18 abril, 2024

Las machorras

¿Quién hace a la mujer? ¡El hombre! ¿Quién hace al hombre? ¡La mujer! Fuera de los y las idiotas, que se casan por deporte, ¡ésta es la realidad!

El matrimonio debe ser uno y para toda la vida, y sólo se debe realizar cuando se encuentra al complemento de su vida.

¡Es muy triste la realidad actual! Ahora conocemos personas con dos o más divorcios a cuestas. Ellos dicen que buscan el amor, pero no lo encuentran.

Creo que debe reunirse algunas características básicas y primordiales, para la unión definitiva de dos almas, que pasarán a ser una, para siempre.

El hombre debe ser y actuar como hombre y la mujer, como mujer. Ahora la mujer trabaja, lo cual es maravilloso y sobre todo, con la colaboración económica que eso significa, es una magnifica ayuda, no sólo para ese hogar, sino también para el mundo, ya que muchas mujeres pueden trabajar e incluso muchas de ellas son tanto o más valiosas que los hombres.

Me da mucha pena ver algunas mujeres que se sienten menospreciadas al ser tratadas como mujeres. Actúan como verdaderas machonas, e incluso pierden su feminidad, que es lo más hermoso de la mujer.

Una mujer puede ser extraordinariamente eficiente sin perder su feminidad. Lo que no debe perder nunca, es la característica básica de la mujer, lo que la hace mujer: ¡SER MADRE, o al menos, sentir como madre! Esa feminidad, es la característica que diferencia a la mujer del hombre: ¡LA TERNURA! Eso se ve al mirar a una mujer, que verdaderamente es mujer.

Una mujer es un ser inigualable. En la ganadería, diferenciamos entre vacas y las vacas que generalmente no se preñan, a las que llamamos “vacas machorras”. Las machorras son vacas sin feminidad. Yo lo tomo como un equivalente a esas mujeres que pierden esa feminidad y esa dulzura que las hace un ser tan maravilloso y único. ¡La mujer es hecha para ser madre!

Hay mujeres a las que Dios no les dio la bendición de ser madres. ¡Pero eso no es un obstáculo para poder dar ternura! La mujer debe recordar que lo que la hace dulce y femenina es lo más importante: LA TERNURA!

Artículos relacionados

El fraude electoral

No creo que haya habido fraude electoral en Estados Unidos. Eso es asquerosidad común nuestra, de los países subdesarrollados. Aquí los muertos votan, hasta cinco veces en una elección, se va el […]

¡Háganlos sufrir!

Todos en el aire

No soy aficionado a los toros simplemente porque no me gusta ver muerte. Quizás por eso soy Médico. Pero como Médico, siempre recuerdo la obligación que tenemos: Un Médico debe prevenir, si no pudo prevenir, debe curar; si no se puede curar, se debe aliviar, y si no puede aliviar, se debe al menos consolar.

En la consulta sobre los toros, gallos y otros animales que mueren o pueden morir en actos para entretener a los humanos, el asunto no es tanto si hay o no una gran diferencia entre un humano y un animal, sino sobre lo que significa el acto en sí. Todos los días en el Ecuador se mata por miles, muchas veces en forma infrahumana, ganado vacuno y aves, o se captura peces con anzuelo o redes y luego se los deja morir, por la falta de su ambiente acuático natural, ya que de allí es de donde llega el sustento proteico principal a nuestra mesa (Sí, hay otras fuentes). La corrida de toros o la pelea de gallos es el equivalente “civilizado” del circo romano, es decir, la diversión por medio del sufrimiento, de humanos en Roma, de animales ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×