25 mayo, 2024

Edmundo González y la transición en paz 

Uno de los mensajes que se escucha y que se repite constantemente en los medios desde que el inédito candidato Edmundo González se convirtió en el repentino representante de la oposición en la carrera presidencial es el de la transición pacífica que suponen los venideros comicios del mes de julio para la recuperación económica y democrática de Venezuela. Así lo ha manifestado el propio González a la prensa recientemente, dejando constancia incluso de que le corresponderá a la ganadora de las primarias María Corina Machado liderar ese cambio. Lo que no ha aclarado el candidato después de unas declaraciones de ese tenor que no nos atrevemos a prejuzgar, desde ya, como promesas de precampaña de esas que después no se cumplen, es si ella lo hará como parte de su equipo de gobierno o si cuando habla de transición se refiere a que su presidencia será fuga, tan solo para dar paso a unas nuevas elecciones dentro de las dos situaciones contempladas por el Articulo 233 de la Constitución de 1999 en caso de renuncia. Más allá de eso no somos capaces de visualizar del todo ese periodo de transformación en la forma en que lo hace el candidato de la unidad con su posible triunfo. 

Por lo demás, el término transición resulta poco fiable cuando echamos mano de la historia reciente para tratar de entender qué es o cómo funciona. Ni el estatuto para regir la transición y reestablecer la constitución promulgado por la Asamblea Nacional en febrero del 2019 servía conceptualmente para tal propósito, ni su texto promovido como una legislación especial de carácter necesario cumplió con tal objeto al carecer de la practicidad y funcionalidad que toda ley requiere para su aplicabilidad y eficacia. Además, la finalidad inicial del interinato del diputado Guaidó como titular del poder legislativo, que no era otra que llamar a elecciones presidenciales, nunca se pudo concretar debido a que el plan ideado por el gobierno de Trump fracasó rotundamente, quedando para el recuerdo aquella fotografía de un treinta de abril del 2019 en la que los medios mostraban a Guaidó y a Leopoldo López, recién escapado de la cárcel, en el medio de una solitaria  autopista caraqueña esperando un final que nunca llegó. Las consecuencias de ello convirtieron la famosa transición en un sinsentido político al alargarla a marchas forzadas durante cuatro años, en los que se mire como se mire se ayudó a fortalecer al sistema político que se pretendía combatir. Tampoco la propuesta en el año 2020 de los Estados Unidos corrió con mejor suerte, al no contar con la aceptación del gobierno de Maduro.

Un poco más lejos, por allá por la década de los cuarenta del siglo pasado, tenemos que las presidencias de los generales López Contreras y Medina Angarita bajo la constitución de 1936 son considerados periodos de transición hacia la democracia plena por la mayoría de los historiadores, luego de la muerte del caudillo Juan Vicente Gómez que gobernó con mano de hierro a Venezuela durante veintisiete años. Una transición, en todo caso, que duró ocho años nada más debido al golpe de Estado del 18 de octubre de 1945 ejecutado por la oposición civil y militar liderada por Rómulo Betancourt, y un poco antes del cual, en agosto de ese mismo año, se produjo un hecho de singular naturaleza que de algún modo influyó en los acontecimientos de octubre bautizados por sus protagonistas y buena parte de la crítica posterior con el nombre de la Revolución de Octubre. Nos referimos, por supuesto, al súbito ataque de demencia sufrido por el embajador en Washington, Diógenes Escalante, el candidato del gobierno, escogido por el propio Medina, para las elecciones próximas, que vio así frustrada su candidatura cuando contaba, incluso, con el visto bueno de Betancourt, a quien le había garantizado que durante su presidencia se establecería el sufragio universal, directo y secreto que pondría a Venezuela en la lista de los países más democráticos del mundo. 

De modo que el diplomático se había convertido, en la práctica, en una suerte de candidato de consenso nacional (a pesar de las aparentes coincidencias con la realidad actual, quien intente buscar más que eso va a perder su tiempo), dicho lo cual cabe preguntarse: ¿Qué hubiera sucedido de no haber sido Escalante víctima de esa jugarreta del destino? ¿Se hubiera producido de igual forma el golpe de Estado? ¿Esperarían Betancourt y las logias militares a que Escalante ganase las elecciones y se diesen los cambios? Nada de eso lo podemos responder a cabalidad y solo la especulación tiene cabida. 

De lo que sí no me quedan dudas es de que las transiciones políticas suelen venir con sorpresas y que la transición en paz a la que alude el candidato Edmundo González no está exenta de ofrecernos alguna en los próximos meses.

 

 



Artículos relacionados

El Bullying

Hoy en día, un tema muy común en las escuelas y colegios es escuchar charlas sobre el acoso escolar o “Bullying”. Este tipo de acoso se refiere a cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado.

Estos actos se presentan de manera cruel, con burlas y agresiones, provocando la exclusión social de la víctima, a través de golpes, insultos, apodos (cuatro ojos, mofle, etc.), menosprecios en público, resaltar defectos físicos, aislar al joven del resto del grupo y compañeros, provocando que el acosado viva aterrorizado con la idea de asistir a la escuela y que se muestre muy nervioso, triste y solitario. El Bullying actualmente se da hasta en las redes sociales.

La Ley Orgánica de Educación Intercultural determina que los estudiantes tienen derecho a ser tratados con justicia, dignidad, sin discriminación, con respeto a su diversidad individual y a ser protegidos contra todo tipo de violencia en las instituciones educativas. Los profesores tienen la obligación legal de apoyar y proteger a los estudiantes víctimas de toda forma de abuso, maltrato, y desvalorización.

El Poder Político y Francisco de Asís

Seguramente algunos se extrañarán del título de este breve artículo y se preguntarán: ¿qué tienen que ver quienes sustentan un poder político, generalmente autoritario y prepotente, con el humilde y dulce hermano Francisco? Pues, aunque no parezca a primera vista, ¡bastante! ¿por qué? Ante todo, porque los políticos, si son sinceros y obran con la verdad, deben estar inspirados en los valores humanos, para lograr el bien y la armonía de las personas que integran una sociedad. Y, Francisco de Asís siempre se inspiró en los valores humanos, dados por Dios, para cumplir con su lema: “Paz y Bien”…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×