30 mayo, 2024

La verdad y sus consecuencias

¿Por qué el socialismo mantiene un cierto éxito electoral en el tercermundo a pesar de su indiscutible fracaso universal? Quienes mayoritariamente votan por socialistas son aquellos directamente afectados por la carencia de servicios básicos y la imposibilidad de suplirlos. El tiempo convierte su desesperación diaria en un perenne estado de indefensión al punto que cuando finalmente votan lo hacen socialmente contra quienes no sufren como ellos o por quienes aparentemente encarnan sus necesidades más apremiantes.

Salud, educación, seguridad, empleo y corrupción son los parámetros encuestados por estar vigentes en la realidad de los votantes. A priori no se entienden como tal, pero de una u otra forma conforman el índice de libertades presentes o ausentes en una sociedad. Es ahí cuando el socialismo político, no el filosófíco, logra sus triunfos electorales, pero luego fracasa irreversiblemente e intenta perpetuarse en el poder a través de artimañas pseudoconstitucionales. El socialismo filosófico no reconoce la libertad del individuo, menos aún la de un conglomerado, careciendo así de las herramientas para políticamente cumplir con las necesidades más elementales de la sociedad.

Un problema tan presente y latente como este no se resolverá sin políticas de largo aliento con multiplicidad de aplicaciones de corto y mediano plazos, indispensables para vencer a la cuna de los males remediables de la sociedad. Para todo lo demás existe un mercado libre que nos enseña el porqué otros países no dejan de prosperar.

Artículos relacionados

¡Ignorantes!

Ignorancia o ignorante, aplicado en sentido absoluto a una persona o grupo social; equivale a un insulto que manifiesta una degradación en la escala social y en la valoración individual. Sin embargo, cuando se aplica a un contenido concreto significa “no saber algo determinado” frente al conocimiento de otras muchas cosas o “tener un conocimiento imperfecto” Por lo anterior, todos tenemos algo de ignorante. Y aquellos que son “sabelotodo” e inextinguibles dueños de la “única” verdad, son los más ignorantes que existen.

François de la Rochefoucauld, destaca: Tres clases hay de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×