18 abril, 2024

Arrogándose Funciones, no prevaricando

Martes, 27 de noviembre de 2007

“El texto de la Nueva Constitución será aprobado mediante Referéndum Aprobatorio. Y recalca: ‘La transformación del marco institucional del Estado y la nueva Constitución, solo entrarán en vigencia con la aprobación en referéndum, de la nueva Constitución’…”

Por lo tanto cualquiera que ponga a disposición de alguien su renuncia deberá hacerlo ante el Poder o autoridad correspondiente dentro del marco legal existente y, de aceptárselas, nombrar a nuevos dentro del mismo marco electivo con que se designó a los renunciantes. Lo anterior, hasta tanto no se apruebe lo que los Asambleístas puedan proponernos y nosotros aceptarlo. Todo lo demás es nulo e ilícito.

Para aquellos que estén sintiendo censurables presiones directas o indirectas, arteramente dirigidas; incluso órdenes superiores directas deben recordar el principio establecido de la “Desobediencia Debida”, claramente aceptada a nivel internacional y por las diferentes instancias de la justicia.

Citaré, para no abrumarlos con tanta información y jurisprudencia sobre el tema el libro de, Prudencio García: “El drama de la autonomía militar”, Alianza Editorial, Madrid, 1995. Uso la fuente militar por ser la más rígida. – Gran Bretaña – Según el Manual of Military Law “si una persona que está obligada a obedecer a un superior recibe de éste una orden ilegal, está obligada a no cumplimentar tal orden, y, en caso de hacerlo, caerá en la responsabilidad penal de haberlo hecho”. Italia – El Reglamento de Disciplina del Ejército italiano dice que “el deber de obediencia es absoluto, salvo los límites establecidos por las leyes penales”.

También algunos países de Latinoamérica han reformado sus reglamentos para prevenir la repetición en el futuro del espanto desatado por la Doctrina de la Seguridad Nacional. Por ejemplo, el artículo 25 de la nueva ley orgánica de la Fuerza Armada de El Salvador, sancionada en 1994, dice que “el deber de subordinación al superior jerárquico se refiere a las órdenes que no transgreden las disposiciones legales vigentes”.

En forma explícita, todos esos cuerpos legales instituyen el deber de desobediencia a las órdenes ilegítimas. (…) Siguen muchas. Autor : Horacio Verbitsky, Base de Datos SER en el 2000.

Por lo tanto de emanarse una disposición ilegal e indebida deberán aplicar la “Desobediencia Debida” De darse el caso de que se utilice la violencia la acción penal, tarde o temprano, recaerá sobre quien quebrantó la Ley.

Asambleístas, ustedes no han sido nombrados “mandatarios supremos”, les hemos dado el encargo, libre por cierto, de ¡PROPONER! Los que les parezca y que será válido cuando el pueblo, vuestro mandante, lo acepte. Hacer lo contrario sería que ustedes se estarían Arrogando funciones, que siempre ha sido un delito.

Artículos relacionados

Hemos creado un monstruo

Las ilusiones y sueños de prosperidad, hizo que la población sucumbiera ante la mentirosa y demagógica publicidad eligiendo equivocadamente a un lobo disfrazado que arreaba un hato de borregos y corderos.

Sin embargo, el lobo malo se comió algunos de los castizos “compañeros” que no balaban a su acorde y cansado de disfrazarse se mostró talmente es: un peligroso monstruo.

Ahora ya vemos que no hay límites para el espantajo. Se ha engordado en un festín de ardides políticos que ha acabado devorando la prosperidad y fomentando el odio y la traición.

Se declara propietario de la verdad y asume plena potestad para definir lo que es bueno o malo.

Dos Puntos de Vista

Últimamente se han producido dos hechos que merecen un necesario comentario.
El primero se refiere a una semblanza del Guayaquileño, y el segundo a hechos
de verdadero salvajismo cometido, al parecer, por infiltrados que queriendo
celebrar el Aniversario de Fundación de uno de los equipos deportivos de esta
ciudad, cometieron atropellos en contra de los monumentos, parques y jardines
de Guayaquil.

1. LA SEMBLANZA DEL GUAYAQUILEÑO: El ex Presidente de la Asamblea
Nacional, en entrevista difundida por un Canal de Televisión, y refiriéndose
a la forma de actuar de los Guayaquileños, manifestó que el nativo de esta
ciudad era muy franco, impulsivo y que eso le hacía cometer, en ocasiones,
expresiones muy fuertes en contra de sus opositores, por lo que él creía
eran sus opositores, en pocas palabras daba a entender que tendía a
utilizar expresiones peyorativas. Esa afirmación es totalmente falsa, pues, tal
característica no corresponde a la realidad. Tanto es así que basta recordar
al Padre Aguirre, que en las Décimas a Guayaquil, textualmente decía así:
“Manantial de gente amable, cortés, discreta y afable”. O recordar a
Numa Pompilio Llona, Wenceslao Pareja, José Joaquín de Olmedo, Pedro
Carbo, Francisco Campos Coello, Vicente Piedrahíta, el Maestro Historiador
Pedro José Huerta y muchísimos otros más que siempre exhibieron un
lenguaje culto, refinado y lleno de respeto para la sociedad en que vivían.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×