22 mayo, 2024

Cirugía Mayor

Es tiempo de proceder lo antes posible con una cirugía mayor, para extirpar de raíz la corrupción que hizo metástasis y se tomó diferentes estamentos del gobierno anterior. Debe darse la señal clara y contundente de que se aplicará en el actual gobierno una política de cero tolerancia contra ella.

Han sido evidentes las descomunales irregularidades que ocurrieron en la década pasada. Los niveles de contaminación llegaron al tuétano de los más altos rangos de poder. Se han revelado nombres y entre esos, algunos que pensamos que jamás caerían, debido a lo agazapados que estaban bajo las alas cómplices del poder.

Corren rumores de todo tipo alrededor del más sonado caso de corrupción internacional, el caso Odebrecht. Esta es una trama de corrupción de alcances novelescos, reproducida en varios países de Latinoamérica, donde lanzaron sus redes y se encarnaron en lo más profundo de los aparatos estatales, para con el poder del dinero controlar y virar todo a su favor.

Ahora les toca a las autoridades actuales ir sin descanso, ni miramientos, contra cuanto responsable haya en este caso, sin importar el cargo que ocupó u ocupe.

Era evidente que no hubo ninguna medida preventiva ni de control por parte de las autoridades fiscalizadoras de nuestro país; se hacía y deshacía a gusto, sin ningún tipo de restricción ni control. Por esto es importante la independencia de poderes, donde cada uno cumpla su rol y establezca orden dentro de la anarquía que nos han dejado.

Es imprescindible que un nuevo país renazca de esa etapa tan larga y oscura, que pasará a la historia como la más grande dilapidadora de las arcas nacionales.

Las nuevas autoridades tendrán que actuar con mano de hierro y sin titubear, sin defender lo indefendible, para que vayan a parar con sus huesos a la cárcel las decenas de corruptos que revoloteaban como aves de rapiña alrededor del presupuesto del Estado, para rasguñar un buen pedazo hacia sus bolsillos. Inicien un proceso de saneamiento integral, que genere la confianza necesaria en las autoridades que regirán el rumbo del Ecuador por los próximos 4 años.

Artículos relacionados

El huevo o la Gallina

Cuando alguien quiere empantanar una controversia, o posponer la respuesta, quien se siente acorralado repregunta aquello de que viene primero ¿el huevo o la gallina? Y así sucedió en una entrevista de […]

El inútil

Hace poco tuve la oportunidad de conocer que en la Contraloría del Estado y en otras instituciones pedían públicamente documentos para que se postulen profesionales en viarias ramas, efectivamente se presentaron candidatos […]

2 comentarios

  1. Usted sigue con la mismo disco, repite las mismas canciones, está por rayarse su disco. Lo de Odebrecht deje que la justicia actúe, deje de repetir lo mismo.

    Le he pedido que no generalice sus adjetivos, por respeto a quienes somos honrados, compartimos los pensamientos de Alianza País y por respeto y seriedad con la ciudadanía que a lo mejor le lea a usted. Pero sigue igual.

    En su artículo anterior le hice un análisis de la historia del Ecuador en los últimos 25 años, de la corrupción rampante en los gobiernos socialcristianos, de Mahuad, Bucaram y Gutiérrez. Usted no lo lee, no le importa o le resbala.

    Un analista debe ser una persona imparcial, con conceptos holísticos que mire el bosque y no solo el árbol, debe enterarse de la historia, debe leer. Usted no lo hace pero si se permite sus generalidades, dar garrote con golpe de ciego, nada más.

  2. Resulta lamentable leer comentarios de personas que se niegan a abrir los ojos para ver la tremenda y pestilente realidad que nos ha dejado en la patria el paso de un engreído y acomplejado presidente, que dotado de un indiscutible carisma y poder de llegada al pueblo, construyó un andamiaje de corrupción a cambio de loas y culto a su personalidad Decir que»comparte los pensamientos de Alianza Pais» no le concede una licencia de honradez , amplitud de mira y desprecio a los corruptos Si vemos que prácticamente toda la cúpula de esa alianza, esta salpicada de deshonestidades y son ellos los «generadores y administradores de esos «pensamientos» , es fácil colegir que si los comparte, no puede ser de aquellos que no roban ni quieren robar y que si les importa que los culpables de esos latrocinios, sean debidamente juzgados y condenados, si fuera probada su culpa Que tiene de malo o censurable, insistir como el articulista, en que se sanciones a los ladrones El hecho que haya habido ladrones antes, no justifica que los siga habiendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×