30 mayo, 2024

Redefinamos el vocablo "Pueblo"

El vocablo “pueblo” seguramente empezó a usarse en la Francia de Robespierre, como una clara alusión aquellos que no formaban parte de la nobleza y quizás incluso con sentido despectivo, por todo lo que implicaba no pertenecer a la clase privilegiada, asi el tiempo fue llevando la misma palabra hacia delante, hasta el día del trabajo cuando “el pueblo trabajador” salio a las calles a ofrecer un homenaje a la matanza de los obreros de Chicago.

Esto denota la posibilidad de la existencia de un pueblo no trabajador, de un pueblo sin trabajo, de un pueblo que quizas no quiere trabajar, en fin el definir que hay un “pueblo trabajador” nos da todas esas posibilidades.  Lo que me llama la atención es la exclusión que se ha creado en varios sectores en torno a los ciudadanos que en diferentes condiciones sociales forman, en mi criterio, parte del pueblo, pero cuya denominación ha sido tomada en exclusiva por quienes forman parte de los sindicatos o de los grupos de izquierda que se autodenominan “representantes del pueblo”.

En que momento la palabra pueblo se convirtió en excluyente cuando su origen es precisamente incluyente de todos aquellos que no formen parte de la gran nobleza depredadora de la Francia Masónica de Libertad Igualdad y Fraternidad.   Este mal uso en la actualidad de la palabra pueblo, que te la espetan en la cara en calidad de insulto los que se consideran “parte del pueblo” para identificarte con el lado al cual supuestamente combaten, es tan grave porque esos, o al menos gran parte de aquellos manejan el carro y habitan la mansión que muchos profesionales no lo pueden hacer porque no han transitado en la política partidista “a favor del pueblo”.

Ante esto no me queda mas que tratar de redefinir lo que mucha gente entiende por “Pueblo”.   Este no es el jolgorio del fin de semana al pie de la tienda en la cual se toman la cerveza consumiendo el sueldo ganado en parte trabajando y en parte sacándole la vuelta al jefe para lograr trabajar menos o hacer el trabajo mas suave; tampoco es el grupo que vive viendo como hacer un nuevo contrato colectivo en el cual se consideren mas horas de permiso laboral para el directorio del sindicato, pueblo tambien es el tecnico que trabaja independiente y que su empresa es el y su ayudante, tiene de oficina su camioneta comprada de segunda mano que se la han robado dos veces algunos que cuando los apresan dicen enseguida que la policia se ensaña con el pueblo porque es pobre, pueblo es el policía privado al que matan los mismos que robaron la camioneta, también son parte,  el policía, el soldado raso o de tropa  que remienda la bota para no tener que comprar otra en el comisariato proveído por las fabricas que dirigen los Coroneles y Generales retirados.

Es pueblo el agricultor que es propietario de diez cuadras, cincuenta o cien cuadras, que se endeudan para poder sembrar y luego sufrir el ataque del invasor o del mismo trabajador que no entiende que ambos son pueblo. No nos olvidemos de los profesionales medianamente formados en las universidades desgastadas por el MPD con su criterio de crear el proletariado profesional.   El mecánico libre que instalo su taller en la zona marginal o en el terreno que compro al dirigente barrial hoy asambleísta y antiguamente invasor de tierras, para servir a quien pida sus servicios.   Se incluye tambien el oficinista, el empleado y cualquier trabajador con titulo o sin el.   TODOS SOMOS PUEBLO, no es una condicion expresa exclusiva ni excluyente de cuatro sinvergüenzas que se les llena la boca al pronunciar esta palabra y que no la llevan en el corazon sino en el rincon de las conveniencias a fin de lograr con la tergiversación de su significado el odio entre miembros de este pueblo, para pescar a rio revuelto y poner ideas extrañas a nuestra realidad llevando al pueblo no a la igualdad de oportunidades sino al triunfo de los oportunistas autodenominados: lideres del pueblo.   

Artículos relacionados

La Prensa y la Iglesia

Todos estamos interesados en lo que dice la prensa. Esto puede ser bueno o malo, dependiendo del punto desde el que lo queramos ver. Hemos observado, a lo largo de estos años, la pelea entre el Gobierno y la prensa, porque la prensa escarba y cada vez que encuentra algo, lo publica, porque esas noticias – denuncias, llaman la atención y venden los periódicos, revistas, o cualquier medio de prensa escrita, o aumenta la sintonía de la radio o la televisión. Al ser humano le gusta comentar y ser el primero en llevar el chisme o comentario a los demás. Al Gobierno, cada noticia que muestra un acto corrupto, lo perjudica, no necesariamente porque quiera encubrir pillerías de algún funcionario, sino porque afecta la imagen del Gobierno, que pretende seguir gobernando en éste y otros períodos más. La mala imagen, afecta sensiblemente a credibilidad del pueblo.

Con la Iglesia pasa lo mismo. La prensa, que normalmente busca vender su medio de comunicación, destaca las noticias que más llaman la atención, sean o no escandalosas, y lógicamente, mientras más escandalosas son, más venden. Esto ha llevado a que los escándalos provocados por los actos de homosexualidad, de robo y divulgación de noticias secretas, o de actos económicos inmorales, hayan sido publicadas y comentadas con éxito de venta. Nuestro Papa Benedicto XVI, en un acto de humildad sin precedentes, ha preferido la semana pasada, dejar el puesto para que venga otra persona que pueda, luego de que se calmen las aguas, volver a la normalidad a la gran grey católica y salvar el buen nombre de la Iglesia. De nada ha valido hablar y demostrar que otras Iglesias tienen un mayor porcentaje de escándalos similares. El daño ya está hecho.

Colcha de Bregue

En tiempos de las abuelas, allá por los años 50, existía la costumbre de coleccionar retazos de tela   que posteriormente eran juntados cociéndolos y uniéndolos uno por uno, para terminar, haciendo […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×