29 mayo, 2024

Verdún

La causa inmediata del origen de la I Guerra Mundial (IGM) fue el inicio de las hostilidades entre el Imperio Austro-Húngaro y Serbia por el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Habsburgo, heredero del trono austro-húngaro, cometido en Sarajevo el 28 de junio de 1914. Este enfrentamiento, inicialmente localizado, fue escalando hasta envolver a toda Europa. Finalmente, pasó a ser una guerra mundial en la que participaron 32 naciones. Veintiocho de ellas, denominadas aliadas o potencias asociadas y entre las que se encontraban El Reino Unido, Francia, Rusia, Italia y Estados Unidos, lucharon contra la coalición de los llamados Imperios Centrales, integrada por Alemania, Austria-Hungría, Imperio Otomano y Bulgaria.

Entre las batallas que se dieron a los largo de 4 años que duró la IGM, la Batalla de Verdún, al noreste de Francia, fue la más larga y la segunda más sangrienta tras la Batalla del Somme, en ella se enfrentaron los ejércitos francés y alemán. La ofensiva comenzó el 21 de febrero de 1916 con el empleo de la artillería, nunca visto hasta entonces. El número de granadas de artillería utilizadas en los 10 meses que duró la batalla de Verdún superó los 37 millones, 21 millones lanzados por los alemanes y 16 por los franceses, en un frente de 30 Km. Esta batalla concluyó el 19 de diciembre de 1916.

Se dice que ningún día, de los más de 1.500 que duró la IGM, dejaron de escucharse explosiones en las decenas de kilómetros del frente bélico de Verdún, en la conocida como “guerra de desgaste” o “guerra de “trincheras”. El resultado de la batalla fue un cuarto de millón de muertos y alrededor de medio millón de heridos, entre ambos bandos.

Visitar Verdún es realmente conmovedor, han pasado 98 años desde que ocurrió esta sangrienta batalla, y 100 del inicio de la IGM; en el recorrido de este escenario se distinguen aún los vestigios de la batalla, con pequeños obeliscos y placas recordatorias de los heroícos y sangrientos enfrentamientos, pero lo más impactante es El Osario de Douaumont que contiene los restos de más de 130 mil soldados alemanes y franceses que se enfrentaron y que ahora reposan juntos eternamente.

Este lugar es de peregrinación permanente, especialmente de jóvenes estudiantes franceses que dejan mensajes invocando a la paz y sobre todo rinden homenaje a la memoraria de los heroícos soldados franceses que defendieron su patria.

Lo triste, en nuestro país, es que a los soldados que se inmolaron por la patria en la llamada “Guerra del 41”, nadie los recuerda, y aquellos que entregaron su vida heroícamente, recién en 1995, en la “Guerra del Cenepa”, son un pálido recuerdo; incluso el monumento erigido en su memoria fue destruido; ahora, en ese sitio está próximo a inaugurarse el imponente edificio de UNASUR, con el nombre de Néctor Kirchner. ¿Qué tal?

Artículos relacionados

"Para mentir y comer pescado…"

Han pasado algunos días de los sucesos de noviembre 30 de 2010 que marcaron, una vez más, el desacertado actuar del gobernante economista Correa. Se le ha negado la verdad al país y se continúa haciéndolo muy al estilo fascista, stalinista o hitleriano: “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”; “Cuanto más grande es la mentira, más fácil es que la gente se la trague”, afirmaba Joseph Paul Goebbels, Ministro de propaganda del III Reich de Hitler.

En esta oportunidad el presidente se pasó de la raya: Ha puesto en ridículo al país ante los ojos de ecuatorianos y, especialmente, ante los países del mundo, así como también llevó a hacer otro ridículo a los representantes de los países de la OEA, comenzando por su Secretario General, señor Insulza, los que vinieron al Ecuador a dizque brindar su apoyo a un fingidor y a sus corifeos quienes en su fuero íntimo deben haber esbozado una mueca sardónica al constatar que los visitantes se “tragaban la rueda de molino” creada por Correa, …o a lo mejor no se la “tragaban” sino que aprovecharon la oportunidad para hacer turismo gratuito en Ecuador y justificar los cargos que ocupan y los emolumentos que perciben.

Los asambleístas

Ninguno de los Asambleístas elegidos, tiene, o debe tener compromisos con nadie, sino con el país que los eligió. Solamente los inmorales, los incapaces, los ladrones (que aprovecharon la justa, para vender […]

3 comentarios

  1. Excelente artículo como todos los que usted nos brinda; muy didáctico y un verdadero estímulo a la reflexión. Es lamentable lo que este régimen de fascistas y oportunistas le están haciendo a la patria. Es una vergüenza reemplazar un monumento erigido a la memoria de verdaderos patriotas ecuatorianos, por un elefante blanco celebrando la avaricia por el poder, la estupidez y la canallada. El pueblo raso ya se encargará de ponerlo en la basura de la historia. No perdemos por esperar.

  2. Lo que este régimen fascista busca es borrar la memoria colectiva. Su ambición es refundar el país, cambiarnos la historia, para transformarnos en verdaderos zombis al estilo cubano. Pero no triunfará; la justicia estará siempre prevalecerá. No importa cuánto tarde.
    No he ido a visitar los campos de batalla de la Somme, ni el Osario de Douaumont; me he concentrado en los memoriales de la 2da Guerra. Este año visité «La Risiera di San Sabba» en Trieste, Italia; así como los de Normandía, y hasta Borodino en Rusia. Iré a ver los de La Somme en cuanto me sea posible. Gracias Sr. Coronel Alberto Molina Flores por transmitirnos sus valiosos conocimientos

  3. Saludos. La simple reseña histórica, como tal, la comparto. Sin embargo, deberíamos pensar y analizar, quienes fueron los responsables de tamañas atrocidades cometidas en la I GM y en la II GM. Pero lo que no comparto, es la la cursi fraseología respecto a la Guerra del 41, Paquisha, Cenepa y similares «encontronazos», producto de los intereses anglo norteamericanos. De eso es lo que hay que escribir o comentar. Por último, que tiene que ver el edificio de la UNASUR en esta reseña. me parece fuera de contexto. Con ese criterio, no hay que hacer nada, ya que podríamos estar destruyendo una reliquia histórica o un patrimonio histórico. Esto es aplicable para cualquier ciudadela, ciudad o metrópoli.
    Saludos.
    Napoleón Sotomayor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×