las fátuas beleidades humanas de poder por el poder de la gente superficial. Correa ha buscado el poder para servir, que es la única y noble tarea que justifica
    el poder político entregado por el pueblo en las urnas. Le invito a que lea mi comentario «Liderazgo del Presidente», en la página 12, de «El Comercio» del sábado 17 de enero. Respecto a que odia a Guayaquil, en los hechos ha demostrado lo delesnable de esa apreciación: entregas oportunas de lo que por ley a Guayaquil le corresponde, obra pública en los barrios descuidados por las autoridades locales desde hace mucho tiempo. Lo demás son argumentos sin fundamento, resultado de una clara y exacerbada oposición. Invito a quienes opinan en esta tribuna, ellos si, a dejar el odio, el rencor y sobre todo, el oscuro afán regionalista y separatista con el cual escriben, sus apellidos son muy conocidos y otros prefieren el anonimato. De un Piguave o un Quijije no he leido comentarios de ese tipo. Quienes aprendimos desde la infancia a querer al Ecuador, queremos a Guayaquil sin necesidad de vivir en ella, el Ecuador es uno y único.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×