16 junio, 2024

¡Como en los años setenta!

Han pasado ya 15 meses de gobierno y se comienzan a sentir los estragos del pasar de una larga noche liberal, a un estrepitoso sol burocrático propio del árido desierto.  Todo se ha complicado en cuestiones de trámites y la mentalidad de los controles como meta, por encima de la rapidez y de los objetivos productivos. Allá por eso años 70 cuando nos hicimos petroleros los señores militares comenzaron a legislar por medio de burócratas. No había Congreso y por lo tanto los burócratas impusieron la fuerza de los reglamentos. La Constitución era un referente histórico y era válida en todo lo que no se oponía a los decretos supremos. Algo parecido a los actuales mandatos, sino que más expeditivos y muy mal redactados con un castellano castrense. Cada permiso de importación de aquel entonces debía pasar por la autorización previa de cualquier ministerio, y muchas autorizaciones se las debía conseguir en Quito porque las subsecretarias eran simplemente buzones. Era la edad de la piedra, o mejor dicho de la substitución de importaciones, o de la falsa industria, de la cual mucho provecho obtuvo Quito, cuando por esta vía lograba que las industrias se instalen en la Capital.

Recuerdo como anécdota que se armó un escándalo aduanero en contra de la empresa Xerox, porque un funcionario determinó que debía clasificarse a las fotocopiadoras, que recién se estaban incorporando a la modernidad,  bajo la partida arancelaria de maquinas fotográficas las mismas que pagaban un arancel prohibitivo. Luego de varios meses de escándalo y retención de la mercadería, se impuso la razón y para mal del país realmente, porque desde ese entonces los burócratas comienzan a pedir fotocopia de todo para cualquier trámite. No sé cuantos millones de dólares se gastan anualmente en fotocopias solo para venerar a la señora burocracia.  Hace poco tuve que enviar al Ministerio de Industrias y COMPETIVIDAD en el Litoral, 380 fotocopias, para cumplir con lo que el Comexi en su resolución 401.  Se trataba de las escrituras públicas certificadas de la Constitución de una empresa, fundada en 1961, y que por la fuerza del tiempo ha tenido 7 reformas.  Para colmo copia de no tener deudas exigibles en el SRI, y del RUC, naturalmente.  ¿No sería más fácil que el SRI que se ha vuelto en el rey de las fotocopias, y que mantiene en línea en su página web los números de RUC habilitados, o que la Súper Intendencia de Compañías a la que pagamos una fortuna en diezmos anuales para que controle nuestra existencia, de fe de que estamos en regla? En tiempos de Rodriguez Lara se prohibieron las fotocopiadoras, y ahora que hay Internet, nos piden fotocopiar todo, y nada más y nada menos que hay un Ministerio de la COMPETITIVIDAD,

Artículos relacionados

Notas sobre la guerra contra Palestina

Cualquier epidemia de la enfermedad más grave es nada comparada con las guerras… En la mente del guerrero solo prima la destrucción. Es la hora de liquidar… De arrasar con todo lo que se oponga a dicha liquidación… Lo importante es matar… ¿Son niños? ¿Son mujeres? ¿Son ancianos? No importa! Lo importante es matar! Que las manos por el crimen queden manchadas de sangre, como explicó con frialdad ajena a toda femineidad, la diputada israelí Ayelet Shaked al explicar la razón (su razón) de asesinar palestinos… “Todas las madres palestinas deben ser asesinadas por parir pequeñas serpientes”. En la guerra no hay perdón, aunque la fe religiosa del victimario lo proclame, desde la letra muerta de su libro sagrado… Toda guerra es sinónimo de deshumanización… No hay más risas… No hay más lágrimas… No hay más amor… ¿Será porque, como ha explicado Ralph Linton en su <> “No somos ángeles caídos, sino antropoides erguidos”?

Libertad

El fallo contra El Universo es un atentado a la libertad fundamental del ser humano: la de expresarse. Aparte de las burdas anomalías del proceso legal que evidencian una vez más absoluta submisión de poderes del Estado, el fondo del asunto es el ataque a nuestra facultad de decir lo que pensamos, y peor aún, a los que nos permiten hacerlo. Es decir, la prensa y los medios de comunicación independientes. Pero la obstrucción a la libertad de expresión no solamente afecta a los que se expresan. Nos afecta a todos, ya que se callaría los pensamientos de otros, estemos o no de acuerdo con ellos. Se limitaría nuestro derecho a informarnos.

Si el argumento del Presidente es que un artículo publicado en el mencionado medio lo ha ofendido, debería considerar que son mucho más ofensivos los descalificativos que comunmente usa contra mujeres y hombres que ni en sueños pudiesen conseguir sentencia alguna, o tan rápidamente, si lo hubiesen demandado. Si su motivación es que se lo ha calumniado, es claro que el editorial describe una opinión individual y analizándolo objetivamente no hay una acusación difamatoria. Y si el argumento es que los medios de comunicación son parcializados y hay que acabar con su ?poder fáctico?, le tengo noticias: es una falacia pensar en medios cien por ciento objetivos ya que al final reflejan los pensamientos de seres humanos y cada uno tiene sus ideas. Los hay mas parcializados que otros, como lamentablemente son nuestros medios públicos, pero está en cada uno de nosotros tener la libertad de escogerlos, lo que generalmente hacemos en base al grado de imparcialidad de cada uno de ellos.

No hay comentarios

  1. muy buen articulo espero que sigan adelante y las criticas al Gobirno de hecho, son muy bien tomadas por quienes como yo pensamos que este diario es uno de los pocos que habla siempre con la verdad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×