30 mayo, 2024

Intimidad y sexo

Muchas veces confundimos estos dos términos. El sexo nos lleva al amor carnal, a la pasión, a la relación sexual. La intimidad, es un ingrediente obligado del amor.

El deseo es parte de la relación sexual, lleva al placer. La intimidad se expresa con la caricia suave, el beso tierno, las palabras dulces. Es un acto de amor, sano, no motivado por el deseo, sino por el amor. Debemos diferenciar entre estas dos manifestaciones, pues son completamente diferentes.

La hermosa poesía de Pedro Mata, ME DA MIEDO QUERERTE, describe el amor-pasión, indudablemente el más común de los dos, y que lleva involucrados los celos y que es el que lleva al “femicidio” y a la venganza.

El verdadero amor, puede tener sus arranques de posesión, de pasión, pero es más el amor tierno, dulce, comprensivo, servicial, que busca incluso, más la felicidad de la pareja, que la propia.

Creo que en el matrimonio, hay que buscar mucho más la intimidad, pues es lo que en verdad une a la pareja (la complicidad es parte de ella). El sexo es muy importante, no lo niego, pero incluso en el sexo, es muy importante, recordar esa parte de la hermosa canción de Alberto Cortez, que dice: “Miguitas de ternura, yo necesito, si te queda un poquito, dámelo a mí”.

Artículos relacionados

Onírico

Corro,  con rapidez. No quiero que me atrape, me alcance, me someta, me vuelva inútil. No tiene sentido que me inutilice. Me vuelva un desvalido. Infructuoso, acabado, la tortura del fin. Trató […]

¿Dónde está la paz?

¿Es verdad que estoy moviéndome todo el tiempo y que todo se mueve, transcurriendo así continuamente toda la existencia? ¿Por qué todo se tiene que estar moviendo? ¿Cuál es el sentido que se muevan? Contemplo el no movimiento. Contemplo las leyes que en todo instante están presentes. Lo que aquí está; esta aquí indeteniblemente, en un estado de eternidad, inagotable, perenne, contando o no con la existencia de la humanidad, de mí presencia. Sin que existiera movimiento alguno. Me siento recto, me contemplo y veo todo lo que está, nada de lo que existe puede ser cambiado, ni puede ni va a cambiar. ¿Cuál es el objeto de vivir? Para vivir no hace nada falta nada, aquí todo es favorable para el desarrollo y promoción de la vida. Aire, agua, tierra, el sol de la mañana, la noche con su cielo estrellado, las cascadas y los ríos de pescados y piedras en abundancia, generosos como los árboles y sus frutos jugosos y frescos, animales, montañas, volcanes y profundidades sin descubrir, abiertas a revelar sus secretos. Todo está inventado, todo nos ha sido dado. ¿En qué instante la tierra dejo de ser nuestro paraíso? Para ser un lugar de violencias, ambiciones, ideologías, dominios, etc. El aire no trajo la esclavitud, el agua no ha creado las guerras, la tierra no instauro la monarquía, el autoritarismo y ahora la democracia, con sus millones y millones de pobres. En algún momento la vida se nos convirtió en un sueño y hasta ahora podemos despertar a la vida exuberante y maravillosa que nos propone nuestra corta estadía en un determinado tiempo de la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×