30 mayo, 2024

No tenemos crisis…

Existen afirmaciones muy tiradas de los cabellos que indican que el Ecuador sentirá poco la crisis internacional, realmente no soy economista por lo tanto mi apreciación es mas que nada empírica.

Primer lugar, es un hecho que el petróleo ha bajado, sigue haciéndolo y llegara a quizás a topar fondo en el orden de los 20 dólares, es necesario que esto ocurra para que el pueblo de los países industrializados, léase primer mundo, puedan volver a entrar en el mundo del ahorro que es a donde pienso van a enrumbarse los bancos del exterior para salir del gran hueco al que estos mismos han llevado al sistema económico mundial.

Los gobiernos de los grandes países, que han tratado por todos los medios que los productores de petróleo sigan extrayéndolo, reservando sus grandes bolsas para un futuro, y al mismo tiempo se mantengan como “países en vías de desarrollo” léase subdesarrollados, deberán volver sus políticas hacia esa forma de economía para poder salir del capital especulativo que se hizo dueño de la bolsa de valores mundial en la que ya no se negociaban factores de producción real; sino, proyecciones especulativas.

El momento que se produce la baja en el valor del petróleo, se reduce el precio de la gasolina, cuando eso ocurre, el monto del ahorro le permitirá al hombre normal de clase media con promedio de ingresos familiares en el orden de los siete mil dólares mensuales, trabajando la pareja, recuperar los quinientos dólares de pago en combustibles que pagarán las hipotecas de las casas, primer paso de la recuperación. Para ellos. Primer paso de la falta de ingresos para nosotros.

Este solo hecho nos llevará a intentar elevar nuestra producción llevándonos nuevamente a enfrentar a la OPEP, por ese lado tendremos, si el gobierno no incrementa para suplir con mayor producción la baja del precio del petróleo, problemas de ingresos, eliminación de programas sociales, no pago de deuda externa, baja del crédito internacional, desbalance en la balanza comercial, etc., Si aumentamos la producción se pondrán disgustados los nuevos socios del Ecuador, Irán, Venezuela, etc., que si bien son socios políticos, en lo económico no creo que nos den nada gratis, ni el saludo, el mundo actual, socialista o no; es de toma y daca. Ahí están los planes de inversión con Venezuela, solo foto.

Tenemos dos oportunidades que el Ecuador debe aprovechar, somos productores de alimentos y además tenemos la opción de hacer turismo. Se debe incrementar los incentivos al productor agrícola, existe mucho campesino que ha venido a las ciudades, ofrezcan a ese campesino que seguramente cobra a través de la esposa o hijas, el bono de la dignidad, que no solo lo mantendrán sino que se lo incrementarán siempre y cuando regrese a las labores del campo. Lograra así mayor mano de obra campesina, abaratando los costos de producción, creando plazas de trabajo. A través de la exoneración de impuestos al productor agrícola, incentivándolo para la baja de costos de producción, al igual que hace el gobierno de los Estados Unidos con sus productores agrícolas. El momento que el Ecuador tenga exceso de producción agrícola podrá vender al mundo y tener más ganancias que con el petróleo. El precio de exportación podrá contemplar en el futuro alguna compensación estatal para resarcirse o eliminar en lo exportado el bono de productividad.

Tenemos la crisis a puertas, no la sentimos de frente porque aun producimos comida, pero al paso que vamos y dejemos de hacerlo, esta arremeterá como un verdadero tsunami en contra del país y no habrá posición ideológica que pueda detenerlo. El hambre no es de izquierda ni de derecha, es hambre, arremete contra su creador, sea del credo que sea. Nuestra única solución es más producción. Luego tocaremos la solución del turismo.

Artículos relacionados

Yasuní: Mucho más que unos dólares

Sí! Aunque sean miles de millones de dólares que resulten de la intervención petrolera en el Yasuní, no quedaría curada jamás la herida causada en su hábitat. ¿Es que algo podría pagar la destrucción de sus bosques, la desaparición de las especies de fauna y flora, la intoxicación de sus ríos, la contaminación y degradación de su capa atmosférica? Pero, sobre todo, ¿cómo determinar y promover que la vida de los pobladores nativos que residen en el territorio de la reserva amazónica, sea respetada? No solo en su aspecto físico. También en su cultura. Con sus valores sociales, sus comportamientos sicológicos, sus vivencias mágicas y filosóficas al igual que sus creencias religiosas. ¿Acaso, no existe el ejemplo de la devastación ecológica causada por la presencia extractiva de las empresas norteamericanas, desde 1967?. ¿O es que se quiere arrasar con vegetación, tierras y etnias indígenas sobrantes? El daño hasta ahora es imperdonable. Madereros y caucheros han insistido, desde mucho antes, en desmantelar todo indicio de vida, buscando incluso lograr, por genocidio, la desaparición de las poblaciones del área? ¿Y los gobiernos que han optado por entrar, desde hace más de 40 años, contando con el actual, en el juego de los petrodólares? Ni siquiera han conseguido detener, o al menos calmar, la catástrofe socio ambiental de la amazonía nacional.

No hay comentarios

  1. Siempre oportuno, mi querido amigo.

    Da gusto cuando se leen mensajes como el tuyo, propositivos y con ideas reales y prácticas, además de viables (no llenos de críticas ácidas y llenas de envidia y odio. Permítaseme la crítica).

    Una de las soluciones para el desarrollo económico del país (que, al final, no es único ni más importante desarrollo) es el TURISMO, así como la producción agrícola.

    Pero el problema para estas dos áreas no es ni burocrático ni solamente político, como muchos pueden pensar. Las decisiones políticas para aplicar nuevos regímenes de incentivo para cualquier campo de actividad económica están sujetas a la voluntad del funcionario de turno… Pero resulta que el funcionario de turno no es así porque recibió un manual para entorpecer las cosas, sino porque el sistema está hecho para que se «sirva» al mejor postor.

    El funcionario es un ente individual que cede a las propuestas de otros individuos (personas o empresas) que mantienen la corrupción del sistema.

    Son pocos los casos en los que el funcionario hace las cosas por y para sus electores o para y para el pueblo. Lo más usual es que dicha persona tenga intereses en los proyectos que lleva adelante, los tengan sus amigos o alguien de quien se va a revertir el beneficio… si es que no se lo hizo por prepago.

    ¿A qué voy con esto? Los ministerios de Turismo y de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca tienen sendos proyectos de desarrollo en sus ámbitos específicos, pero siempre privilegiarán a las empresas (privadas) que les ofrescan mejores réditos personales (no públicos). Conozco casos específicos no sólo en esas carteras de Estado, sino en otras, en las que incluso se ha privilegiado las amistades ideológicas que la calidad y viabilidad del proyecto.

    Ya tenemos como muestra el botón del mejor amigo de Correa, el ex ministro Carrión.

    El TURISMO me parece que es la opción más adecuada, pero ¿alguien puede contra los monopolios y oligopolios en esa actividad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×