17 mayo, 2024

Tratando de hacer conciencia… ¡Nada más!

1. Los militares no son para atropellar a los pueblos indígenas ni para defender la prepotencia de empresarios extranjeros, sean  chinos o no,  que están invadiendo los territorios indígenas y destruyendo su hábitat, envenenando sus ríos y deforestando sus campos… «Las fuerzas armadas y la policía nacional, dice el art. 158 de la constitución ecuatoriana, son instituciones de protección de los derechos, libertades y garantías de los ciudadanos. tienen como misión fundamental la defensa de la soberanía y la integridad territorial». ¿Entonces por qué están de lado de los secuestradores del pueblo shuar? Deben, en todo caso, cumpliendo con la constitución y el derecho internacional, proteger a los nativos y sacar de los sitios invadidos a los chinos… Se está en el camino de promover un etnocidio global, pues  que destruir sus territorios y promover la persecución de los indígenas es ya un inicio de tan miserable objetivo!

2. Ademas, los militares y policías, tropas y oficiales, deben tener presente que si no son deliberantes, no por eso significa que deben obedecer cualquier orden que atente contra los derechos ciudadanos. Deben también ser conscientes de que el art. 159 de la constitución ecuatoriana es  terminante cuando dice: “ la obediencia a las órdenes superiores  no eximirá de responsabilidad a quienes las ejecuten”. El pueblo shuar, al no haber sido consultado para el convenio minero con los chinos, tal cual exige el numeral 17 del art. 57 de la constitución, tiene el derecho de declararse en resistencia. En su defensa está el art. 98 que aclara que NI POR ACCIÓN NI OMISIÓN del poder público pueden vulnerarse los derechos  constitucionales de individuos o colectivos. Incluso, taxativamente, expresa que quienes resisten pueden “demandar el reconocimiento de nuevos derechos”.

3. ¿Entonces? ¿Violar la constitución y los tratados internacionales sobre los derechos indígenas  no significa nada para ustedes, oficiales y tropa,  de las fuerzas armadas? ¿Violar la constitución y los tratados internacionales  sobre los derechos indígenas  no significa nada, para ustedes,  funcionarios  públicos? Más respeto al pueblo y  sus instituciones!

 

A LOS CANDIDATOS A LA PRESIDENCIA Y VICEPRESIDENCIA

Ciudadanos: entiendo que ustedes viven en ecuador… Entiendo que ustedes también están cansados de tanta  estupidez gubernamental… Entiendo que ustedes saben, con mucha claridad, que la nación ecuatoriana está en peligro y la  república camino del abismo…Entiendo que ustedes conocen, por demás, que el derecho internacional en general  y en especial la Declaración  de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, del  2007,  es terminante cuando expresa, en su art. 10, que “Los pueblos indígenas no serán desplazados por la fuerza de sus tierras o territorios”.

Entiendo, igualmente, que ustedes quieren servir, como ciudadanos honestos, a liberar al país del secuestro de sus libertades y justicia que sufre desde hace 10 años… Entiendo, entonces, que están en la obligación de exigir  que cesé la persecución de  los pueblos indígenas, y ahora, al pueblo shuar. Pero también que no se permita seguir la destrucción de sus territorios (bosques, agua y biodiversidad), a pretexto de defender un convenio o contrato ILEGÍTIMO Y ANTICONSTITUCIONAL  con un empresa minera china, que abusa e invade los territorios ancestrales de los nativos originarios…

ENTIENDO, CIUDADANOS, QUE ME ENTIENDEN… PUES YA ES HORA DE QUE TODOS NOS ENTEDAMOS Y LIBERARNOS, POR FIN,  DEL CAOS EN QUE VIVIMOS…  

Artículos relacionados

Desde la Cárcel Respondo al Presidente Correa

Giancarlo Zunino Cedeño y Félix Pilco del Salto, Presidente y Vicepresidente de la Nueva Junta Cívica de Guayaquil, encarcelados por colocar carteles en rechazo al Presidente de la República Rafael Correa, hemos elaborado una reflexión en base a sus declaraciones en las que citó un poema de Luis Cordero Crespo en donde nos critica de ser voceros de la oligarquía de Guayaquil.

A continuación ponemos a su consideración nuestros pensamientos desde la cárcel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×