14 abril, 2024

Yo

Gracias por siempre estar ahí, en las  buenas y en las malas. Por siempre ayudarme y saber qué hacer .

Por siempre verme llorar y verme triunfar; gracias por los momentos felices y por un momento tristeza.

Tú sabes lo que he sufrido 24 años. 

Tú sabes los  secretos más guardados de mi corazón.

Tú sabes cuántas veces he querido desistir, tú sabes cuántas veces he llorado en silencio sin decir a nadie lo que siento. Tú sabes cuando quiero decir algo a alguien que me ha gritado o me ha faltado al respeto pero me calmo e intento pensar bien antes de hablar. 

Tú sabes cuántas personas he visto partir de este mundo y cuantas veces he llorado por esas personas.

Tú sabes todo de mi vida y mi corazón y mi alma. Estás en un lugar muy profundo de mi ser y siempre estarás ahí latiendo hasta que Dios me llame a su presencia, hasta el fin de los tiempos. 

Gracias por siempre estar ahí aunque  yo no te he pedido estar.  Gracias por estos 24 años y seguir latiendo.


Artículos relacionados

Del Foro en la Universidad Politécnica Salesiana de Guayaquil

El mes pasado participé junto a distinguidas personalidades de algunas religiones y profesiones de la ciudad en el foro “El sentido de la vida”.

Aquí fragmentos de mi participación:

Atraída por el Título de este foro, “El sentido de la vida” me presento, no sin antes agradecer tan noble invitación, que me honra en grande, sobre todo, porque me invitan como maestra, una de las insignias que más me enorgullece, en la polifacética acción que me ha dado la vida a desarrollar.

Ser maestra fue y es mi signo que lo llevo por más de medio siglo y que me ha impulsado a vivir como tal.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×