22 junio, 2024

Decisión Política, no técnica

La decisión de construir una refinería en Manabí, no es una decisión técnica apegada a los lineamientos que emanan de un estudio realizado responsablemente, sino es más bien el cumplimiento de un compromiso político realizado a cambio de los votos de la Provincia de Manabí.

Su historia no es reciente, es vieja, la primera propuesta se la realizaron al Coronel Lucio Gutiérrez, quien ofreció realizar la refinería solicitada por los políticos manabitas a cambio de su apoyo para su campaña presidencial, pero no cumplió porque el estudio preliminar fue negativo. Esto fue expresado en el conversatorio realizado en el auditorio de diario Expreso.

Ahora la propuesta de respaldo fue ofrecida al Econ. Rafael Correa a cambio de los votos que ya comenzaron a funcionar en las 4 elecciones pasadas. Igual que antes, estudios no hay, solo existe el compromiso político y para afianzar la campaña pasada hasta la 1ª piedra se coloco con la presencia del compadre Chávez.

Que es el Aromo, cuales son las necesidades para construir una refinería y cuales serian las consecuencias de dar cabida a un capricho político, sin ningún estudio técnico, son preguntas que plantearon varios de los asistentes al conversatorio.

El día martes 14 de octubre en el auditorio de diario Expreso se realizo el conversa torio a que me he referido, con la participación de 5 técnicos en petróleo y en su refinación, bajo la coordinación del Econ. Cesar Robalino, Presidente del Forum Petrolero. Las exposiciones fueron brillantes por la calidad y conocimiento de los expositores, cada uno de ellos dio su razonamiento técnico que permitió hacer un claro análisis de los pros y contras de construir una refinería en el Aromo.

Para localizar una refinería y para decidir su construcción es necesario:

  1. Tener el petróleo que se necesita para su refinamiento en la cantidad programada, para abastecer el consumo nacional y para la exportación de los derivados que se produzcan.
  2. Tener agua dulce, en el volumen requerido, según el diseño propuesto.
  3. Tener el dinero para construirla

En el Ecuador existe suficiente reserva de petróleo, pero muy pesado y además de acuerdo con la Constitución de Montecristi, no se puede extraer sino bajo determinadas condiciones, que limita su explotación.

Agua dulce, se requieren aproximadamente 50.000 m3/día, de acuerdo con la capacidad de refinamiento que se quiere realizar.

En el Aromo no hay agua dulce y la topografía de su terreno es montañosa.

El costo de la refinería seria aproximadamente de 11.000 millones de dólares, inversión que se realizaría con dinero venezolano y ecuatoriano y entraría en funcionamiento en el año 2013, con una capacidad de refinamiento de 300.000 barriles de crudo al día.

Boris Abad, presidente ejecutivo de Pacifpetrol, expreso que es necesario discutir el tema con una evaluación técnica y económica del proyecto, para determinar si este es realmente beneficioso para el país. La decisión de construir existe, sin saber aun donde se hará y que petróleo se usara, ecuatoriano y, o, venezolano.

De acuerdo al más elemental principio de producción, se determina que a mayor producción, se tiene menor costo. Lo cual nos hace ver que el costo de la gasolina producida en el Aromo, debería ser de menor costo que la que se produce en las 3 refinerías existentes en el Ecuador, Esmeraldas, La Libertad y Shushufindi, por lo cual preocupa cual seria el destino futuro de estas refinerías.

Este rápido análisis de las exposiciones realizadas por los técnicos, nos lleva a las siguientes reflexiones:

  1. Tendremos que comprarle petróleo a Venezuela, que además es socia de la refinería.
  2. El precio del petróleo venezolano, será el precio del mercado mundial
  3. El costo del agua dulce será bastante elevado para llevarla hasta el Aromo.

Lo cual nos hace pensar que construir la refinería en el Aromo es una locura política, producto de un compromiso electoral, posiblemente en perjuicio y no en beneficio de los 13 millones de ecuatorianos, como expreso el consultor privado Ernesto Grijalva, al no ver esta refinería como un negocio rentable para el país.

Por los estudios y análisis realizados desde 1984 la refinería debe construirse en Monteverde, que reúne todas las condiciones y requerimientos necesarios para construir una refinería de petróleo, más aun si es conocido que la mayor cantidad de petróleo está en el centro y hacia el sur del oriente ecuatoriano.

Marco Calvopiña funcionario de Petroindustrial, defendió el proyecto aduciendo que este tiene prevista una rentabilidad independiente de la decisión que tome el gobierno con relación a mantener o no el subsidio de los precios de los combustibles, pues la refinería vendería a precios internacionales para el mercado local y para la exportación.

La refinería del Aromo se va a constituir, o será otro vago y vano ofrecimiento irrealizable por parte de este Gobierno que pretende mantenernos 10 años en campaña política.

Las tres refinerías existentes con nuevas inversiones si es factible transformarlas en plantas de asfalto o urea para el desarrollo agrícola, para lo cual también es necesario realizar un estudio serio que justifique la inversión.

Resulta lógico pensar que es necesario construir una refinería que use nuestro petróleo, que genere mas empleo y que elimine la importación de combustibles, pero en el sitio y en las mejores condiciones que los análisis y estudios técnicos determinen, no en el área que los compromisos políticos obliguen.

“Guayaquil, por la Patria, con autonomía”

Artículos relacionados

¡Ay Pame!

Una nueva Pame salta al escenario político- corrupto del país. Ya en épocas que es preferible no recordar por las atrocidades que se han visto y se siguen viendo y el hedor […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×