19 junio, 2024

«Firmo por la dignidad del Médico que no debe ser atropellada»

Así se lee uno de los comentarios expresados por uno de los médicos del IESS-Ambato que; según artículo del diario el universo, y mediante renuncias de carácter masivos, refleja el rechazo de una parte de los profesionales de la salud que laboran en dicha institución, por motivo de la reforma integral al Código Penal.

Otro de los comentarios expresados por una Patóloga, dice: “No podemos someternos a una ley que nos juzga como criminales; no nos hemos preparado para hacer daño”. “Incluso se ha dicho que los médicos de los hospitales Baca Ortiz y Eugenio Espejo, de la capital, se reúnen hoy por separado, en asamblea, para analizar adicionales y posibles renuncias masivas. Las enfermeras también analizan dichas decisiones. Rosa Santamaría, presidenta del Colegio de Enfermeras de Pichincha, hizo un llamado al diálogo al presidente Rafael Correa”.

La ingrata impresión que aun tengo en relación al tema, es que se vienen ejecutando acciones tremendamente reaccionarias por parte de un sector de profesionales de la medicina, a través de un evidente y maleable, por cierto, espíritu de cuerpo, por lo que se quiere manipular la expresión máxima de justicia.

Todos y cada uno de los ecuatorianos tenemos el derecho de que no se nos atropelle nuestra dignidad. Todos y cada uno de los ecuatorianos tenemos el derecho de que, bajo determinadas circunstancias, no se nos debe juzgar como criminales. Además, la actual constitución es absolutamente garantista en este tema relacionado con la presunción de inocencia. Soy un total convencido de que; salvo ciertos determinados y personales propósitos, ningún ecuatoriano se prepara académicamente para hacerle daño absolutamente a nadie.

Tengo muy claro que los objetivos que uno persigue al ingresar a una universidad, son los de prepararnos con responsabilidad, bajo plena conciencia, para así superarnos, y entregar luego y en beneficio de los demás, nuestros conocimientos a través de la practica que se derive da cada una de nuestras profesiones; y en este punto, los señores profesionales de la medicina no constituyen absolutamente la excepción.

Sin embargo de aquello, hemos sido fieles testigos de algunas desgracias que precisamente acá en nuestro país se han dado por posibles negligencias. Por ejemplo, en el caso de la construcción; casos en los cuales la Fiscalía se ha visto obligada a investigar procesalmente las causas de dichos eventos, puesto que se ha presumido una posible resultante de irresponsables cálculos estructurales o de diseño por parte de los profesionales responsables de determinada obra.

A propósito de esto, hemos visto acaso alguna reacción que guarde similitud de reclamo a la reforma del Código Penal por parte de los gremios de Ingenieros o arquitectos; por ejemplo, tal como lo están haciendo cierto sector de los médicos…?

Por tanto, quien puede desconocer que, acá en nuestro país, ya estamos hartos de enterarnos en las noticias de la muerte de muchos seres humanos que han sido víctimas de la negligencia y mala práctica profesional por parte de ciertos médicos..? Utilizando incluso como escenario, lúgubres y mal olientes locales mal llamados clínicas o centros de salud, en los cuales además se cobra hasta $5 por la maldita practica de un aborto. Quien entonces puede ser capaz de negar o ocultar aquello..?
Quien puede desconocer que lo que aquel medico ha expresado en el sentido de no permitir la pérdida de su dignidad, de lo cual incluso estoy en total acuerdo, no es precisamente patrimonio de absolutamente nadie, sino mas bien que es un valor agregado a cada individuo en función de su conducta, así como por la legítima invocación de su derechos..?

Quién y cómo podemos entender que en todo Estado, y a fin de privilegiar nuestros propios valores y garantizar asimismo nuestros propios derechos, nos conduce definitivamente a regular las acciones de cada individuo a través de la promulgación y ejecución de normas legales, que por tanto nos obliga a respetarlas…?

Señores médicos reaccionarios: Las estructuras legales de cada nación, constituyen las bases de convivencia de cada ciudadano. Por tanto, son las leyes quienes regulan y sancionan a quienes se apartan de ello. Las victimas de quienes actúan al margen de la ley, también tienen dignidad, y también requieren de la aplicación de una justicia oportuna y reivindicadora ¡ELLOS TAMBIEN TIENEN DERECHOS! Dicho de otra manera, esa misma justicia, no constituye ni debe constituir patrimonio absolutamente de nadie.

Es obvio entonces que no existe ni debe existir preocupación alguna si todos y cada uno de nuestros actos dentro de nuestra vida profesional; tal cual es el caso que nos ocupa, lo dirigimos y ejecutamos con pulcritud, responsabilidad y verdadero profesionalismo.

Señores médicos, profesionales de verdad: No teman de ley alguna que sancione a quienes; únicamente como consecuencia de sus propias acciones, actúan al margen de la ley, irrespetando a sus semejantes, y en muchos casos, causándoles la muerte, dejando por añadidura una gris y triste secuela de desgracia a familias enteras.

Artículos relacionados

Para mentir y comer pescado hay que tener mucho cuidado!

El dia de ayer 24 de Mayo, con el título “DIVISION Y POLEMICA POR LAS FORMAS DE VER LA HISTORIA, diario EL UNIVERSO publicó un interesante reportaje que recogía el pensamiento de algunos historiadores ecuatorianos que, prununciandose acerca de una variedad de temas, dejaban notar la falta de concenso en estos asuntos.

Interesante hubiese sido si los planteamientos vertidos estuvieran sustentados en bases solidas ( no manipuladas ni sacadas de contexto ) o que la documentación esgrimida no hubiese sido inventada o interpretada de forma antojadiza, pero desgraciadamente en un caso no fue así.

7 comentarios

  1. Su planteamiento es válido, pero solo si la función judicial fuese imparcial.

    El problema es que la actual justicia no resulta tan justa, por lo tanto al no existir esa base de seguridad que debería respaldar este tipo de leyes y reglamentos, no es posible garantizar la correcta aplicación de las mismas.

    Ese es el problema que conlleva en tener una justicia que dista mucho de ser imparcial, mientras esto no se arregle, toda nueva ley y reglamento que se cree generará la duda y el temor que hoy tienen los médicos.

  2. YO APOYO A LOS PROFESIONALES DE LA SALUD ECUATORIANOS. sólo un ciego y un tonto no se darían cuenta de lo que se esconde detrás de la cacofonía del régimen. La hostilidad contra nuestros médicos se inscribe en el plan maquiavélico de Rafael Correa de despejar el terreno, para traer a los matasanos cubanos. RC ha hecho un contrato millonario con los capos cubanos que dirigen la trata de mandiles blancos, los puercos hermanos Castro. La legislación ecuatoriana ya contiene leyes para proteger a los pacientes. Todo lo demás es puro bla bla bla, para envolver a los incautos. ¡Despierten!

  3. ¡DE ACUERDO, SEÑOR RAMIREZ! ¡ABSOLUTAMENTE DE ACUERDO!
    Anoche escuchaba al presidente utilizar practicamente los mismos terminos que usted utilza en su articulo al analizar la actitud irresponsable e infame de ciertos medicos que estan manipulando el tema, falsamente victimizandose(felizmente no es el sentir de la gran mayoria de medicos ecuatorianos que si son verdaderos profesionales).

    Yo tambien tengo dignidad y tampoco soy un criminal, solamente quiero que por fin se termine con un perverso privilegio que unos pocos aun quieren mantener. Y lo digo por el bien de nuestros hijos y de nuestras familias. Las leyes se han hecho para respetarlas.

    UN MILLON DE FELICITACIONES A USTED POR SUS VALIENTES CONCEPTOS

  4. En uno de los noticieros de la mañana acabo de escuchar al presidente de la federacion de medicos del ecuador emitiendo comentarios que distan claramente del verdadero sentido que persigue la reforma al Codigo Penal, por lo que considero que a dichas expresiones se suman una serie de circunstancias que falsamante pretenden victimizar al gremio de medicos del ecuador. En realidad y en lo personal, considero que aquel médico quiere privilegiar a un grupo de ciudadanos, considerados por él como intocables, haciendonos sentir al resto de ecuatorianos como ciudadanos de quinta categoría.

    Ya lo dije y lo repito: ¡LA LEY ES PARA TODOS! siendo pues una norma que solo se aplicará a quienes la transgredan. O acaso las multiples victimas y/o sus familiares, casi acostumbrados a observar la mas vergonzosa impunidad en todos los casos de negligencia medica, son acaso ciudadanos sin derechos?
    Da la impresion entonces de que quienes ahora reclaman, son personas dispuestas a faltar esos principios.

  5. Y yo acabo de escuchar en la radio al dictador pro cubano Rafael Correa, insultar nuestra inteligencia, y la de los médicos ecuatorianos, amenazándolos con reemplazarlos por matasanos cubanos – su verdadero propósito- pero mas grave e insultante aun, es incitar al enfrentamiento entre ecuatorianos, al llamar a sus asalariados y mamertos varios, para que salgan al mismo tiempo a pelearse por él en las calles, enfrentando a los médicos que manifiesten. Pues ya es costumbre que por cada reclamo ciudadano, RC vea amenazada su dictadura que él burlonamente llama democracia. Nadie dice que debe haber personas fuera de la ley, pero hay leyes y mascaradas. RC tiene firmado un contrato multimillonario con los déspotas cubanos, y por eso debe acatarlo, sin importar que por eso deba dejar nuestros médicos en la calle. Asi sucedió en el Chile de Allende, pasó en Venezuela y pasará en Ecuador, con la ayuda displicente de comentaristas ingenuos.

  6. A Dña Wilma Krauss:

    Hace pocos meses le respondí en funciónj de ciertos comentarios a uno de mis artículos, en los cuales me aludía y me irrespetaba. Le hice notar que no es nada necesario ofender absolutamente a nadie, tan solo por el hecho de discrepar en base a la manera de cómo usted ve las cosas desde su propia óptica.

    Est vez y de forma iracunda me alude calificándome de displicente e ingenuo, tan solo por el hecho de que usted piensa diferente a mí. Usted tiene todo el derecho de pensar y de creer lo que le dé la gana respecto de la inmoralidad y criminalidad con la que por desgracia actúan ciertos médicos pero, aún así, no me siento con la autoridad de calificarla de cómplice; por ejemplo.

    Por tanto, espero que entienda que la agresividad de sus palabras solo demuestran la poca capacidad de debatir con altura y educación. Por cierto, ya no contestaré uno más de sus comentarios.

    ¡ESTA ES UNA TRIBUNA DE SESUDOS DEBATES, NO UN ESPACIO PARA LOS INSULTOS!
    RRO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×