14 abril, 2024

Escuela de las Américas

Terminada la II Guerra Mundial, el mundo se dividió en dos bloques, el
uno liderado por los Estados Unidos y sus aliados de Occidente, bajo la
organización de la OTAN y el otro liderado por la Unión Soviética y sus
aliados del Este, bajo la organización del Pacto de Varsovia.

En 1946, los EE.UU. crea la Escuela del Caribe del Ejército de los Estados
Unidos; según sus mentores, su misión era el de “Fomentar o servir como
instrumento para preparar a las naciones latinoamericanas a cooperar con los
EE.UU. y mantener así un equilibrio político contrarrestando la influencia
creciente de organizaciones políticas de ideología marxista o movimientos de
corte izquierdista”. Todo ello en un nuevo marco internacional de la Guerra
Fría entre potencias aliadas y la Unión Soviética.

En 1963, la escuela se reorganizó bajo el nombre oficial United States Army
School of the Americas (USARSA), o más conocida como Escuela de las
Américas y funcionó en Fork Gulick, en la Zona del Canal de Panamá. En
1984 abandonó definitivamente la Zona del Canal, bajo los términos del
Tratado del Canal de Panamá y se reorganizó en Fort Benning en Georgia
(EE.UU.). En 2001 adopta el nombre actual de Instituto del Hemisferio
Occidental para la Cooperación en Seguridad.

Desde su creación esta escuela, financiada por los EE.UU. ha entrenado a
más de 60 mil militares de casi todos los países de América Latina; de sus
egresados, como todos los institutos, civiles y militares, ha habido de todo:
brillantes, mediocres; militares que han abusado de su poder y también de
aquellos comprometidos con la suerte de sus pueblos.

El presidente Correa, fiel a su vocación antinorteamericana, ha declarado: “Por
escrito estoy ordenando que ni un solo soldado más de la patria vaya a esa
escuela de triste recordación” y el canciller Patiño ha señalado que “Ecuador
dejará de enviar a militares a la antigua Escuela de las Américas, una
institución estadounidense donde se han entrenado soldados latinoamericanos
acusados de violaciones de los derechos humanos”.

Con seguridad los militares, al menos los de los países miembros de esa
extraña y perturbadora organización llamada Alba, estarán obligados a
recibir “entrenamiento” en la Escuela Militar de Defensa y Seguridad que
está funcionando en Bolivia desde el 31 de mayo de 2011, se ha dicho que
se regirá por una doctrina antiimperialista y socialista y que constituirá
una nueva identidad regional; no hace falta mayor análisis para saber que
la formación de los militares que asistan a los cursos en esa escuela tenga
un sesgo ideológico de extrema izquierda y que será altamente politizado;

ahí estarán para impartir su doctrina antiimperialista, instructores cubanos,
venezolanos, nicaragüenses, iraníes, chinos, rusos y ahora, incluso bielorrusos.
¡Abajo el imperialismo!

Artículos relacionados

Monumentos

Para los que vivimos de cerca los acontecimientos históricos de la época que hicieron que Guayaquil se levante de sus cenizas edilicias, y por cierto para los guayaquileños que salimos beneficiados con ello, es casi obligatorio manifestarnos respecto a que se levante o no un monumento recordatorio en la memoria de quien fue su artífice, y en el lugar donde su Municipio lo determine. Es un tema de la ciudad exclusivamente porque detrás de ello está la construcción histórica y la identidad de esta urbe que siempre se ha manifestado rebelde y alzada frente a afanes nacionalistas y centralistas que han tratado sistemáticamente de impedirlo desde que somos república.

La historia no es solamente lo que se escribe en los libros, sino también está conformada con las manifestaciones que se plasman en monumentos públicos y hacen parte del paisajismo urbano. Quienes escribieron la historia de Febres Cordero y lo pintaron como un lobo feroz que iba con un cuchillo persiguiendo niños para asesinarlos lo han hecho en uso de su libre albedrío. Para muchos jóvenes de ahora ese es el recuerdo que tienen de este personaje y no tienen idea de otra perspectiva. Nunca van a recordar como era el Malecón antes que fuese regenerado, ni sabrán nada sobre las circunstancias de aquella época, ni cuando durante su presidencia el petróleo se llegó a vender a 4 dólares el barril y un terremoto interrumpió la exportación del oro negro durante seis meses. No sabrán tampoco del terror sembrado por los movimientos subversivos armados dentro de una América latina donde los subversivos eran entrenados por Gaddafi. Pero ahora ese no es el punto.

No hay comentarios

  1. En suma dejamos la civilización occidental y civilizada, los United States, para adentrarnos en las marañas de los ?Rogue States? o ?Failed Countries? el de los pillos, de los atrasados, el de los tránsfugas.

    Bonita manera de avanzar, retrocediendo como el cangrejo. La perniciosa y criminal ideología marxista por el momento tiene la última palabra.

    Yo no creo que la Escuela de Las Américas sea o haya sido una santa, pues ellos también defienden sus propios intereses, pero de allí a pasar a formar parte de la decadencia de Estados rufianes, francamente hay que ser muy perverso o entonces un utópico ignorante.

    He vivido en ambas civilizaciones, como para saber que entre los Estados Unidos y Rusia, junto con sus antiguos satélites y los actuales – hay un abismo de diferencias. Son incomparables.

    El uno es altamente sofisticado, técnico y avanzado: mientras que el otro es rústico; formado por un grupillo de maleantes brutales, impostores, y atrasados. La ignorancia y la demagogia de los que nos dirigen no solo son atrevidas, sino que también son altamente peligrosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×