1 marzo, 2024

La insignia o logotipo del Colegio Steiner de Guayaquil por Peter Musfeldt

Un sello o logotipo, dice y hace tanto que, incluso, es signo de lucha y alcances, para   quienes lo ostentan y vivieron su existencia.

Por ello creo, no debe faltar en ninguna empresa, cuyo inicio y desarrollo, marca su destino en el resto de la vida de todos los que la dignifican.

Hace más de 25 años, cuando poníamos a germinar la semilla de la Unidad Educativa Steiner Internacional – quien ésto escribe – sabía que necesitaba simbolizar su existencia con un sello o logotipo; y entonces busqué a alguien que lo realizara. Y ese alguien fue el gran Peter Musfeldt, a quién personalmente lo conocía, desde mis días de maestra y directora del Colegio Alemán de Guayaquil y, como un gran diseñador – publicista; cuyos logos fueron emblemáticos de grandes empresas e instituciones culturales como el de la Sociedad Femenina de Cultura de Guayaquil, de la que soy miembro y en ese tiempo hice alusión periodística de su insignia.

 Volviendo a ese más de un cuarto de siglo, de la creación del Colegio Steiner:  en que le solicité el logotipo para la Institución, él me dijo “Esto debo hacerlo con usted” y me citó a las   diez de la mañana del siguiente día en el Coliseo de la Ciudad, completamente vacío y silencioso – él había solicitado entrada por una de sus puertas. –

Señalándome el sitio de una de las primeras gradas para sentarme frente a él, ante una mesita sacada de su auto, con papeles sobre ella   y lápices de colores, me dijo: 

 “Hábleme de sus aspiraciones sobre el colegio que va a fundar”.

Y le dije, mientras él hacía rasgos sobre un papel:” un colegio en que se haga tangible la educación que   practicaba Steiner – el discípulo de Pestalozzi, bajo cuya filosofía me hice maestra; de educar mente, espíritu y cuerpo del ser humano, en igual proporción: desde niño, adolescente y joven.

Y él, sin hablar, solo moviendo sus lápices y pinceles, me entregó luego la insignia diciéndome:

«El triángulo equilátero son las tres dimensiones en que se van a educar los alumnos del Steiner y la figura interna con los brazos en alto, significa el triunfador que saldrá de él»

Al recibirlo le dije, ¡Gracias! y salí con el   logotipo a hacerlo realidad, con maestros, igualmente altruistas, hasta el presente.

Por ello hoy, invocando a Peter Musfeldt, le repito, ¡Gracias!  por los miles de alumnos del STEINER, que en más de 25 años cruzaron por él, haciendo realidad la filosofía plasmada en su logotipo y repetida en la invocación cada lunes, ante el altar patrio:

¡Estudiantes del Steiner! ¡Presente!

Caminando con paso seguro / entre libros, la fe y el saber / Nuestro credo es confianza en sí mismo / Educando: mente, espíritu y cuerpo/ Armonía que nos hará triunfadores / ¡Ciudadanos de nuestro Ecuador!

Por la paz del mundo

Artículos relacionados

El inicio

Los detalles eran mínimos al momento de entablar la conversación. Monotonía pura al observar la ambigüedad de los actos acontecidos. Una dama ferviente de amor, un caballero en búsqueda del hombre. Cuestiones […]

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×