30 mayo, 2024

Campaña

El panorama electoral prácticamente este definido con la inscripción de los candidatos a la Presidencia y a la Asamblea.  Hay claramente dos tendencias: la de continuar el actual esquema en lo económico y absolutista o la de un cambio que modifique la estructura del Estado y genere confianza.

La campaña al parecer no será tan limpia que digamos.  Desde las redes sociales existe una crítica muy dura contra ciertos personajes que tercian para Asambleístas.  La burla y el descrédito está siendo utilizado en forma desleal y poco sana.

Es penoso e incluso risible la forma en que se han estructurado ciertas listas de asambleístas.  El país requiere cambios urgentes a leyes y resoluciones que impiden su desarrollo. La crisis económica y falta de empleo se agrava con el paso de los días. Ciertos personajes que se postulan podrán tener muchos atributos en lo artístico y físico, pero no la capacidad para solucionarlos.

La disputa por la Presidencia se definirá entre el candidato del oficialismo que se reduce al continuismo y el de la oposición que presente la mejor opción de recuperación para el país. Una decisión más sencilla.

La campaña sucia reventará las redes sociales y se hará presente en los personajes candidatizados para la Asamblea. Algunos son conocidos solo por sus apelativos, lo que permitirá el desborde de la sátira y humillación.

Lo criticable es que no se piense en función de país sino de intereses personales.

Artículos relacionados

El hábito

Solemos decir o al menos hemos escuchado decir: “el hábito no hace al monje”; tal afirmación se deriva del tipo específico de traje que usan algunas comunidades religiosas. Tal traje es una demostración externa, dice que esa persona pertenece a alguna comunidad, pero, poco puede decir que como es esa persona en realidad, respecto a sus obras, pensamientos, palabras y omisiones.

Al decir “el hábito no hace al monje”, también podemos entender de que por mucho que se realice una práctica determinada eso no es garantía de que lo que se está haciendo sea lo correcto. Simplemente es un hábito, que puede incluso ser completamente errado o perjudicial.

Traigo a consideración el tema, más que para profundizar en el comportamiento moral de las personas, para reflexionar acerca de la acertada acción profesional en diferentes campos. Sobre todo porque parece querer entrar en boga la corriente de que no es necesario ser profesional en algo para saber realizar bien dicha actividad.

La misma cantaleta

No se podía esperar nada nuevo. Cada visita del Presidente a Guayaquil tiene el mismo programa e igual discurso. Nadie ha hecho tanto por la ciudad como el gobierno de la revolución […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×