20 abril, 2024

La adversidad

Estaba en Londres con tres de mí cuatro hijos y con mi esposo, la selección ecuatoriana de fútbol, conocida como “La Tri” jugó un partido amistoso con la selección de Australia. Somos hinchas del fútbol, así que fuimos a ver el partido, compramos los boletos por teléfono. Algo sucedió, el interlocutor que vendía los boletos no entendió que pedíamos los asientos dentro del grupo de asientos asignados para hinchas ecuatorianos. Nos tocó ver todo el partido en medio de cientos de australianos…pero tanto La Tri como nosotros supimos vencer la adversidad. Les dejo el relato del partido, una mini crónica escrita por una futura periodista deportiva, la tercera de mis hijas, Paula Abad:

“Nos sentamos. Miramos a la derecha, Australianos, izquierda, australianos. Estábamos rodeados por ellos. Comenzó el partido.

“¿Quién es el 5?” me preguntó mi papá. Lo vi, estaba confundida. “Creo que Ramírez, juega en Alemania, creo” La alineación que puso Rueda era muy diferente a la que estamos acostumbrados a ver. No estaban ni Erazo ni la Hormiga, me asuste, nuestra defensa estaba incompleta. “GOOL” todos los australianos celebraban, la pelota había entrado al arco de Bone. Eso pasó en dos ocasiones más, al terminar el primer tiempo, Ecuador iba perdiendo 3-0. Bajamos a buscar otros puestos debido a que no estábamos sentados con “nuestra gente”. No encontramos puestos, empezó el tiempo complementario y seguíamos abajo buscando. “Rueda mete a Paredes” grité desesperada, “a Erazo” “a “alegría y atrevimiento”, Fidel” “a Dida Domínguez”, “por favor, que entre MONTERO!” un segundo después, comenzaron a entrar esos jugadores, las lagrimas salían, mi sonrisa volvió, la esperanza siempre estuvo, nunca la perdí. Tuvimos que regresar arriba con los australianos. “¡Si se puede!, ¡si se puede!” todo el estadio cantaba…, para mí el partido recién comenzaba. Jeff montero se la pasó a Enner, Enner valencia se sacó a dos, se la pasó a Fidel. Fidel, Fidel… ¡GOL!, mi papi y yo saltamos, gritamos, todos los australianos nos vieron con mala cara, pero eso no importó, “a remontar” grite.

El siguiente gol fue por tiro penal ejecutado por Castillo. Mi fe en Jeff es muy grande. Sabía que iba a matar a los australianos, eso hizo, los dejaba botados, se divertía con “la caprichosa” iba y venía. Una vez más La Tri metió otro gol, esta vez fue de Enner Valencia, que luego fue cambiado por el Kinito Méndez. Muchos dicen de el legendario liguista, que ahora juega para Santa Fe, dicen que su carrera se está terminando, pero el calla bocas, se la comió Fidel, y Méndez llega, con inteligencia y toque, la pelota pasa la línea, Gol ecuatoriano. 4-3 demostramos porque estamos en el mundial, porque vamos a Brasil 2014, nunca perdí la fe, se que este gran equipo llegara lejos.”

Artículos relacionados

La noche

Noche oscura, sin luna y sin estrellas. Tan oscura que se confundía en el infinito con el mar. Ahí donde se unen el cielo con la tierra y parece a los lejos […]

1 comentario

  1. Excelente narración de una futura periodista,lo destacado es la confianza que proyecta en sus palabras, el próximo juego debería ser Paula quien arme la alineación.
    Saludos
    Germán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×