17 mayo, 2024

Responsabilidad ciudadana. El poder del voto

Los ciudadanos activos y reflexivos son los que de alguna manera, en los países democráticos, orientan, guían y definen los caminos y destinos de sus países.

Ello significa una enorme responsabilidad a la hora de elegir a sus gobernantes, a defender sus derechos, a luchar por sus libertades y contra la corrupción y los abusos y excesos de sus gobernantes y a ser los guardianes de sus valores y de su democracia.

Una ciudadanía que no piensa, analiza y reflexiona y que por comodidad, pequeñas prebendas, y beneficios sacrifica su libertad y permite los abusos, la violación de los derechos ciudadanos y el control de todos los poderes por un tirano y sus secuaces, no merece ser libre. Así lo expresó Benjamín Franklin: “Aquellos que cederían la libertad para adquirir una pequeña seguridad temporal, no merecen ni libertad ni seguridad.”

Tener el poder de elegir implica además, y eso es muy importante, la obligación y responsabilidad de proteger y defender la correcta y limpia ejecución de las elecciones en todos los procesos, para que sus derechos, voluntad y decisión se respeten y se preserve y consolide la democracia y con ella las libertades en todos los campos, especialmente la libertad de expresión y pensamiento.

Quienes quieren imponernos en su beneficio, con cantos de sirenas, para convencer con ofertas de imposible cumplimiento a nuestros pueblos, merecen nuestro completo y decidido rechazo. Porque además de corruptos e incompetentes son mentirosos y falsos, traicioneros y violentos, opresores y por ello destructores de las libertades, el progreso, la paz, la economía, el compromiso cívico, la verdadera responsabilidad social, el ahorro y la comprensión y armonización de las necesarias diferencias para mantener los equilibrios que requieren los países.

El presente y futuro están en manos de los ciudadanos, es una enorme responsabilidad ineludible por el destino de sus países, el propio, el de sus hijos y los hijos de sus hijos.

Reflexionemos, analicemos y ejerzamos nuestro derecho al voto responsablemente. No nos guiemos por pasiones, falsas ilusiones y engaños de tiranos y corruptos, en tu voto está tu poder y tu destino. No lo olvides para que no te lamentes cuando lo hayas perdido todo.

Artículos relacionados

La actual asamblea nacional

Sesión 119 del Pleno de la Asamblea Nacional

Un día todo irá bien: he aquí nuestra esperanza. Todo va bien hoy: he aquí la ilusión

– Voltaire –

No hay que confundirse, la Asamblea Nacional no es mejor que El Congreso Nacional de las últimas décadas. Ni siquiera en el nombre. Y esto se nota más si nos fijamos que para entrar se necesitan solo 18 años de edad y ser ecuatoriano. No se necesita tener título – ni demostrar ningún tipo de credencial de conocimiento – a pesar de que los que la integran deberían ser las mentes más brillantes y preparadas porque a través de las leyes que dictan traza la vida de los ecuatorianos.

La hora del Juez

En la normativa ecuatoriana existe un reglamento para el control de la discrecionalidad en los actos de la administración pública, que limita el actuar de los funcionarios ante la falta de norma […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×